Mitrab promueve la sindicalización de las empleadas domésticas

» La inscripción del servicio doméstico en el Seguro Social allanaría el camino para que el gremio pueda crear sindicatos

El documento detalla que "las trabajadoras domésticas tienen derecho a sindicalizarse, porque tienen los mismos derechos laborales individuales y colectivos, tales como: descanso, aguinaldo, vacaciones, salario, indemnización, organizarse y afiliarse a un sindicato, negociación colectiva, seguridad social, y todo el catálogo de derechos laborales de la Constitución (Artículos 37 - 52), del Código de Trabajo y los Convenios de la OIT ratificados por El Salvador".

Lo que se inició como la inclusión de las empleadas domésticas en los servicios médicos del Seguro Social ha cobrado un giro de carácter político con la promoción de la sindicalización del gremio ya inscrito en el régimen del ISSS, de acuerdo con documentación a la que tuvo acceso El Diario de Hoy.

Todo es parte de un mecanismo pactado por las autoridades del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) y el Ministerio de Trabajo y Previsión Social (MTPS), que, evidentemente, en el fondo y a largo plazo favorecería con votos a los partidos FMLN y Cambio Democrático (CD), a cargo de dichas entidades estatales.

Con el mismo hermetismo con el que se planificó el "Régimen especial de salud y maternidad para los trabajadores domésticos", las autoridades del MTPS y el ISSS —en un viaje a Ginebra, Suiza, el mes anterior— ajustaron la llave que abriría las puertas a los sindicatos de domésticos.

La ministra de Trabajo, Victoria de Avilés, viajó a mediados de junio a Ginebra para participar de la 99ª Conferencia Internacional del Trabajo, planificada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y fue acompañada por la directora de relaciones internacionales del MTPS, Sandra Rivera, así como representantes del "Sector empleador y Trabajador del país", según explica la página web de la entidad estatal.

Sin embargo, la página web del MTPS no detalla que Avilés también fue acompañada por el dirigente del CD y director del ISSS, Óscar Kattán, con quien han trabajado la inscripción de las empleadas domésticas a la autónoma, como este medio lo reveló el 29 de abril anterior, y también han sentado las bases jurídicas, nacionales e internacionales, que vendrían a permitir la sindicalización de los empleados domésticos.

El Diario de Hoy ha tenido acceso a un documento del ISSS y del Ministerio de Trabajo en el que se consideran los pormenores jurídicos, tanto a nivel nacional e internacional, para la creación de un virtual sindicato, que antes de finalizar el gobierno del FMLN en 2014 tendría más de 26 mil afiliados.

El documento detalla que "las trabajadoras domésticas tienen derecho a sindicalizarse, porque tienen los mismos derechos laborales individuales y colectivos, tales como: descanso, aguinaldo, vacaciones, salario, indemnización, organizarse y afiliarse a un sindicato, negociación colectiva, seguridad social, y todo el catálogo de derechos laborales de la Constitución (Artículos 37 - 52), del Código de Trabajo y los Convenios de la OIT ratificados por El Salvador".

Enfatiza, "especialmente los contenidos de los ocho Convenios fundamentales de la Declaración de la OIT, relativa a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo de 1998; en la que se debe cumplir con los siguientes principios: A, la libertad de asociación y la libertad sindical y el reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva; (Convenio 87 y 98). B, la eliminación de todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio; (Convenio 105). C, la abolición efectiva del trabajo infantil; (Convenio 138 y 182) y D, la eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación (Convenios 100 y 111)".

Las valoraciones constitucionales, contempladas en la Sección Segunda, referente al Trabajo y Seguridad Social, y las del Código de Trabajo, amparan la creación del sindicato, pero antes, el gremio doméstico, para poder comprobar su situación laboral, tendrá que estar afiliadas al ISSS, una medida que ya estaba contemplada antes del anuncio del Presidente Funes el 31 de mayo anterior.

La ley del silencio

De la misma manera en la cual Calixto Mejía, viceministro de Trabajo, aseguró en mayo no tener detalles de la inscripción del servicio doméstico al ISSS; en esta ocasión, la ministra Avilés aseguró no conocer nada de la sindicalización.

"No tengo información al respecto, pero si usted me pregunta que si ellas tienen derecho a sindicalizarse: sí tienen derecho a la sindicalización del gremio, pero hasta esta instancia no ha subido nada a mi despacho. Será que es muy reciente la solicitud que habrán hecho. Pero estaremos pendientes de darle seguimiento", aseguró la funcionara, quien recalcó que tampoco existe "ninguna solicitud".

La ministra fue respaldada por una de sus asesoras del área jurídica, pero extraoficialmente se conoció que un equipo de funcionarios del MTPS está afinando detalles ante una posible inscripción.

El manifiesto se respalda en el recuento de las "Trabajadoras Domésticas Organizadas en América Latina", que describe que en la actualidad, 12 países "cuentan con organizaciones de trabajadoras domésticas, conformados en sindicatos propiamente dichos y otras en Asociaciones, legalmente constituidas, reconocidos y registrados por la administración pública".

Ahonda que "los países que cuentan con una trayectoria de trabajadoras domésticas sindicalizadas son México, que desde los años 20 tiene registros de Sindicatos de este sector. En el presente siglo Bolivia, Colombia y Brasil presentan avances en la protección de los derechos de las trabajadoras y especialmente en el ejercicio de la libertad sindical".

Otros países en Latinoamérica, que cuentan con agrupaciones sindicales son Argentina, Chile, Paraguay, Ecuador, Perú, República Dominicana, Costa Rica y Guatemala. Uruguay y El Salvador entrarían en los próximos días en la fase de capacitación del sector.

No obstante en el país, es la participación de los dirigentes del FMLN y del CD, en la promoción de la sindicalización, la que abre el debate ante la manipulación política.

De ocurrir la sindicalización de este gremio, éste podrá solicitar cualquier tipo de convenio salarial, aumento y la creación de una ley de trabajo doméstico, como ocurre en algunos países donde se aplica la normativa.

Además, podrían "tener derecho al paro y pago de horas extras dobles", poniendo como parámetro la vigente ley en Paraguay, la cual ha encontrado una férrea resistencia.