Ante salida de diputado Samayoa

Continúa la reconfiguración en la Asamblea Legislativa

» La aritmética legislativa responde a alianzas que no tienen que ver con la ideología política

Desde la fractura de ARENA y el surgimiento del grupo Gana, son cinco las representaciones de los partidos políticos en la Asamblea Legislativa.FOTO EDH / ARCHIVO

Con el paso del diputado ex arenero Rodrigo Samayoa a la fracción de Gana, ayer, continúan los reacomodos en el primer órgano de Estado, una situación que ha provocado alianzas coyunturales entre tradicionales rivales ideológicos, como las protagonizadas por la misma Gana y el FMLN, e inclusive del partido oficial con ARENA.

Aunque la nueva adhesión de Samayoa a Gana no plantea mayores cambios aritméticos, a juzgar por el acompañamiento que los ex areneros han venido dando a las iniciativas efemelenistas estarían a sólo 5 votos de la mayoría calificada (56), si al FMLN (35) y Gana (14), se les suman el CD (1), y el independiente Orlando Arévalo, lo que daría a esta potencial aritmética el poder de elegir funcionarios de segundo grado, superar vetos e inclusive hacer reformas a la Constitución.

Con la recomposición en la Asamblea iniciada tras la derrota electoral de ARENA el año pasado y ante la diferencia de visión en algunos temas entre el Ejecutivo y el partido oficial, las votaciones legislativas se hacen ahora sin importar la ideología.

Para muestra un botón. Los votos de los ex areneros fueron clave en la aprobación hace tres semanas de las reformas a la Ley Especial Reguladora de la Emisión del Documento Único de Identidad y a la Ley Orgánica del Registro Nacional de las Personas Naturales, impulsada sobre todo por el FMLN.

Ambas iniciativas, que están a la espera de que las sancione, vete u observe el presidente Mauricio Funes, entraron a la plenaria anterior con dispensa de trámite (sin discutirlas en la comisión).

Devolver al Ejecutivo esa facultad de elegir al registrador nacional con base en una terna propuesta por el partido gobernante y que facilite el acceso a la base de datos de los ciudadanos, es para ARENA un riesgo a la democracia porque abre las puertas para un fraude electoral en 2012.

La denuncia la hizo ayer a través de un comunicado.

La salida sorpresiva de Rodrigo Samayoa de las filas areneras también es vista por el analista Salvador Samayoa en su columna "Gana el Frente", que publica hoy en El Diario de Hoy, como una ganancia política para el FMLN.

El analista dice además que quienes están detrás del grupo de ex areneros le ofrecieron al presidente "el engendro con aires de legitimidad, como mecanismo de gobernabilidad democrática aludiendo que Gana le permitiría al presidente actuar en la Asamblea con o contra el FMLN, con o contra ARENA, a través de mayoría coyunturales formadas para cada ocasión".

El razonamiento de Samayoa coincide con algunos hechos a inicios de marzo.

En un inicio Gana respaldó junto a todos los partidos, la reforma a la Ley Penal Juvenil que aumentaba a 15 años la pena a los menores infractores, pero luego cambió su postura cuando el presidente Funes vetó el decreto bajo el argumento de que contravenía la Constitución y los tratados internacionales que defienden los derechos de la niñez.

Pero las alianzas en la presente legislatura no sólo se limitan a ex areneros y efemelenistas. El partido oficial y el todavía principal partido opositor, ARENA que ahora se queda con 18 curules, también se han aliado en algunas coyunturas para sorpresa de todos o de muchos.

En esa oportunidad, ARENA y el FMLN se unieron en dos ocasiones para intentar superar el veto, pero ante el cambio de postura de Gana no lograron los 56 votos requeridos.

Ya antes el FMLN y ARENA se habían unido para eliminar la cuota básica de telefonía fija, un decreto que Funes observó.

Juntos también enfrentaron las duras críticas del presidente Funes a la decisión, al punto de decirles que hacían un "populismo barato".

Si la fracción de ARENA se hubiera mantenido como al salir de las elecciones de enero de 2009 (32 diputados), ambos decisiones del Ejecutivo hubieran podido ser sobrepasadas, de forma curiosa, por el partido oficial y el principal partido de la oposición.

Ni pactos, ni alianzas

Luego sorprendieron en el tema del DUI. Ambos se aferraron a que el RNPN debía seguir exigiendo la partida de nacimiento a la hora de tramitarlo.

Los políticos rechazan que estas suma de votos sean pactos políticos.

Para el presidente tricolor, Alfredo Cristiani, ellos no hacen pactos con el FMLN, tal como los acusa Gana.

"Hemos dicho que votamos por lo que beneficie a la población y si nos acompañan rojos, verdes, azules o los del Fovial, bienvenido sean", dice el arenero.

Otros dirigentes areneros como Mario Acosta Oertel dicen que "los bandos" en la Asamblea están definidos: "El bando de la derecha y el bando del FMLN con sus satélites... el bando de la derecha en el que incluyo al PDC y al PCN", dijo.

Para diputados como Roberto d'Aubuisson, negociar con partidos, incluyendo a ex areneros, no implica pactos sino una obligación de "la dinámica legislativa".

Para el farabundista Sigfrido Reyes, es inapropiado y abusivo hablar de alianzas partidarias. "Lo que hay son entendimientos y acuerdos concretos sobre temas específicos y eso permite ir dinamizando la vida legislativa".

Por el lado del PCN, Antonio Almendáriz, defiende que el único pacto que ellos tienen es con la población que les ha dado sus votos, aunque el pecenista reconoce: "No es que tengamos pactos... política sí hay porque de momento en que éste es un órgano político, decir que no hay política sería una mentira".

Guillermo Gallegos dice que Gana ya no defiende intereses ideológicos y económicos sino los "de las grandes mayorías".