resumen noticias
Además en

Vanda Pignato: la acompañante política y esposa

La esposa del candidato Mauricio Funes, Vanda Pignato, se mantiene al margen de los micrófonos, aunque su vida ha estado vinculado con la política de izquierda, desde el PT en Brasil, su cercanía con el ERP y ahora a la par del candidato efemelenista

El Diario de Hoy Lunes, 23 de Febrero de 2009

Aunque aparece estratégicamente con su esposo Mauricio Funes en actos públicos, Vanda Pignato rehúye a las entrevistas y pocas veces se le oye hablar. Nadie duda, sin embargo, de la influencia política que puede ejercer desde su posición como representante del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, más si se hace un recuento de sus movimientos en la izquierda salvadoreña.

"Hice lo que pude", dijo su asistente al comunicar la negativa de la esposa del candidato presidencial del FMLN, Mauricio Funes, para una entrevista. Otros medios de comunicación también han tenido la misma respuesta. Pero más parece que está lejos de ser una mujer tímida y pasiva y sólo refleja una vieja estrategia política de izquierda que trata por todos los medios de esconder la vida privada de las figuras públicas, al estilo cubano.

Esta hipótesis cobra fuerza al analizar su pasado, principalmente desde que llegó a El Salvador procedente de Brasil. Ha estado casi siempre atrás del telón público, aunque ejerciendo gran influencia política a través de su trabajo en la embajada de Brasil en los 90 y ahora acompañando a su esposo.

Su ideología de izquierda definida se expone al aparecer firmando en San Salvador, en 2005, el Manifiesto de parlamentarios y parlamentarias por la integración y soberanía de nuestra América, el cual se opone a los TLC con Estados Unidos, la dolarización de la economía y defiende el Alba y al presidente venezolano Hugo Chávez, algo de lo cual Funes ha tratado de distanciarse. (El documento se puede consultar en internet en: www.alternativabolivariana.org/modules.php?name=News&file=article&sid=291).

Precisamente, Vanda funge también como la carta de Funes para afirmar que está más lejos de Chávez y más cerca de Lula. Desde que saltó a la palestra pública, esta abogada de 46 años ha mantenido un perfil bajo.

Sus orígenes en El Salvador se remontan a los años en que el gobierno, la Fuerza Armada y la guerrilla estaban dando los últimos toques para terminar la guerra intestina por medio del diálogo y la negociación.

Estrecha relación con el ERP

Justamente, Vanda llegó al país a inicios de la década de los 90, cuando sus "ideas políticas de juventud" la llevaron a tener una relación estrecha con el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), una de las cinco organizaciones que integraban el FMLN.

Algunos de los que la conocen desde entonces dicen que ella era parte de la estructura del ERP en el campo internacional. Su cercanía venía principalmente porque su primer esposo, Ernesto Zelayandía, era representante del ERP en Brasil.

"Era colaboradora del ERP", sostiene un ex miembro de la comandancia de dicha agrupación, que pidió no revelar su nombre, y así lo muestran muchas de sus primeras amistades en el país.

La fuente trae a la memoria que Pignato llegó a una jornada de vacunación en Perquín, Morazán, durante una tregua entre el Ejército y la guerrilla. "Ella llegó y entonces me acuerdo que platicó conmigo. Dijo que yo era el primer guerrillero que vio en su vida", recuerda y añade que era una mujer que buscaba "estar cerca de alguien de poder".

También hacía trabajo de "solidaridad" para con los del ERP lo que permitía no solo "conseguir dinero para los guerrilleros sino tener un mayor espacio en el concierto internacional".

Sus primeros acercamientos a la guerrilla salvadoreña la llevaron a tener una cercana relación, entre otros, con Joaquín Villalobos, comandante del ERP.

"Ella era una muy buena persona, una abogada encantadora. Ella es una marxista, es una revolucionaria completa", sostiene la fuente, quien asegura que aún después de los Acuerdos de Paz mantuvo relaciones con Villalobos, a quien brindaba "ayuda logística para moverse al interior de El Salvador".

