Joven china habría sido violada en un albergue de ilegales

Una ciudadana china que fue capturada por entrar al país con documentos falsos habría sido abusada sexualmente en el albergue para inmigrantes donde permanece desde mayo anterior, según manifestaron fuentes de la Fiscalía y otras personas allegadas a los asiáticos a quienes últimamente se les ha negado el contacto con los extranjeros.

De acuerdo con fuentes de El Diario de Hoy, cuando la Fiscalía se dispuso a entrar al albergue para constatar si había ocurrido o no la violación, empleados de la unidad jurídica de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) impidieron la entrada pese a que ya había un acuerdo verbal con el director de Migración para que la Fiscalía ingresara con un traductor de mandarín.

El albergue donde permanecen cinco ciudadanos chinos es vigilado por agentes policiales, de una empresa de seguridad privada y por empleados de Migración.

Fuentes de la Dirección de Migración que conocen del caso aseguran que últimamente a la asiática se le mantiene bajo una estricta vigilancia para evitar que hable sobre los abusos, llegando al grado de tener a los inmigrantes en un habitación que permanece con llave.

Asimismo, las informantes denunciaron que desde hace seis semanas aproximadamente, a un chino radicado en el país también se le ha vedado el contacto con sus connacionales. Las fuentes explicaron que el extranjero suele llevarles comida y otras artículos de subsistencia a sus compatriotas.

Los cinco chinos, que están a la espera de ser expulsados de El Salvador, también se han quejado, según los informantes, de que no les entregan completa la comida y los artículos que les son proporcionado por el asiático y que, por el contrario, los policías y agentes de Migración se quedan con una parte.

Al respecto, Rubén Alvarado, director de la DGME, descartó que una de las chinas que se encuentra en el Albergue del Migrante haya sido acosada, abusada o violada sexualmente, tal como lo habría denunciado un abogado.

Indicó que a raíz de esa denuncia se pidió la intervención de la Procuraduría de Derechos Humanos, de la Fiscalía y de la Procuraduría General de la República, cuyos delegados certificaron que no hubo tales agresiones.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.