Celebran festival en honor de las pupusas

» Los compatriotas comieron el platillo, aunque esta vez no hubo megapupusa

Ana Cobian sirve pupusas en el puesto Olocuilta, que fue uno de los 11 instalados este fin de semana en el McArthur Park de Los Ángeles, California.FOTO EDH / Paula Díaz

A pesar de que este año no se pudo cocinar la pupusa gigante que se registró en 2007 en el libro de Guiness Records, debido a un conflicto interno entre los promotores del evento, el festival gastronómico The Pupusa Power 2008 tuvo la aceptación de los asistentes que se divirtieron con la música y las presentaciones artísticas. Una foto con la réplica de esta legendaria pupusa adornaba el escenario principal del evento.

El platillo típico despertó el apetito de los asistentes. En el puesto Brigadas de Esperanza de Olocuilta, se vendieron más de 600 pupusas a $2 cada una. Las pupusas revueltas, de queso, y de queso con loroco deleitaron el paladar de los visitantes al festival.

"Es primera vez que vengo. Pienso que hay que apoyar lo nuestro, por eso vine desde el condado de Ventura con mi familia", dijo Carlos Guerra, originario de Ilobasco, mientras esperaba que le entregaran las pupusas en uno de los 11 puestos de venta del platillo salvadoreño.

Oscar Meléndez, originario de San Salvador, buscaba un poco de sombra para evitar el intenso sol y las altas temperaturas que estaba por los 35 grados centígrados en el centro de Los Ángeles.

"Me parece que el festival está más ameno y más organizado que el año pasado", comentó Meléndez. "Ya me comí mi pupusa y ahora estoy mirando el entretenimiento musical".

récord para el recuerdo

El evento la Pupusa Power 2 se realizó el año pasado en el estacionamiento del Supermercado Liborio con la asistencia de cientos de personas que se hicieron presentes para ser testigos de la preparación de este platillo típico que sellaría un récord mundial: la pupusa más grande del mundo.

La megapupusa, que ahora es parte de los Guinness Records, fue hecha con harina de maíz y rellenada con queso, frijoles y chicharrón. Midió 110 pies y dos pulgadas de diámetro y pesó 450 libras.

Juan Durán, presidente de la Cámara de Comercio El Salvador California (CCEC), evitó comentar las divisiones internas que causaron que este año no se cocinara la pupusa gigante. Sin embargo, Duran dijo que estaban trabajando independientemente y que en 2009 cocinarían una pupusa que batiría el récord impuesto en 2007.

"No sólo vamos a hacer una pupusa de 10 pulgadas [de ancho] por 4 de diámetro, sino que vamos a voltearla", dijo Durán.

"Hasta que le demos la vuelta los salvadoreños vamos a estar a gusto, vamos a buscar la manera de hacerlo. No es fácil voltear una pupusa de mas de 400 libras", añadió el comerciante.

Durán agregó que The Pupusa Power es un festival gastronómico, un concepto.

"No se trata solo de una pupusa gigante, se trata del fortalecimiento económico de l a comunidad salvadoreña", añadió el connacional.

Según el líder empresarial, este año buscan darle forma al proyecto que iniciaron hace tres años y no les ha dado resultado de lograr agrupar restaurantes de pupusas para medir el volumen de pupusas que se cocinan al año en Los Angeles y la cantidad de dinero que genera este negocio.

Según sus estimados, en el Sur de California hay 7,000 pupuserías.

Al mismo tiempo, dijo que esperan elevar el nivel gastronómico de la pupusa para que sea reconocido como un platillo gourmet.

Mientras tanto, el salvadoreño René Sosa se preparaba para el evento central de este año, La Comelona de Pupusas.

Sosa batió el año pasado el record del comelón de pupusas después de ingerir 17 y media en 30 minutos. Este año tiene el reto de comerse 20 al enfrentarse con 12 competidores más que fueron seleccionados en diferentes restaurantes de la ciudad.

"Lo más difícil es la digestión, en la 14 ya uno empieza a ver rayitos, pero con un tamarindo o una Kolashampan lo puedo hacer", comentó.