Gabinete de Seguridad afirma que deja instituciones transparentes

» Pese a tener a agentes en la mira, las autoridades afirman que crimen organizado no se enquistó en la PNC

Fidel Mazariego, subdirector de finanzas de la PNC; Wilfredo Rosales, director ejecutivo del Ministerio; José Luis Tobar, director de la PNC; ministro René Figueroa y viceministro Delmer Rodríguez. FOTO EDH / lissette monterrosa

Autoridades del gabinete del Ministerio de Seguridad aseguraron ayer que heredarán al nuevo gobierno del presidente electo, Mauricio Funes, instituciones de seguridad que no están contaminadas por el crimen organizado y herramientas legales que servirán para realizar constantes depuraciones en sus miembros.

El ministro de Seguridad, René Figueroa, afirmó en una entrevista a El Diario de Hoy que prueba de ello es que en los últimos años se han expulsado de la Policía Nacional Civil cerca de mil 500 policías que incumplieron con las normas de la institución y otros más que se vieron involucrados en acciones delictivas.

"A la Policía hay que estarla monitoreando constantemente. Cuando vemos casos como los que ocurren en Guatemala y México nos obliga a tomar nuestras medidas", dijo el funcionario.

Figueroa indicó que "por hoy estamos a tiempo de mantener una Policía sana y no a niveles como las naciones antes mencionadas, cuya infiltración de los cárteles de droga han alcanzado niveles alarmantes.

"Todas las alarmas las tenemos activadas. Se creó un consejo de ética policial para fortalecer y monitorear la constante actividad policial. No podemos estigmatizar a los más de 18 mil agentes por una minoría que han sido capturados y procesados", indicó Figueroa.

El ministro además explicó que el Organismo de Inteligencia del Estado (OIE), encargado de la información confidencial, se entiende directamente con el Presidente de la República, es decir, que Funes será quien tenga a mano esta institución secreta.

El ministerio de Seguridad sí forma parte del Consejo Nacional de Seguridad, creado mediante decreto, donde se encuentra el OIE y el Ministerio de la Defensa.

Por su parte, el viceministro de seguridad, Delmer Rodríguez, enfatizó que para mantener esa misma transparencia, el actual gobierno deja una herramienta jurídica muy importante la cual es la Ley Disciplinaria Policial.

Para el Presidente de la República, Elías Antonio Saca, la depuración dentro de la Policía fue una de sus prioridades dentro de su gobierno, es por eso que impulsó dicha iniciativa el 25 de junio de 2007 y meses después fue aprobada por los diputados de la Asamblea Legislativa.

El director de la Policía, José Luis Tobar Prieto, aseveró que un buen número de agentes de la corporación policial enfrentó la justicia después que fueron involucrados en varios delitos y tenían cercanías con delincuentes.

Uno de éstos casos fue la investigación que se realizó años atrás contra un grupo de policías que estaba colaborando con una banda de tráfico de lácteos en el oriente del país, liderada por el convicto Abel Hernández, condenado a seis años por delitos relacionados con el contrabando en la zona oriental.

Los nombres de los agentes aparecieron en la agenda de Hernández como colaboradores de la estructura.

Sin embargo, la Fiscalía no logró comprobar la participación de los policías en los ilícitos y recobraron la libertad cuando enfrentaron un juicio.

El jefe policial y el ministro recordaron que otra estructura delictiva que operaba dentro de la institución policial fue la de un grupo de agentes del Sistema de Emergencias del 911, quienes estaban acusados de cobrar dinero a vendedores de droga en las inmediaciones del Bulevar de Los Héroes. Varios de ellos fueron condenados por los jueces.

Otro grupo de policías del 911 también se vieron involucrados en el robo a varias empresas de harinas y productos de primera necesidad, pero los testigos no lograron individualizarlos en los hechos y quedaron libres.

Tobar Prieto afirmó que el crimen organizado que opera en el oriente del país, representada en la banda Los Perrones, no ha logrado infiltrarse en la Policía a niveles de inteligencia policial.

"Las investigaciones que hemos realizado a alto nivel no ha llegado a los oídos del crimen organizado, prueba de ello es que hemos logrado la captura de peligrosos delincuentes. Algunos ex policías tienen información general de los casos, pero no conoce nada de las reuniones que se han tenido con los jefes que dirigen las instituciones involucradas en las investigaciones", subrayó el jefe policial.

El director sostuvo que ex policías estarían dando información de operativos policiales que realizaron en el oriente del país, pero con intenciones de favorecer a la banda Los Perrones.

Herramientas legales

El viceministro Delmer Rodríguez destacó los logros que se hicieron en la materia legal en la actual periodo.

Aseguró que el nuevo gobierno de Mauricio Funes podrá tener las herramientas legales suficientes para combatir la delincuencia.

Entre las leyes clave para el combate de la delincuencia está la iniciativa del nuevo Código Procesal Penal, la ley contra el Crimen Organizado y la creación de los juzgados antimafia.

El funcionario destacó que muchas bandas han sido condenadas en poco tiempo ya que los procesos judiciales no ha sido engorrosos como en los tribunales comunes.

Rodríguez afirmó que también se creó la ley y Programa de Protección a Víctimas y Testigos, con las cuales se han logrado investigar casos importantes por la colaboración de víctimas y testigos circunstanciales y reos confesos.