Tiene un millón de ponedoras

El Granjero produce 540 mil huevos al día

» La empresa también vende sus huevos en Honduras y Guatemala

la planta de El Granjero funciona de forma automatizada en el traslado de huevos. FOTOs edh / omar carbonero

El Granjero se define como una empresa líder en Centroamérica en el sector avícola. Detrás de esa aseveración hay toda una trayectoria de casi cuatro décadas y 2.1 millones de aves poniendo miles de huevos diarios para abastecer parte de la dieta alimenticia de salvadoreños, guatemaltecos y hondureños.

Carmen Díaz de Sol, quien está al frente de El Granjero desde hace 16 años y es también la comisionada presidencial para la Agricultura, asegura que la producción de la empresa ronda de los 540 mil a los 600 mil huevos diarios, números que los coloca en una industria pujante y que llegó a su punto máximo con miras a mantenerse en esos niveles a corto plazo.

"Hemos venido con un cinco por ciento de crecimiento anual, pero ahorita estamos en un mercado maduro y ya estamos totalmente tecnificados, así es que nos vamos a mantener en esos niveles", dijo la empresaria.

El Granjero es la empresa salvadoreña más grande en el rubro de gallinas comerciales. Desde su fundación, allá por 1961, hasta la fecha ha logrado abastecerse de un millón de aves ponedoras, animales que se encuentran bajo un estricto control sanitario para evitar el ingreso de virus.

Cualquier persona interesada en pasar frente a las gallinas ponedoras debe someterse a una desinfección antes de entrar, esto incluye pasar los zapatos en químicos para matar cualquier microbio.

De Sol explica que además del territorio nacional, donde estima que manejan el 20 por ciento del mercado, cubren los otros dos países del llamado "Triángulo Norte", es decir Guatemala y Honduras.

La compañía tiene presencia en Honduras con su filial Avícola Santa Rosa y en Guatemala con Avícola Santa Julia; en el primer país tiene 210 mil aves produciendo y en el segundo unas 950 mil.

Por el momento, aclara la empresaria, se sienten satisfechos y cómodos con participar en tres de los cinco países centroamericanos. "En Nicaragua nos ha dado un poco de miedo por todos los problemas políticos, así que nos hemos quedado con el Triángulo Norte", añade.

Por otro lado, admite que Costa Rica es un mercado importante, pero nunca han podido exportar ni un solo huevo a ese país.

"Siempre han puesto miles de trabas, así que nunca hemos podido enviar huevos a Costa Rica, también el mercado es pequeño y viven como aislados del resto de Centroamérica", considera la de Sol.

Aparte de estar a la cabeza de las tres avícolas centroamericanas, de Sol también es presidenta de Empresa de Granjas Guanacas y Empresa de Granjas Guatemaltecas (ambas conocidas como Egg), las cuales están encargadas de la distribución del producto.

Preocupación por insumos

El sueño del etanol le cuesta caro al sector avícola, pues la utilización del maíz amarillo para producir este biocombustible ha provocado alzas históricas en el precio de los insumos, los cuales usan como materia prima este grano.

El incremento en los costos de producción del sector lleva a la empresaria Carmen de Sol a predecir que para este año la cantidad de huevos a nivel nacional se mantendrá en 1,200 millones de unidades, la misma que se registró el año pasado.

"Estamos un poco preocupados, creo que toda la industria avícola a nivel mundial lo está, porque nuestras materias primas son el maíz amarillo, la soya y el cebo de res y todos han subido de precio", indicó De Sol.

Según ella el cebo, elemento que proporcional la grasa necesaria en los concentrados de las aves, ha triplicado su precio, pasando de 180 dólares la tonelada métrica a 650 dólares.

El mismo problema tienen con la soya, producto que subió de 160 dólares la tonelada a 235 este año.

El panorama es agrio también en el caso del maíz amarillo, cuando las perspectivas mundiales apuntan a que el precio no bajará. Los precios a futuro en la Bolsa de Chicago en Estados Unidos (precios de referencia mundial), rondan los 145 dólares por tonelada métrica, cuando antes de la fiebre del etanol costaba apenas unos 69 dólares.

A diferencia de los ganaderos que pueden optar por alimentos como el pasto para sus animales, los avicultores no pueden prescindir de los concentrados para lograr el crecimiento adecuado de los pollos.

De acuerdo con la presidenta de El Granjero, el 70 por ciento del costo de producir en huevo está relacionado con el gasto en alimentos para las gallinas.

"No creo que aumentemos la producción de huevos, porque nadie está en condiciones de pagar facturas tan altas", advirtió.

El Granjero tiene en su totalidad un millón de ponedoras para suplir la demanda local del producto avícola.