"A la gente le gusta las pinturas que realizo"

FOTO EDH

Los pies, los muñones de ambos brazos y la boca son los medios de los que Andrea Pilar Aguilar se vale para pintar obras de arte, utilizando técnicas como el óleo en papel. Tiene 14 años y reside en la colonia Bosques de la Paz, de Ilopango.

La joven pintora, estudia séptimo grado en el Liceo Bautista de Ilopango. Tiene tez morena, un rostro que encuadra facciones finas y una sonrisa, que junto a su cabello largo y obscuro, le dan un aire angelical.

Contemplar a Andrea mientras realiza los trazos en papel con sus pies, invita a la admiración. Pese a la falta de sus miembros superiores como resultado de una falla genética, la joven demuestra valentía y gusto en lo que hace.

"En la escuela no tengo problemas porque tomo notas con mis hombros y empecé a pintar hace dos años", afirma la joven, una de las tres hijas de Rosa Mélida López de Aragón y José Santos Aragón.

"A la gente le gusta bastante las obras que realizo", dice una Andrea convencida de que su arte vale. Ayer demostró sus habilidades artísticas durante las celebraciones oficiales del Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

Obsequió uno de sus trabajos en óleo a la Primera Dama de la República, Ana Ligia de Saca.

Los pasos en el campo de la pintura los ha dado de la mano de José Alberto García, graduado del Instituto Nacional de Bellas Artes de México. El artista comenzó a trabajar con niños en 1978 y fue en 1999 que incorporó en su Academia Tonatiu a infantes autistas, con síndrome Down, en sillas de rueda y sordos, luego de investigar la forma adecuada para enseñarles.

Joalgar, el nombre artístico de García, está impresionado de cómo Andrea maneja las técnicas del acrílico y óleo sobre lienzo, aguafuerte, dibujo, grafito o yeso pastel.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.