El FMLN sigue en contra de prohibir las bodas gay

» El FMLN reiteró que no ratificará la enmienda aprobada en 2006, impulsada por PDC, ARENA y PCN, y que hoy presentará otra (su tercera versión). De no lograr un acuerdo en la plenaria de hoy, la reforma tendrá que esperar dos legislaturas más, a menos que se apruebe, en primera instancia, una nueva enmienda

Miembros de una iglesia capitalina se manifestaron ayer en el monumento Salvador del Mundo en favor de la reforma.FOTO EDH / rené rodríguez

La prohibición para que dos personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio está a punto de perderse; como van las cosas, no será ratificada en la actual legislatura, que termina mañana. El FMLN anunció ayer que no apoyará las reformas constitucionales que pondrían candado a estas uniones.

Ayer, el diputado del FMLN Arturo Fernández fue enfático: "No vamos a acompañar el dictamen sobre la ratificación de las reformas porque no nos parece la redacción que tenía". Pese a ello, la reforma volverá a discusión del pleno legislativo hoy con el mismo texto que ya fue rechazado por el partido rojo.

Por su parte, el diputado pedecista Rodolfo Parker, uno de los impulsores del tema, pidió que se incluyera en el proyecto un apartado en el que se haga constar la ausencia de propuestas de una nueva redacción de la enmienda a la Carta Magna.

Por ser una enmienda a la Constitución lo que se plantea, es necesario que la reforma aprobada en el periodo 2003-2006 se ratifique hoy, de lo contrario habría que esperar dos periodos legislativos para emprender otra batalla y lograr consensos legislativos alrededor de una nueva reforma.

En medio de las discusiones en la Asamblea Legislativa, grupos religiosos y homosexuales han externado sus puntos de vista sobre el tema, poniendo al descubierto las diferencias que han impedido un acuerdo entre los diputados.

Para hoy, el FMLN presentará al pleno una tercera redacción alternativa de reforma, que esperaba contar con la aprobación del arzobispo José Luis Escobar, y de esa manera lograr el respaldo del resto de grupos parlamentarios. Hasta entrada la tarde de ayer, sin embargo, el partido rojo no se había pronunciado sobre el tema.

Según Fernández, lo que pretenden es "conjugar dos elementos: la protección a la familia, pero la no discriminación también". El farabundista dejó claro que su partido no quiere promover la legalización de las bodas entre homosexuales, algo que tampoco las organizaciones sociales que trabajan en este tema han solicitado. "Lo que estamos pretendiendo es que no se les margine, no que se les reconozca el matrimonio, porque ellos no lo están pidiendo", explicó Fernández.

El diputado de izquierda dijo que la negativa de su partido a apoyar la reforma existente es porque la consideran discriminatoria, además de que el Código de Familia ya especifica que la ley salvadoreña no permite los matrimonios que no sean entre un hombre y una mujer.

El temor rojo radica en que puedan surgir grupos que emprendan actos de violencia en contra la comunidad homosexual en el país.

En lo que discrepó el efemelenista con las asociaciones de homosexuales es que éstas piden que se reconozcan las uniones civiles, es decir, que las parejas constituidas entre personas del mismo sexo puedan tener derechos como seguridad social, acceso a herencia y hasta la potestad para adoptar hijos. Fernández dijo que estas capacidades no las contempla su propuesta.

Estira y encoge

En la subcomisión que analiza la reforma a los artículos 32, 33 y 34 de la Constitución para proteger la institución del matrimonio entre un hombre y una mujer sesionó ayer con todos los partidos a excepción del FMLN, quien prefirió no hacer quórum ante en la búsqueda de una nueva redacción que atienda los llamados del Arzobispado.

El diputado Parker criticó ayer al FMLN por no haber asistido y pidió que se hiciera constar en el dictamen que no ha presentado propuestas sobre el tema.

Y, ya entrando en calor, reprochó al partido de izquierda por oponerse a la medida. "Realmente (la actitud en contra de la reforma del FMLN) no corresponde a lo que ha sido la confianza mayoritaria del pueblo salvadoreño. ¿Qué intereses habría de parte del FMLN para no sólo oponerse a la reforma sino para querer privilegiar al mismo nivel de los matrimonios las uniones de las personas del mismo sexo?", cuestionó el pedecista.

Por su parte, la arenera Mariela Peña Pinto destacó que el tema ha cobrado relieve por el clamor de sectores como las iglesias.

"Es un tema importantísimo puesto que la ciudadanía nos lo está pidiendo. Han habido firmas con las iglesias católicas, firmas con las iglesias cristianas. Nosotros sí creemos y hacemos énfasis en la familia", acotó.

Aunque, tras sus palabras advirtió que no hay persecuciones a los homosexuales, sino a las prácticas contra la moral y la integridad de la familia.

"No quiere decir que estemos discriminando a nadie, porque ya en el Código de Familia existe que el matrimonio es entre un hombre y una mujer. ¿Por qué no ponerlo también en la Constitución de la República?", consideró.

El pecenista Roberto Angulo, presidente de la subcomisión, consideró como un pretexto las voces del FMLN que argumentan una discriminación y un bloqueo a las parejas del mismo sexo que se constituyen de hecho.

"La uniones de hecho no se están prohibiendo. Esa es una excusa para no aprobarlo, en ninguna parte de la reforma se discriminan las uniones gay, lo único es que se fortalece la familia. Se pasa a nivel constitucional lo que ya dicen nuestras leyes secundarias. Lo que hacemos es lo que está en la ley", enfatizó el legislador pecenista.