San Salvador Planean trasladarla a otra localidad

Terminal de Oriente será un mercado

» La alcaldía capitalina está a la espera de obtener un crédito internacional para licitar el proyecto de construcción de un centro de abastos en el predio que actualmente ocupa la terminal de buses. Transportistas, usuarios y vendedores se oponen a la obra

a los usuarios y transportistas les preocupa tener que gastar una cantidad extra para desplazarse hasta una nueva terminal, puesto que su economía no está bien.FOTOs EDH / rené rodríguez

Los días de la Terminal de Oriente podrían estar contados si la comuna capitalina recibe un préstamo para construir un mercado en el espacio que durante décadas ha servido como punto de abordaje para los pasajeros que se dirigen a las zonas norte y oriente del país.

De entrada el proyecto es rechazado por muchos de los usuarios, transportistas, vendedores y taxistas, quienes no ven otro lugar idóneo para que las autoridades trasladen la estación de autobuses.

Ante la posible remoción, la ciudadanía opina que trasladar la terminal puede beneficiar a algunos, pero perjudicar a la mayoría, por lo que prefieren que la misma se mantenga donde está, un predio municipal que arriendan a la empresa Terminal de Oriente, S. A. de C. V.

Esta semana, funcionarios de la comuna tienen previsto reunirse con la representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para discutir la aprobación de un préstamo de dos millones de dólares, aproximadamente.

"Si para el mes de octubre tengo plata para construir un mercado, probablemente hasta ahí llegue la Terminal de Oriente", dijo el edil Norman Quijano.

Al respecto, Jorge Anduray, quien viaja cada dos días en la ruta 125, que hace su recorrido de Chalatenango a San Salvador, dijo que "primero se tiene que ver la conveniencia de la gente; lo ideal es que siempre siga aquí".

El trasladar el punto de abordaje a otros municipios como San Martín le generaría más costos a los usuarios. "Si la mueven, me beneficiaría que la llevaran hasta Apopa, porque me quedaría más cerca", acotó.

Mientras Elsa García, de nacionalidad hondureña y quien frecuentemente viaja en los autobuses hasta la frontera El Amatillo, para luego dirigirse hacia Ocotepeque, argumentó que "si quitan la terminal, a mí me afectaría porque me quedaría más lejos llevar a mi hija al Hospital Bloom, donde la están atendiendo".

Lo mismo piensa Francisco Castro, quien viaja hacia San Miguel. "El traslado de la terminal hacia otro predio sería perjudicial en mi caso, porque donde está me queda cerca del trabajo, en el centro de la capital", explicó.

Pero no solo los usuarios se muestran en favor y en contra de la remoción de la terminal. Los motoristas también están divididos.

Óscar Cartagena, quien maneja un bus de la ruta 117 que viaja a Aguilares, afirma que si por ejemplo trasladan la terminal a San Martín, tendrían que viajar hasta allá y gastar más combustible.

Por el contrario, otro conductor de la ruta 446, que hace el recorrido de San Salvador hasta el departamento de La Unión, y que sólo se identificó como Nelson, aseveró que un cambio de la terminal hacia San Martín, les beneficia porque ya no tendrían que pasar por Ilopango y Soyapango a través del Bulevar del Ejército.

Dentro de la terminal también opera un punto de taxis. Los conductores de estas unidades se oponen al traslado porque dicen que se quedarían sin una meta y sin clientes.

Vendedores en contra

Otros inconformes son los comerciantes que venden al interior y en las cercanías de la actual terminal de transporte, pues consideran que lo hacen mercado les dejarían sin su fuente de empleo.

"Yo tengo 10 años de vender aquí. Así por así no nos pueden sacar, porque de qué vamos a vivir", indicó María Córdova.

La terminal de buses tiene unos 50 años de funcionar en el mismo lugar, aseguró la comerciante Mirian Cruz. "Si ponen un mercado en este lugar, yo le pediría que me den un puesto porque no tendría dónde ir", acotó.

Otra comerciante que prefirió no dar su nombre opinó "la venta se mueve porque aquí compran los pasajeros que van hacia el oriente y norte del país. De nada sirve poner un mercado, si nadie les va a llegar a comprar, pues toda la gente pasará de largo, pues no tendrán razón para venir hasta aquí sólo para comprar".

Aunque la Alcaldía de San Salvador reveló que percibe 7 mil dólares al mes por arrendar el predio a la Terminal de Buses Nororiente, los vendedores, taxistas y empresarios de unidades de transporte sostuvieron que las ganancias de ésta son mayores.

Cayetano Guardado, un taxista de la Asociación Cooperativa Terminal de Oriente, aseguró que ellos pagan por tener el punto de taxis, alrededor de 5 mil dólares mensuales. Mientras los vendedores dijeron que pagan entre 75 y 150 dólares mensuales por tener sus puestos. Además, el arrendatario obtiene aproximadamente $200 al día por el cobro de los servicios sanitarios.

Los motoristas incluso afirmaron que la administración percibe una cantidad de dinero superior a la que dicen porque a cada unidad le cobran entre $1.10 y $1.50 por permanecer estacionado en la terminal.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.