Santa Ana azotada por asesinatos y extorsionistas

» Para los santanecos las extorsiones y los homicidios son el pan de cada día. El clima de inseguridad que se experimenta en el departamento, y en especial en la cabecera departamental, amenaza con paralizar la actividad comercial y el transporte colectivo ante el alza criminal

Leonel Gómez resultó lesionado al saltar del bus después que pandilleros atacaron a balazos al conductor de la Ruta 55, en Santa Ana. FOTO EDH / cristian diaz

No pagar la "renta" a los pandilleros les está saliendo caro a los empresarios de la Ruta 55, que hace su recorrido entre Santa Ana y la frontera de San Cristóbal.

Cuatro de sus empleados han sido asesinados con arma de fuego en tan sólo tres meses como medida de presión. El último caso se registró ayer a las 10:40 de la mañana tras ser asesinado el motorista del autobús, placas AB_ 70-032, identificado como Samuel Antonio Alvarenga.

El hecho se registró en el kilómetro 69 de la carretera que de Santa Ana conduce hacia Candelaria de la Frontera, en cantón El Portezuelo. Un sujeto que se conducía como pasajero sacó su arma de fuego y disparó a Alvarenga mientras manejaba sobre una pendiente.

Compañeros de Alvarenga adujeron que este crimen fue por la negativa en el pago de la renta.

Este conductor es el segundo empleado del transporte colectivo, en ser asesinado en Santa Ana en los primeros seis días de 2010. El sábado anterior el conductor de un bus de la Ruta 55 B también fue asesinado por supuestos extorsionistas o riñas.

Otros tres motoristas fueron asesinados entre el 8 de octubre y el 16 de diciembre del año pasado. El jefe de la delegación de Santa Ana, comisionado Mauricio Arriaza Chicas, dijo que la mayoría de crímenes es por rencillas entre pandillas.

Versión que descartaron en este último caso, ya que, según familiares, la víctima se congregaba en una iglesia evangélica de las Asambleas de Dios.

"No pueden hacer nada contra estos malditos", dijo indignado un primo de la víctima quien llegó a la escena del crimen.

Los homicidios preocupan a los santanecos, y a los empresarios en particular, quienes temen cerrar sus negocios por el clima de inseguridad que viven.

En los primeros cinco días de enero, a nivel de departamento se duplicaron los homicidios con respecto a 2009, con 14, y el municipio también registra el mismo comportamiento con seis asesinatos.

Cifras negras

El occidente del país superó por mucho a 2009 en los casos de homicidios que se registraron entre 2007 y 2008, según las estadísticas de la Policía Nacional Civil (PNC) y del Observatorio Centroamericano contra la Violencia (Ocavi).

El año pasado cerró con mil 78 homicidios; mientras que en 2008 fueron 795 y en 2007, 781. En 2009 se cometieron 283 homicidios más que en 2008 y 297 más que en 2007.

Desde 2007, la cifra de homicidios ha venido a la alza. Sólo en Santa Ana fueron cometidos durante 2009, 463 crímenes contra 331 detenciones por dichos casos. Seis de los arrestados fueron menores de edad; mientras que el resto es adulto.

En Sonsonate se registraron en el mismo periodo 458 casos y en Ahuachapán 157. En este último departamento ha preocupado dicha cifra porque tradicionalmente se ha considerado un departamento relativamente tranquilo.

Sin embargo, contabilizó 69 casos más respecto a 2008 cuando se registraron 88 homicidios.

"Cuando uno escucha de tantas muertes se trauma y hasta salir a la calle da miedo porque nunca se sabe con quién se va a topar. Esto pasa aún sabiendo que los casos no son cercanos; pero cuando sí lo son, es peor", dijo Moris Salazar, habitante del barrio Santa Cruz, en Ahuachapán.

Su opinión contrasta con la de otros pobladores santanecos. "Ojalá que las autoridades logren hacer algo para controlar tantos homicidios porque uno hasta la tranquilidad pierde", manifestó Héctor Cruz, quien reside en la colonia Río Zarco, una zona considerada de alto accionar de pandillas.

La Policía ha reiterado en diferentes ocasiones que los homicidios son entre pandilleros, quienes cometen los hechos con armas de fuego. Pero apenas 185 personas fueron capturados, en Santa Ana, por el delito de tenencia ilegal de armas de fuego durante el año pasado.

El presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, filial Santa Ana, Mario Melgar, reconoce que "la lucha se está perdiendo" debido a la cantidad de homicidios.

Para el empresario, la Policía debe trabajar fuerte en la prevención, sobre todo en menores de edad, quienes son reclutados por pandilleros para cometer una serie de delitos.

Evidencia de eso son los 329 menores que fueron privados de libertad el año pasado en el término de la flagrancia, por orden judicial o administrativa. De esa cantidad, seis fueron retenidos por haber participado en algún homicidio, según la PNC.

"No se ha trabajado en la prevención y es donde el Gobierno debería incrementar el presupuesto. Si no se trabaja en la prevención, los homicidios son bien difícil de bajar. Los pandilleros se matan entre ellos; pero reclutan muchos más", dijo el presidente de la gremial santaneca.