resumen noticias
Además en

Según estudio de ocho años de Medicina Legal

Infantes engrosan la lista de víctimas de violaciones

» Conocidos y parientes figuran como los principales agresores de las víctimas de violación, según refleja el comportamiento de ese delito en ocho años

Jaime López Domingo, 3 de Enero de 2010

Un estudio del Instituto de Medicina Legal sobre el comportamiento de los delitos sexuales durante ocho años en el país reveló el mismo tipo de víctimas, igual perfil de agresores y los mismos lugares donde año tras años se registran estos vejámenes, al menos entre 2001 y 2008.

En ese período la institución forense contabilizó 15 mil 100 violaciones, con un promedio anual de mil 887 hechos. No obstante, el comportamiento del delito indica que en el período de estudio, más personas se atrevieron a denunciar, lo que permitió que la cifra pasara de mil 645 violaciones en 2001 a dos mil 322 en 2008.

La investigación reveló que en nueve de cada 10 violaciones la víctima era del sexo femenino y lo más preocupante, que siete de cada 10 casos el ofendido era un menor de edad.

Según las estadísticas de Medicina Legal nueve mil 888 niños fueron violados de 2001 a 2008.

Pero no todos los casos de violación son esclarecidos, sin embargo, en los que hay un sospechoso, los tribunales han condenado a más del 90 por ciento de los implicados, según la Unidad de Protección del Niño y la Mujer de la Fiscalía General de la República.

Uno de los casos es el de tres menores de 9, 10 y 11 años, que para efecto de su historia fueron identificados de forma ficticia como Juan, Pedro y Alonso. Estos fueron abusados en el interior de una vivienda ubicada en una comunidad de Ayutuxtepeque y los imputados han sido procesados en el Juzgado de Instrucción de Mejicanos.

Estos son tres de 80 víctimas de violación que durante el período comprendido entre 2001 y 2008 se registraron en Ayutuxtepeque, uno de los primeros 15 municipios con más violencia sexual a nivel nacional.

Principales agresores

Según los hallazgos de Medicina Legal los principales agresores sexuales son personas conocidas, familiares y vecinos del niño, situación que es confirmada con el caso de Juan, Pedro y Alonso, quienes eran agredidos por su padre y su abuelo.

De acuerdo con investigaciones de la Fiscalía, los imputados violaban a los niños desde hacía más de ocho años, es decir desde que tenían uno, dos y cuatro años de edad. La fiscal del caso, Dolores Soriano explicó que estos presuntos violadores tenían una particularidad cada vez que abusaban de los niños; los levantaban a la media noche en momentos que dormían profundamente.

"Los niños eran tomados del pelo y levantados abruptamente para luego obligarlos a tener sexo oral; mientras uno o dos de ellos se escondía debajo de la cama en un intento por escapar de la violación", afirmó la fiscal.

A diferencia de este comportamiento, los agresores también acostumbran emplear la amabilidad, los regalos y las caricias en el niño para ganarse su confianza, expresan los psicólogos.

Pero aunque este es un delito que causa repudio y pudor, no siempre es denunciado de inmediato por vergüenza, temor a una represalia del violador como el caso de Ayutuxtepeque.

Sin embargo, este hecho se supo por aviso de unos agentes policiales destacados en el puesto policial de la localidad. Éstos observaron que los niños, a pesar de su edad no iban a estudiar a ninguno de los centros educativos de la zona.

De acuerdo con los psicólogos, los niños abusados presentan particularidades como actitud depresiva, tristeza, bajas autoestima, deficientes calificaciones, situaciones que en muchos casos no son detectados por los padres, sino por los maestros quienes además denuncian los casos ante las autoridades.

Investigación

En este caso, la Fiscalía interrogó por separado a los tres niños y a su madre. Uno de los pequeños confesó que él y sus dos hermanitos eran abusado por su progenitor y el abuelo. "Se les hizo la prueba forense y peritaje psicológico, y se encontró que los niños habían sido violados", afirmó la fiscal. En 2008, la Fiscalía ordenó la captura del padre y del abuelo. La madre fue exonerada de cargos porque la investigación determinó que durante ocho años había sido sometida a amenazas de muerte y cada vez que intentaba proteger a sus hijos era golpeada por su marido y abuelo.

De acuerdo con el psicólogo forense Néstor Recinos, no es fácil fijar un perfil criminal de los violadores; porque estos actúan de diferentes modos. Sin embargo el más general, establece que es una persona reincidente en este tipo de delito, que inicia sus abusos con manoseos, abrazos y otras formas de expresión de afecto inadecuadas hacia los niños, ya sea en la familia o con los hijos de los vecinos.

"En el análisis, por lo general este tipo de individuo presenta desviación sexual, gran consumo de droga y alcoholismo, violencia intrafamiliar, acciones excéntricas o ritualistas y características psicopatológica de la personalidad", afirmó el profesional.

Aclaró que estas personas tienen muy poca habilidad para reconocer hasta dónde su conducta representa un delito o riñe con la ley, tienen una distorsión cognitiva que les impide el razonamiento.

Se observa en ellos una mala historia laboral, inestabilidad en sus relaciones interpersonales con gente de su misma edad. Sus habilidades sexuales son muy deficiente y generalmente no aceptan un tratamiento que tienda a regenerar su condición porque no acepta que es un enfermo o que adolece de una desviación.