resumen noticias
Además en

Hallaron siete casquillos de AK-47

Testigos ligan a imputados con muerte de salvadoreños

» Testigos dicen que vieron los tres carros el día de la matanza

Viernes, 5 de Noviembre de 2010

Cuatro fiscales y dos peritos guatemaltecos ratificaron ayer ante el Tribunal de Alto Riesgo de Guatemala que las evidencias recogidas en el lugar donde asesinaron a los tres diputados salvadoreños y a su motorista vinculan a los nueve acusados que son juzgados por el caso Parlacen.

Los testigos propuestos por la Fiscalía General participaron en la recolección de evidencias, como siete casquillos de arma larga, en el sitio donde hallaron la camioneta con los cuatro cadáveres. También entrevistaron a varios residentes de la zona.

Manuel Alberto Morales González fue el primer fiscal que llegó al sitio para procesar la escena del crimen con el propósito de recolectar evidencias que les permitiera obtener pistas de los asesinos. Sostuvo que durante la inspección recogieron cuatro casquillos de arma larga al interior de la camioneta todo terreno, P-186-171, y otros tres que estaban fuera de la misma, aunque dijo que no sabía el tipo de calibre.

Morales González explicó que también se recolectaron como evidencias un encendedor, dos pares de aros para anteojos, y ocho monedas.

El fiscal, quien estaba asignado a la delegación fiscal de Villa Canales, sostuvo que la inspección del sitio donde asesinaron a los diputados se prolongó desde las 8:55 de la noche hasta las 2:00 de la madrugada del 20 de febrero de 2007. En horas de la mañana se reanudó la inspección que culminó hasta en horas de la tarde. Los técnicos en recolección de evidencias aseguraron que utilizaron un detector de metales para poder ubicar los casquillos debido a la gran cantidad de ceniza que había en los alrededores de la camioneta quemada y además por la falta de luz en la zona.

El fiscal del caso, Edwin Marroquín, aseguró que los testimonios de los cuatro representantes del Ministerio Público y de los dos peritos era precisamente para demostrarle al tribunal que los siete casquillos que recolectaron en el lugar de la masacre eran los mismos que cotejaron con el fusil AK-47 que le decomisaron a los cuatro policías detenidos y que luego fueron asesinados en el penal de El Boquerón.

"Los casquillos examinados por el perito fueron encontrados en la escena del crimen que es la que se discute en esta audiencia y el fusil es el que utilizan los policías juntamente con los acusados para cometer ese hecho delictivo", dijo Marroquín.

Otro de los fiscales, Daniel Fernando Mérida, indicó que el 20 de febrero de 2007, acompañó a una fiscal para entrevistar a los residentes de la finca La Concha, Aldea El Jocotillo, en Villa Canales, sitio de la masacre.

Agregó que varios de los residentes, porque la mayoría no quería hablar por miedo, les manifestaron que la tarde del día anterior vieron pasar a tres vehículos hacia la zona donde encontraron la camioneta quemada con los cuerpos de los parlamentarios.

El fiscal Marroquín aseguró que otros testigos corroboraron que se trataba de la camioneta todo terreno de los diputados, les seguía otra camioneta BMW y el automóvil asignado a la unidad de investigaciones de la Policía donde llevaban a dos de las víctimas custodiadas.

La camioneta BMW estaba a nombre de Linda Aura Castillo Álvarez, hermana de Carlos Amílcar Orellana Donis y a quien la Fiscalía guatemalteca acusa de ser el cabecilla de la banda de narcotraficantes de Jalpatagua, Jutiapa. Además de Orellana Donis, su hermana Linda Aura también es juzgada por los asesinatos.

"Los casquillos de grueso calibre nos demuestran que los salvadoreños fueron ejecutados, además de haber quemado sus cadáveres junto a la camioneta tal como lo han manifestado los peritos en este debate", dijo Marroquín.

El fusil AK-47 que fue utilizado por los policías y miembros de la banda de Jalpatagua para la matanza ya se incorporó como prueba en los primeros días del juicio.