resumen noticias
Además en

En Nueva Jersey

Salvadoreños damnificados por Sandy reciben ayuda

Otros compatriotas se organizaron y recolectaron la ayuda. Hubo decenas de beneficiados

Héctor Sermeño Lunes, 12 de Noviembre de 2012

Dado que las secuelas de la súper tormenta Sandy todavía se pueden ver en algunas comunidades del sur de Nueva Jersey, donde el fenómeno natural tocó tierra y lo hizo con su mayor fuerza, miembros de la Asociación Cultural Salvadoreña Cuzcatlán, del norte del estado Jardín decidieron recolectar donaciones, llevarlos a esos damnificados y paliar sus mas urgentes necesidades.

Víctor Domínguez, uno de los dirigentes de la Asociación Cuzcatlán dice que todo comienza cuando se enteran en su iglesia, Divino Salvador, de West New York, que en otra iglesia católica, pero en Atlanctic City, estaban recolectando donaciones y para los feligreses damnificados de esa área. Entonces le pidieron al párroco de su iglesia, Reverendo Carlo Fortunio, que les permitiera organizar una recolección de donaciones para llevarlos a Atlantic City.

Fue así como le comenzaron a pedir colaboración a la feligresía que donaran agua embotellada, comida enlatada, ropa de cama y ropa invierno, especialmente ropa para niños, que son los mas vulnerables con las bajas temperaturas y en general, productos de higiene personal para toda la familia.

"Tuvimos la suerte que varios supermercados escucharon nuestra petición y se ofrecieron a colaborar. Por ejemplo el restaurante salvadoreño Centro-Latino o la tienda mexicana Mi Linda Puebla Grocery, al igual que los supermercados Xtra-Supermarket y Associated Supermarket", detalló Domínguez.

Con todo lo donado llenaron una camioneta y desafiando la escasez de gasolina que hay en toda la región y armados de buena voluntad, partieron hacia Atlantic City temprano por la mañana de este domingo 11 de noviembre. "Sabíamos que la distribución de las donaciones allá se hacen después del medio día, de 1 a 6 de la tarde, por lo que teníamos buen tiempo", comentó Mayra Domínguez, presidenta de la Asociación Cuzcatlán, enfrentando el reto de manejar mas de dos horas.

Previamente se había contactado con las organizaciones comunitarias de la zona si se sabia de salvadoreños afectados por el huracán en la zona de Atlantic City y Mayra Domínguez se puso en contacto Manuel Perdomo, oriundo de Cojutepeque, quien fue uno de los que convocaron a sus compatriotas en la iglesia católica Nuestra Señora Estrella de Mar.

Ya en la iglesia de Atlantic City se encontraron con que había una cola de más de un centenar de personas esperando para entrar y recibir sus donaciones, aunque el acceso era restringido, solo podían entrar grupos de 10 personas al mismo tiempo, para evitar los desórdenes. En esta zona del estado Jardín estuvieron mas de 10 días sin el servicio eléctrico, soportando las bajas temperaturas de la tormenta de nieve que cayó hace unos días en esta zona.

Acá los damnificados comentaban que el problema no es solo que las compañías restauren el servicio eléctrico, sino los inquilinos tienen que esperar a que los caseros reparen las instalaciones internas, que se dañaron al estar expuestos por muchos días al agua salada. "Prácticamente hay que cambiar todo lo que estuvo en contacto con el agua, especialmente las cosas metálicas, los electrodomésticos", comentó Manuel Perdomo, quien dijo sentirse muy afortunado porque él no perdió gran cosa.

Completamente distinto es el caso de la familia de Antonio Sánchez, quien es originario del Caserío El Consuelo, en el cantón Tecomatal, municipio de San Miguel, quien asegura que en su familia no hubo victimas que lamentar, aunque si tuvieron grandes perdidas económicas. "Las dos casas, la de mi tío y la de mi tía, están bien dañadas por la inundación, el agua arruino todo: muebles, camas, ropa, trastos, electrodomésticos. Incluso 3 carros que estaban estacionados afuera quedaron inservibles" se lamentó el compatriota.

"Yo tengo 2 hijos menores de edad y por suerte los evacuamos a tiempo, se fueron a pasar la tormenta con la mamá de mi esposa que vive en otro pueblo mas alejado de la costa", añade Antonio, quien tiene mas de 7 años de vivir en esta ciudad mas conocida por los juegos de azar, pero con la emergencia generada por este desastre, ellos estuvieron mas de una semana sin trabajar, sin percibir ningún ingreso.

La gente aquí comenta que si bien ha habido mucha ayuda para los damnificados, la Agencia Federal para el Manejo de las Emergencias (FEMA, por sus siglas en ingles) le ayuda a los dueños de las propiedades, pero no a los inquilinos, quienes por lo general tienen que costearse con sus propios fondos las pérdidas que les ocasionó el huracán, para garantizar la sobrevivencia.

Es importante destacar que los miembros de la Asociación Cuzcatlán se han comprometido con los damnificados salvadoreños de Atlantic City, que van a volver con mas donaciones el próximo mes.