De Diplomática a delegada del PT

Graduada en 1989 de la Universidad de Mogi das Cruzes, Brasil, y fundadora del Partido de los Trabajadores (PT), Pignato se instaló en 1993, primero como colaboradora del ERP y luego como directora del Centro de Estudios Brasileños desde 2003.

Después de la firma de los Acuerdos de Paz en 1992, Pignato hizo férrea lucha para ingresar al trabajo diplomático en la embajada de Brasil, lo que le permitió tener una vida relacionada con la diplomacia en El Salvador; posteriormente y con la llega de Inacio Lula de Silva al poder en 2003, Pignato se convirtió en representante del PT en El Salvador. Es en estos años que conoció y frecuentó a Mauricio Funes, con quien mantuvo un largo noviazgo.

Años antes, mientras el PT de Lula no estaba en el poder, Pignato se desempeñó como una difusora de la "cultura brasileña" en el país; hacía lo que podía para fomentar el estudio del portugués, así como promover las relaciones culturales entre El Salvador y Brasil.

"En este entonces le preocupaba la cercanía con los periodistas para promover sus actividades", reveló un periodista de la época, quien cuenta de "las continuas llamadas telefónicas con la intención de publicar una foto o una nota de promoción del Centro Cultural".

En 2006, la Asamblea Legislativa nombró a Pignato como "Amiga meritísima de El Salvador", por iniciativa del diputado efemelenista Hugo Martínez, acto que muestra no sólo su habilidad para acercarse a la clase política y lograr un reconocimiento público, sino su cercanía con la izquierda a la que ha venido dedicándole gran dedicación de su tiempo como representante en El Salvador del PT.

El reconocimiento dado por la Asamblea a Pignato fue aprobado por su gestión política, así como por los acercamientos con la clase política. El nombramiento contó con los votos de la mayoría de fracciones políticas en la Asamblea.

Es, además, cercana al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, de quien publicó un artículo en el periódico Imprecor.org.br, cuando el nicaragüense ganó las elecciones presidenciales de 2006: "La victoria de Daniel es una buena noticia para la región centroamericana, pero no se debe generar grandes expectativas pues las condiciones internas (en Nicaragua) son muy difíciles", sostiene en el escrito.

En su álbum de amistades también atesora el nombre de otro dirigente izquierdista: Schafik Hándal. Ha llegado a confesar en entrevistas en medios brasileños, que la muerte de Hándal tuvo incluso más peso en El Salvador que la del Arzobispo de San Salvador, monseñor Óscar Arnulfo Romero.

¿Semejanza con Rosario Murillo?

Pignato se nacionalizó como salvadoreña hasta 2008, el 17 de octubre, cuando fue juramentada en el Ministerio de Gobernación. Al igual que antes, tampoco quiso dar declaraciones a la prensa.

Pero Pignato no desperdicia ninguna actividad clave con el candidato; suele saludar, sonríe mucho pero nunca habla en público. Los salvadoreños la han escuchado por televisión sólo una vez, con un español marcado con acento portugués, dirigiendo un breve mensaje navideño con Funes.

Casados en 2006, tanto Pignato como Funes suelen vestirse de blanco, alejados de todo rojo distintivo de FMLN; en los viajes al exterior realizados por Funes, su esposa, Vanda Pignato, suele acompañarlo.

Al menos tres fuentes distintas, que aseguran conocer a Pignato desde hace muchos años, coinciden en señalar que la esposa del candidato "influye mucho", sobre todo, como lo ha reconocido el mismo Funes, como "complemento porque me ayuda en el análisis político". Funes declinó conceder una entrevista a este periódico de la misma manera que su esposa.

Incluso, algunos se atreven a señalar que Pignato parece seguir un guión político similar al de Rosario Murillo, la esposa del presidente nicaragüense Daniel Ortega, quien tiene una influencia decisiva en su cónyuge sobre la gestión gubernamental, además de que maneja directamente el área social y la relación con los medios. Y no dudan de que el papel de Pignato, en un eventual gobierno del FMLN, sería muy determinante y de menos bajo perfil.