Chepe Luna habría lavado $5 millones a través de remesas

Entre los vecinos de Pasaquina y Santa Rosa de Lima es un secreto a voces. Dos agencias de Western Union en esos municipios fueron forzadas a cerrar operaciones porque a través de ellas se lavaba dinero, de acuerdo con el Ministerio Público.

Simulando transferencias de dinero desde Estados Unidos, José Natividad Luna Pereira (Chepe Luna) habría lavado más de cinco millones de dólares entre 2003 y 2004, según Rolando Monroy, jefe de la Unidad de Investigación Financiera (UIF), de la Fiscalía General de la República (FGR).

De acuerdo con Monroy, la indagación está avanzada en un 50 por ciento, pero esto sólo es localmente, pues, por ese mismo caso, Chepe Luna es buscado por la justicia estadounidense. Un tribunal de Nueva York ha ordenado su captura.

Por esas razones, y tras ser alertados por autoridades estadounidenses, las dos agencias de Western Union, cuya franquicia de operación habían sido otorgadas a Mireya Z., fueron clausuradas desde hace un par de meses. Ella también tiene orden de captura por parte de la Fiscalía, pero por el delito de estafa agravada.

De momento, la investigación acerca del lavado de dinero arroja que para justificar sus dineros provenientes de actividades ilícitas, Chepe Luna simulaba envíos de remesas hacia varios de sus parientes cercanos, uno de éstos era su propia esposa, Sonia Marleny Cabrera de Luna, o bien sus hermanos e hijos.

Con esa transferencia de fondos, Chepe Luna habría legitimado fondos provenientes del contrabando de mercadería y estupefacientes, según las autoridades salvadoreñas.

Mireya Z. fue demandada por la esposa de Chepe Luna, Sonia Marleny Cabrera, a principios del año pasado en la oficina de la Fiscalía de La Unión, que ha emitido una orden de captura por el delito de estafa agravada.

Estas indagaciones revelan que la mujer de Luna le prestó en efectivo la suma de 30 mil dólares a la dueña de la franquicia de Western Union y al devolvérselos lo hizo con un cheque sin fondos. Tras varias gestiones de pago, Mireya Z. no quiso devolver lo prestado y ello propició la denuncia.

Las pruebas contra Mireya Z. son el cheque sin fondos librado, sin embargo, sobre la veracidad del préstamo de los 30 mil dólares no hay ni un solo documento firmado, porque la confianza entre ambas era tal que se prestaban mutuamente grandes sumas de dinero y nunca habían tenido problemas.

Sin embargo, fuentes de este periódico indican que el verdadero problema radica en que Mireya Z., al enterarse de la alerta de los Estados Unidos, optó por pagar unas remesas en cheque, los cuales no pudo hacer efectivos ante la negativa de un banco local que también ya había sido avisado del presunto lavado de dinero por parte de Chepe Luna.