El 15 de marzo fue baleado

En aparente ajuste de cuentas matan a narcotraficante

» Este año, el asesinado afrontó cargos por dos kilos de coca hallados cerca de su casa, por estafa y tráfico de personas

el pick up en que Argueta Contreras llegó a la barra show de donde lo plagiaron fue hallado ayer por la tarde en la colonia Zacamil.FOTO EDH / oscar mira

Edwin Reinaldo Argueta Contreras, alias El Porras, apareció asesinado ayer en un predio baldío de la colonia Altos del Cerro, de Soyapango, con evidentes señales de tortura. Según fuentes policiales, murió estrangulado.

El cadáver fue localizado a la 1:25 de la madrugada de ayer. De acuerdo con las primeras pesquisas policiales, Argueta Contreras y otros tres hombres fueron sacados de la barra show Caprichos por tres sujetos, quienes habrían recibido, para ello, la colaboración de varios empleados del lugar.

De los cuatro privados de libertad, dos fueron hallados ayer a las 5:30 a.m. asesinados a balazos y atados de pies y manos, en el cantón Suchinango, municipio de Nejapa. Hasta ayer por la noche, la Policía no quiso proporcionar las identidades de los mismos, pero sí, los de los que sobrevivieron. A uno de ellos lo pretendían estrangular.

Pero según fuentes de El Diario de Hoy, los otros dos muertos podrían ser miembros de la corporación policial que solían trabajar en su tiempo libre como guardaespaldas de Argueta Contreras.

El otro que sería asesinado junto a el Porras logró sobrevivir fingiendo estar muerto.

Los hechos

La Policía afirma que la privación de libertad de Argueta Contreras y sus acompañantes, cuatro en total, ocurrió aproximadamente a las 10:30 p.m. del viernes mientras departían dentro de la barra show.

De súbito llegaron, al menos, tres hombres armados y procedieron a inmovilizar a El Porras y a sus guardaespaldas. Un disc jockey (DJ), un vigilante y tres mujeres que trabajan en el night club ayudaron a los matones a encerrarlos en una habitación.

No obstante, uno de los cinco logró escabullirse. Los asesinos le dispararon pero no lograron balearlo. Al escuchar los disparos, automovilistas que circulaban frente al antro alertaron a la Policía. El hombre que se había escapado encontró una auto policial, los interceptó y los puso al corriente del hecho.

Cuando la Policía se apersonó a Caprichos, El Porras y los otros tres hombres ya no estaban. Se los habían llevado en un pick up azul placas P-523-267, en el que se conducía Argueta Contreras y sus guardaespaldas.

El pick up, según el registro público de vehículos, es propiedad de la empresa Montajes e Instalaciones Industriales, S.A. de C.V., y es uno de varios autos que decomisó la policía de Fronteras, el pasado 17 de marzo, cuando con orden judicial registraron la casa de Argueta Contreras, en Santiago de María, en busca de evidencias de tráfico de personas.

Ese mismo día, la Policía halló dos kilos de cocaína en la casa de Edwin Fabricio Moreira (Chontoco) contiguo a la vivienda del Porras. Del Chontoco, fuentes policiales indican que es "mano derecha" del traficante asesinado.

Otro que se salvó

Luego de registrar el bar, ubicado en la 1a. Calle Poniente de la colonia Escalón, la búsqueda de los plagiados comenzó, pero tras varias horas la Policía no obtuvo resultados.

Fuentes policiales cercanas al caso creen que primero fueron a ejecutar, disparándoles en la nuca y en la cabeza, a los dos hombres que aparecieron en el cantón Suchinango de Nejapa, y luego se fueron para Altos del Cerro, cerca de las instalaciones abandonadas de lo que fue el Teleférico San Jacinto, en Soyapango.

En ese lugar pretendían matar al Porras y al último de sus acompañantes, estrangulándolos. Pero el guardaespaldas se hizo el muerto, y los asesinos se lo creyeron. Lo dejaron y luego estrangularon a Argueta Contreras.

Cuando los homicidas se retiraron de la escena, el sobreviviente se levantó, corrió a una calle, se le atravesó a un vehículo al que le pidió ayuda contándole lo ocurrido. Luego llamaron a la Policía y por eso encontraron el cuerpo del Porras a la 1.25 a.m. de ayer.

Capturas

Por este triple asesinato, así como por la privación de libertad de los otros dos hombres, la Policía capturó ayer mismo a cinco personas, todos empleados de la barra show.

Estos fueron identificados como Fredy Alonso Martínez Larín, de 38 años, Karla Janeth Méndez, de 22, Verónica Elizabeth Avelar Aguilar, de 26, Patricia Xiomara Escobar Aguilar, de 30, y Joaquín Edgardo Polanco Martínez, de 40. Éste se desempeñaba como vigilante, en tanto que Martínez Larín trabajaba como disc jockey, programando la música.

La versión que Martínez Larín ha contado a sus parientes es que en el bar estaban dos grupos de hombres ingiriendo bebidas alcohólicas y de repente comenzaron a agredirse entre sí.

Él y los demás empleados intervinieron, y para evitar más problemas, habrían encerrado a uno de los que andaba con el Porras.

Pero, según las primeras pesquisas, a tal versión se contraponen las dos de los acompañantes de Argueta Contreras que lograron, uno escabullirse del mismo bar y el otro sobrevivir fingiéndose el muerto. En todo caso, las investigaciones sobre el caso aún son iniciales y falta atar muchos cabos, según la Policía.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.