Fepade capacita y da materiales a docentes

El proceso inició ayer y espera cubrir más de 700 educadores que atienden el nivel de preescolar y primer ciclo de educación básica

Ana Belloso de Hernández explica las ventajas de crear personajes con materiales reciclados.

Alrededor de 700 profesores de El Salvador, que atienden kínder, Parvularia y primer ciclo en el sistema educativo público, serán capacitados por la Fundación Empresarial para el Desarrollo Educativo (Fepade) sobre el uso de la colección de textos "Aprendiendo Jugando", la cual será entregada a cada una de las escuelas de procedencia.

Ambos beneficios son parte de la XIV Campaña Nacional del Libro que impulsa la Fepade, indicó Silvia Rodríguez de Aguilar, coordinadora de la mencionada iniciativa.

Rodríguez precisó que el entrenamiento de los profesores, que se hace en conjunto con el Ministerio de Educación, se dará en forma escalonada en las 14 oficinas departamentales de la cartera de Educación. Por ello, inició ayer con un grupo del departamento de La Libertad y finalizará el 16 de noviembre con otro grupo de San Miguel.

En La Libertad habrá dos capacitaciones, porque de acuerdo con lo expresado por la representante de Fepade cubrirán a docentes de varias instituciones de la zona, que están bajo el programa de apadrinamiento "Adopte una Escuela", también impulsado por esa Fundación.

A cada docente le entregarán dos juegos de "Aprendiendo Jugando", dedicada a niños de 0 a 5 años, pero que puede ser aplicable desde Parvularia a Primer Ciclo.

La representante de Fepade detalló que los productos educativos que les darán a los educadores son parte de un lote de 39,500 libros nuevos, donados por El Diario de Hoy durante el lanzamiento de la Campaña Nacional del Libro, que comenzó a mediados de julio pasado.

La entrega técnica de los materiales estará a cargo de Ana Luz Belloso de Hernández, especialista en lectura y promoción de la misma, a través del método de su creación llamada "Cuentos Sensoriales".

En años anteriores la Fundación entregaba a inicios de año los libros recolectados en su campaña permanente, pero la coordinadora de la misma informó que esta vez decidieron hacerlo a fines de año por la cantidad de material que tienen y en particular por el tipo, que va dedicado a los niños de preescolar y justo es al que menos les donan dentro de la campaña que está abierta todo el año.

Rodríguez de Aguilar explicó que la colección "'Aprendiendo Jugando' es un material tan valioso que necesita que los maestros sepan lo que les estamos entregando y puedan hacer el máximo uso de él".

Se trata de una colección de libros ilustrados que contienen historias infantiles, a través de las cuales los profesores pueden introducirlos con alegría al mundo de las letras y los números , con miras a cultivar en ellos el gusto por estos conocimientos y la lectura.

Con estos textos, que coinciden con lo establecido en los planes de estudio oficiales, pueden trabajarse de forma simultánea los valores, los hábitos higiénicos, entre otros aspectos fundamentales para el futuro académico.

De utilidad para los padres

Los textos para niños sobre los que Fepade formará a los docentes vienen con las respectiva guía del docente. También dan espacio para que los directores y maestros trabajen con los padres de familia en algunos de los contenidos que dan a los niños en las clases, a fin de que en casa tengan una enseñanza que esté en sintonía con lo que aprenden en la escuela.

La especialista en lectura Ana Luz Belloso de Hernández afirmó que como docente este material le parece excelente.

"Yo tuve la oportunidad de comprar el fascículo uno (cuando El Diario de Hoy lo vendió) y me pareció muy bueno. Ya no pude seguir coleccionándolo, pero hoy que tengo la oportunidad de verlo completo me parece fabuloso, especialmente lo que es la guía para padres", apuntó la especialista.

Belloso de Hernández es maestra graduada de la Universidad Evangélica, trabajó para la Secretaria de Educación de Alabama, Estados Unidos. También fue docente voluntaria en cuatro escuelas primarias y una high school, y actualmente labora en un centro escolar católico de Santa Tecla.

La educadora sostiene que en las escuelas se carece de materiales que permitan abordar con los niños y con los padres de familia temas actuales, relacionados con la realidad que se vive en las escuelas del país y del mundo, entre ellos la autoestima, habilidades, socialización, comunicación y diálogo. "Para mí viene a cubrir esa necesidad en su totalidad", citó.

A criterio de esta maestra, esos son temas que están dentro del programa oficial de educación cuesta llevarlos a un nivel de padres de familia, pero estos fascículos están diseñados para tocar los problemas que se dan en el aula y en el hogar. Y además de enlazarlos dan soluciones para los mismos.

Con ello se refiere a que los fascículos vienen acompañados de cuentos sencillos con mensajes claros que no solo los puede utilizar el maestro en el aula, sino también el padre de familia en el hogar.

"Hay libros que tienen mensajes muy lindos que solo el maestro los entiende, pero en este caso el libro está bien claro, especialmente para niveles de Parvularia, que es donde el material es más difícil de encontrar y es más caro", subrayó la docente especializada en lectura.

Método integral

La propuesta metodológica de esta dinámica profesional consiste en que el docente haga por cada cuento un animador de material reciclado.

El animador es un personaje de la historia que es recreado en físico. Usualmente los libros de cuentos que venden en las librerías traen animadores en forma de títeres que los vuelven caros. Como esos animadores son difíciles de sustituir los directores no los quieren prestar a los docentes y si acaso lo hacen estos últimos no permiten que los niños los toquen por el temor a que los estropeen.

La novedad de la propuesta de Belloso de Hernández es que el títere sea hecho por el propio educador, con materiales que estén a su alcance, pero lo más parecido al personaje de la historia.

Ello con la finalidad de que cuando el profesor termine de contar el cuento (poniendo voz y movimiento al animador) los niños puedan tener la oportunidad de tocarlo y manipularlos sin que haya temor de parte del maestro, pues es más fácil de reemplazarlo.

La idea es lograr atrapar la atención de los niños, porque entre más pequeños son menos tiempo atienden a lo que se les está diciendo o mostrando.

"Esta técnica lo que hace es que juega con el pensamiento mágico, que es parte esencial de todo niño", agregó.

La especialista ha hecho a los animadores de los cuentos que salen en varios fascículos.

Para la historia de Kimi utiliza un par de dados grandes. Para hacerlos redujo algunas de las láminas del libro, a modo de que cada una se convirtiera en carátula de cada dado. Así cuando el profesor termina de leer el cuento el niño tira el dado y tiene que hablar un poco sobre lo que se acuerda que sucedió en la escena que muestra la carátula en que cayó.

Con cartón, papel y colores también ha elaborado a un pequeño león.

Este adquiere movimientos a través de unas bandas elásticas que la profesora Belloso le ha puesto, y las cuales acciona con sus manos y pies al tiempo que lee el cuento a los niños, haciendo uso de diferentes voces.

Ella ha logrado precisamente que los niños con los que trabaja participen más en la clase, y de esa forma socialicen y desarrollen la forma de expresión.