Inversión extranjera del país, la más baja en A.L.

un decrecimiento del 79 por ciento registró la inversión extranjera en el salvador en 2010. Son $342 millones menos que en 2009, según un informe de Cepal

FOTO EDH / ARCHIVOla Cepal informó que, América Latina y el Caribe fueron las regiones en donde más creció la inversión extranjera directa en 2010, con excepción de El Salvador, en donde las empresas extranjeras han desistido de establecerse.

El año pasado Latinoamérica recibió el mayor flujo de inversión extranjera del mundo, pero ese derrame de inversiones no llegó con fuerza a El Salvador, en donde predomina la incertidumbre económica y política, y la delincuencia, y por ende, un mal clima para hacer negocios.

La malas condiciones que ofrece el país provocaron que la Inversión Extranjera Directa (IED) decreciera un 79 %, pasando de 431 millones de dólares en 2009 a 89 millones de dólares en 2010.

Los inversionistas prefirieron asentar sus banderas en territorios en donde existe certidumbre y rumbo de país, como Brasil, México y Chile, e incluso, nuestros vecinos Panamá, Honduras y Guatemala se llevaron las palmas, según un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que fue presentado ayer en México.

Los países del Istmo que recibieron mayor flujo de capitales fueron Panamá con 2,363 millones de dólares (33 % de crecimiento), Costa Rica con 1,412 millones de dólares (7 %), Honduras con 798 millones de dólares (52 %) y Guatemala con 678 millones de dólares (18 %).

En total, Centroamérica recibió 5,847 millones de dólares en 2010 en inversión extranjera, registrando un crecimiento del 16 %, ya que el año anterior recibió 5,057 millones de dólares.

Entre los factores que posibilitaron el crecimiento en la recepción de IED figuran el mejor desempeño de estas economías, gracias a lo cual impulsaron a los diversos sectores económicos.

Analistas económicos salvadoreños, como Claudio de Rosa, Rigoberto Monge y Manuel Enrique Hinds, coinciden en que el clima de inversión y las facilidades para hacer negocios en El Salvador continúa deteriorándose, por la falta de certidumbre en las reglas del juego que rigen el quehacer económico de la nación, lo cual se ve agudizado por la inseguridad ciudadana.

"La situación es muy preocupante y debe llevar a la reflexión a quienes tienen en sus manos la decisión de convertir al país en atractivo para la IED", ha dicho anteriormente el economista Rigoberto Monge, representante del sector privado.

Manuel Enrique Hinds es más crítico al señalar que "ese comportamiento de los inversionistas extranjeros es muestra de que tienen miedo de que el FMLN tome el poder total del país".

El analista Claudio de Rosa también ha reiterado que "ese comportamiento de la inversión extranjera directa, induce a concluir que hay una salida de capitales que resulta de la incertidumbre económica, de la inseguridad y ahora habrá que sumarle la desconfianza política".

Los economistas han venido insistiendo que mientras no se den francas señales de que se respetará la propiedad privada, y de que no se trastocarán a cada momento y de forma antojadiza, a conveniencia del gobierno de turno, las reglas del juego, todo parece indicar que la inversión extranjera directa no continuará llegando en los flujos que lo hacía en los últimos años.

Sin embargo, tal parece que todas las recomendaciones de los analistas caen en saco roto, pues las autoridades de Gobierno han hecho poco o nada para revertir el mal clima de negocios que prevalece en el país.

De manera similar opina la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), que también ha remarcado el decrecimiento que han registrado los flujos de inversión extranjera en el país.

El Informe de Coyuntura del Cuarto Trimestre de 2010 de Fusades revela que durante todo el año pasado, el clima de inversión fue negativo, sobre todo, por la incertidumbre económica y política, y además, la delincuencia.

El bajo nivel de inversión no contribuyó al crecimiento económico de El Salvador, como ocurrió con otros países de la región. La población salvadoreña es la más afectada, que sigue clamando por fuentes de empleo, como se evidencia en las ferias de trabajo que realiza la empresa privada.

Por dichas razones, El Salvador se ha quedado atrás de sus vecinos, tal como confirma el informe de la CEPAL: En Centroamérica las corrientes de inversión extranjera crecieron en todos los países, excepto en El Salvador (-79 %).

China, mayor inversionista en A.L.

La decimotercera versión del informe de la CEPAL destaca especialmente la irrupción del gigante asiático en el continente.

En 2010 las empresas chinas invirtieron cerca de 15,000 millones de dólares en países latinoamericanos y caribeños, básicamente a través de fusiones y adquisiciones.

Más de 90 % de las inversiones chinas confirmadas en Latinoamérica se han dirigido a la extracción de recursos naturales. A mediano plazo se espera que las empresas transnacionales de ese país sigan llegando a la región y que se diversifiquen hacia los sectores de infraestructura y manufacturas.

Al analizar los sectores de destino de la IED, el organismo de las Naciones Unidas advierte que los flujos están reforzando la especialización productiva de la región.

En México, Centroamérica y el Caribe, las inversiones continúan llegando principalmente a manufacturas (54 %) y servicios (41 %). La participación de Latinoamérica y el Caribe como destino de inversiones con alto contenido tecnológico es aún reducida en comparación con otras regiones, aunque se observa un incremento de proyectos de IED en sectores de tecnología media-alta y asociados a investigación y desarrollo. Estados Unidos es aún el principal inversionista en América, responsable del 17 % de la IED recibida en 2010, seguido de Países Bajos (13 %), China (9 %) y, Canadá y España (ambos con 4 %).