Poca transparencia en la homologación de médicos de Elam

» Convenios, leyes y reglamentos académicos benefician a doctores de la Elam frente a nacionales y otros titulados extranjeros

médicos salvadoreñoS egresados en el país se quejaron, con el apoyo del Colegio Médico, del incumplimiento de requisitos de los doctores de la Elam.FOTO EDH / ARCHIVO

Hasta hoy no se ha podido comprobar que la base legal para homologar los títulos de médicos graduados en la Escuela Latinoamericana de Medicina (Elam) respete completamente los convenios internacionales ni las leyes nacionales desde que en 2004 se firmara un convenio de convalidación entre la ELAM y la Universidad de El Salvador (UES).

Los títulos de doctor de los graduados en Cuba son legales, pero el proceso de convalidación presentaría irregularidades en la evaluación de los planes de estudio de la ELAM.

La Ley de Educación Superior, en el artículo 18, dice que "las instituciones de educación superior podrán otorgar equivalencias de estudios mediante pruebas de suficiencia, siempre que tengan reglamentada tal circunstancia de acuerdo a lo que determine al Reglamento de esta Ley".

La decana de la Facultad de Medicina de la UES, Fátima Valle de Zúniga, defendió la legalidad de la convalidación y se remitió al Convenio Regional de Convalidación de Estudios, Títulos y Diplomas de Educación Superior en América Latina y el Caribe 1974, como la raíz de toda legislación.

Sin embargo, este convenio en su artículo 2 dice que los Estados contratantes declaran su voluntad de, "adoptar una terminología y criterios de evaluación similares con el fin de facilitar la aplicación del sistema de equiparación de estudios", lo que ha sido parte del conflicto al no poder igualarse horas lectivas cubanas y unidades valorativas salvadoreñas. La homologación debe cumplir todas las imposiciones de ley nacional, ya que "tal reconocimiento no tiene por efecto dispensar al titular del diploma, titulo o grado extranjero de la obligación de satisfacer las demás condiciones que, para el ejercicio de la profesión de que se trate, exijan las normas jurídicas nacionales y las autoridades gubernamentales o profesionales competentes", dice el convenio internacional.

La decana dijo que también cuentan con el Reglamento Especial de Incorporaciones de la Universidad de El Salvador, vigente desde el 19 de marzo de 1998.

El artículo 16, literal A del citado reglamento fue modificado el pasado 29 de junio por votación de la Junta Directiva de la facultad de Medicina que cambió el artículo III de incorporaciones, con el fin que los estudiantes de la Elam se incorporaran por homologación, explicó. Se buscó el reglamento pero el departamento de comunicaciones de la UES dijo que no lo tenía a su alcance. Toda universidad pueda aplicar reglamentos especiales siempre y cuando no contravengan la ley nacional.

Además desde 2004, está vigente el Convenio de Reconocimiento Mutuo de Estudios y Títulos de Educación Superior entre la Escuela Latinoamericana de Medicina, el Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana y la Universidad de El Salvador, que es prorrogable cada cinco años.

No obstante este convenio no se ha hecho público y en ningún momento la decana quiso mostrar el documento a este diario, alegando que tiene errores. "Este es el marco legal a nivel internacional, hay un error de la fecha, luego se hizo el análisis de los contenidos curriculares", dijo De Zúniga. Este precedente en la homologación de la ELAM podría ser una vulneración del principio de igualdad ya que, "si no está firmado por el ejecutivo sería como un convenio entre entidades privadas y no lo son", explicó el abogado Astor Escalante.

Y añadió que "los mismos graduados de otras carreras podrían ampararse en la ley, el ministerio de educación debería pronunciarse más adelante porque se vulneraría el principio de igualdad ante la ley". Sin embargo, Educación mantiene el silencio.

El rector de la UES, Rufino Quezada, dijo ayer en radio Mi Gente que lamenta la politización del tema.