Inmigrantes en huelga de hambre protestan por deportaciones

Un grupo de inmigrantes latinos –entre ellos un salvadoreño- inició una huelga de hambre para protestar contra la administración del presidente Obama y su política de deportaciones.

FOTO EDH/C. Tamacas

"Ni una deportación más" es el lema de una campaña con la que activistas por los derechos de los inmigrantes en diversos puntos de Estados Unidos protestan contra la política de deportaciones del gobierno de Barack Obama.

En Westchester, Nueva York, un grupo de inmigrantes ha iniciado una huelga de hambre con el objetivo de presionar para que cesen las redadas y la separación de familias como parte del combate a la inmigración ilegal. Entre ellos figura un obrero lesionado en un accidente de trabajo, jornaleros, una madre soltera y activistas comunitarios.

Omar Henríquez, salvadoreño y parte de la Red Nacional de Jornaleros (National Day Laborer Organizing Network, NDLON), inició el ayuno como una demostración del rechazo al récord de inmigrantes que han sido detenidos y enviados a sus países, muchos de los cuales tienen familias y propiedades en Estados Unidos.

"Esto es parte de una campaña nacional para detener las deportaciones. Diariamente 1,100 personas están siendo deportadas, de las cuales muchas son centroamericanas. Por favor, tómense el tiempo de ir al sitio web y ver de lo que se trata. Aquí hay algunos valientes inmigrantes que ayunarán y otros libremente pueden unirse", dijo el compatriota.

De acuerdo con el Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus silgas en inglés), en los primeros cuatros meses del año fiscal 2013, más de 4,300 salvadoreños habían sido deportados; de ellos unos 1,800 poseen record criminal.

En julio del año pasado, la Escuela de Leyes de la Universidad de Nueva York (NYU) y las organizaciones Immigrant Defense Project y Freedom Families dieron a conocer el estudio "Comunidades Inseguras. Familias devastadas", en alusión irónica al programa Comunidades Seguras que es utilizado en algunos estados como la herramienta legal para detener y expulsar inmigrantes.

El informe, que cita además los hallazgos del estudio realizado por Applied Research Center, indica que entre octubre de 2005 y diciembre de 2010, fueron detenidos en Nueva York al menos 7, 186 inmigrantes; uno de cada cinco de ellos son padres de niños nacidos en Estados Unidos. Eso significa que más de 10 mil niños estadounidenses han sido separados por sus padres ya que fueron detenidos por el ICE y enviados de regreso a sus países de origen.

"Aun cuando el ayuno es parte del trabajo que la Red Nacional de Jornaleros se trazó como tarea parar las deportaciones, mi participación además de trabajar en organizarlo, ayuno a nivel personal en solidaridad con todos los inmigrantes y sus familias que enfrentan o han sido deportados; pero en especial con las familias salvadoreñas, porque de esa manera siento que directamente le ayudo a mi pueblo, que es uno de los más azotados por las deportaciones. Cada deportación es una familia que no recibirá remesas o es separada aquí. Por eso lo hago, para mi es una manera de ayudar a mis paisanos y hacer patria", añadió Henríquez.

La huelga de hambre, que se efectúa en el centro "Comunidad Unida de Westchester, en New Rochelle, durará una semana. Al unísono se realizarán actividades legales, artísticas y comunitarias, tales como asesoría migratoria, encuentros familiares, una exposición de pintura y una caminata que culminará con una vigilia a la alcaldía de Westchester.

Otra acción similar se llevó a cabo en mayo en el Mountain View Worker Center. Allí, la ex presidenta de NDLON, María Marroquín, junto con otros trabajadores y activistas, hicieron una huelga de hambre durante 11 días, uno por cada millón de personas que viven indocumentadas en Estados Unidos.

En Long Island, suburbio de Nueva York congrega decenas de miles de centroamericanos, entre ellos al menos 100,000 salvadoreños, habrá otro ayuno del 6 al 13 de julio.

En el sitio web de la iniciativa www.notonemoredeportation.com cualquier persona puede sumarse y solidarizarse con casos particulares y presionar a los legisladores estadounidenses, quienes en este momento han iniciado el debate de una posible reforma migratoria.

Hasta este momento, de los 34 casos de inmigrantes que enfrentan orden de deportación que la NDLON está apoyando, hay 18 casos abiertos, se han logrado 11 victorias y cinco fueron dados por perdidos.

"Yo voy a ayunar a favor de los 300 jornaleros miembros de Obreros Unidos de Yonkers y sus familias, muchos de los cuales han tenido experiencias personales de separación familiar y quienes no podrán participar directamente porque tienen que salir a trabajar para poder alimentar a sus familias", explicó a medios locales Janet Hernández, otra de las participantes de la huelga y organizadora del programa Obreros Unidos de Yonkers, de la organización Caridades Católicas.