resumen noticias
Además en

Ven otras prioridades

Empresarios rechazan deuda para los aviones

» La ANEP y la Cámara de Comercio dicen que comprar los aparatos es innecesario e instan a priorizar en necesidades urgentes

David Marroquín Martes, 30 de Noviembre de 2010

La empresa privada demandó ayer al gobierno central no incrementar la deuda externa del país con la compra de aviones brasileños por valor de $100 millones, en momentos en que se tienen otras prioridades como es el caso de la seguridad ciudadana.

En sendos comunicados, la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) y la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (CCIES), coincidieron en que el proyecto de compra de 10 a 12 Super Tucano a la firma brasileña Embraer, "son gastos innecesarios" y llaman a evitar el gasto y además instan a los diputados a evitar más deuda.

"Preocupa la contratación de más deuda para la compra de una flota de aviones de combate, no acordes al tamaño y características de nuestro territorio, ni a las necesidades planteadas de atención de emergencias, desastres o narcotráfico, y que no contribuirá a disminuir los niveles de delincuencia que vive el país", argumenta la ANEP.

La gremial pide que se "priorice el gasto público con visión de país y metas de largo plazo... invirtiendo en educación, salud, seguridad e infraestructura, rubros realmente necesarios para mejorar las condiciones sociales y económicas".

Mientras que la CCIES critica que por un lado el gobierno argumente que no cuenta con recursos suficientes para financiar los programas sociales ni para combatir la delincuencia y por el otro, diga que endeudará al país en comprar los aparatos "que a todas luces son innecesarios por el momento".

También califica de "inoportuno" el proyecto de compra cuando el país "sufre de nulo crecimiento económico, una galopante delincuencia, falta de medicinas en los hospitales y serias deficiencias en la prestación de los servicios públicos".

Y añade: "Resulta ilógico que se esté pensando en gastar más recursos del Estado en la compra de aviones en un momento que las finanzas públicas afrontan una situación delicada producto del aumento del gasto y una recaudación menor de la esperada".

Munguía justifica

Pero el gobierno se justifica en que falta de aviones modernos capaces de interceptar a las narcoavionetas que atraviesan el espacio aéreo salvadoreño ha obligado a la Fuerza Armada a solicitar la renovación de la flota para mejorar el combate al narcotráfico y darle asistencia a la población en casos de desastres naturales.

"Tenemos problemas para controlar las trazas y todos los aviones que pasan con droga. Nosotros tenemos la obligación de interceptarlos y en este momento no tenemos esa capacidad", dijo el ministro de Defensa, David Munguía Payés.

Agregó que el tipo de aviones que se pretende comprar se pueden utilizar como naves de combate, pero no son aviones supersónicos, sino que son aparatos turbo hélice que se vuelven flexibles para desarrollar las distintas tareas que tiene la Fuerza Armada de forma periódica.

El Presidente de la República, Mauricio Funes, reiteró ayer la necesidad de renovar la flota porque la actual data de hace 40 años.

"Son aviones que permitirían elevar considerablemente la capacidad de la Fuerza Aérea contra el narcotráfico y el crimen organizado y sobre todo para atender las emergencias a las que nuestro país está constantemente sometida", aseveró Funes.