Joven busca mejorar acceso a discapacitados

El proyecto pretende que los pequeños hoteles del país modifiquen su infraestructura y faciliten el desplazamiento

Gerardo Schonenberg, autor de la investigación, y Cecilia Vega, presidenta de la asociación de Hoteles Pequeños de El Salvador.

Hace tres años el joven Gerardo Schonenberg, como parte de su trabajo de horas sociales para la Universidad "Dr. José Matías Delgado", inició un proyecto junto con la asociación de Hoteles Pequeños de El Salvador (Hopes), cuyo objetivo era evaluar si las instalaciones de estos establecimientos están adecuados para recibir a huéspedes con discapacidad.

Como resultado de la investigación, el joven propone a los hoteles que realicen un manual de calidad y accesibilidad para que estén preparados cuando un turista con discapacidad les visite, para que pueda desplazarse fácilmente en las instalaciones.

Según los datos aportados por el estudio, en el mundo hay 6 mil millones de discapacitados, lo que significa un 15 % de la población. "Entonces hay un segmento que podríamos perder si nosotros como hoteleros no estamos preparados para atenderlos. Porque hay discapacitados que hacen turismo para recreación", explicó Cecilia Vega, presidenta de Hopes.

Los cambios, según Vega, deben ir desde habilitar parqueos especiales, habitaciones con puertas más anchas y en el primer piso, entre otras características.

Schonenberg explica que otra debilidad que tienen los hoteles y restaurantes en la actualidad es que muchas personas, como él, no encuentran qué comer porque todo lleva proteína. "Por eso yo quiero ayudar a los hoteles y restaurantes de El Salvador para que tengan un menú alternativo para cualquier persona que no puede comer un alimento ya sea de proteína, carbohidratos o grasa", detalló Schonenberg.

De acuerdo con la presidenta de Hopes, ella invitó a los agremiados a apoyar el estudio y se apuntaron 11. "(La investigación) se basa en la aplicación de las normas del Organismo Salvadoreño de Normalización (OSN), así como leyes sobre infraestructura en los pequeños hoteles para personas discapacitadas y creación de incentivos para estas empresas".

Lo anterior es porque "para nosotros como pequeños y medianos empresarios siempre implica una inversión modificar nuestras instalaciones para discapacitados", explicó Vega.

Schonenberg visitó los 11 hoteles, ubicados unos en San Salvador, de playa y de montaña. Así por medio de una encuesta evaluó las instalaciones y la preparación del personal de cada establecimiento. De esta manera los clasificó en tres categorías: de 76 a 110 puntos para un hotel accesible, de 45 a 75 semiaccesible y de 0 a 44 hoteles no accesibles.

"Gerardo nos entregó el estudio. Tanto él y nosotros, como asociación, buscamos que el gobierno de alguna manera apoye a la mediana empresa para que cumplamos también con esas normas internacionales para discapacitados que ya existen", puntualiza Vega.