Neurocirugía oncológica en El Salvador

En el área centroamericana sólo existe un programa de neurocirugía oncológica y se encuentra en el Hospital de Diagnóstico

Los primeros países del mundo que desarrollaron ese protocolo fueron Alemania, Estados Unidos e Israel, hace más de una década.

El Instituto de Neurociencias del Hospital de Diagnóstico mostró un importante avance en el tratamiento de tumores cerebrales, y asegura ser pionero en el área centroamericana en utilizar la resonancia magnética transoperatoria. Este es un sofisticado estudio de imágenes que se realiza durante la cirugía y permite garantizar la total eliminación de un tumor en el cerebro.

De acuerdo con el neurocirujano Eduardo Lovo, el objetivo número uno en un tumor cerebral es removerlo en un 100 por ciento. Sin embargo, existe un inconveniente y es que cuando se ingresa a simple ojo es imposible distinguir qué es tumor y qué es cerebro. Y no hay que olvidar que en el cerebro se guardan los recuerdos, las emociones, los movimientos y la visión, entre otros. De ahí que si se toca por error una de estas áreas puede haber secuelas.

"Se tienen que reunir las dos cosas: cómo quitar un tumor que no puedo ver con mis ojos al 100 por ciento, pero sin dañar al paciente", explica Lovo.

Para realizar este procedimiento se necesitaba tecnología de vanguardia. Así se incorporó la primera herramienta, que era un ultrasonido intraoperatorio.

Con este se puede ver debajo del tejido normal del cerebro y ubicar el sitio donde se ubica el tumor. Además, era posible eliminar los tumores en un 80 por ciento.

El siguiente paso fue la incorporación del neuronavegador, que es una especie de GPS cerebral. Sin abrir la cabeza el navegador se guía en base a un puntero, que de manera tridimensional le indica al cirujano adónde está el tumor. Pero un aspecto de importancia es que le dice adónde están las áreas que controlan el movimiento del paciente, y que debe cuidar. El navegador agregó un 10 por ciento más de éxito al procedimiento, logrando extraer el 90 por ciento del tumor.

Todos los pacientes se operan mientras están conscientes, mediante lo que se llama craneotomía vigil. "Esa es la segunda experiencia más grande reportada en América Latina. Son 77 operados bajo esa circunstancia en cinco años. Con esta técnica se agrega un 5 por ciento más de éxito a la remoción total de un tumor, llegando a un 95 por ciento, y sin ocasionar daño al paciente", añade el especialista.

En ese procedimiento se tiran pequeños estímulos eléctricos en las áreas que controlan la mitad del movimiento del cuerpo. Eso se sabe porque al tocar esos puntos se mueven los brazos o las piernas. De esa manera se conoce qué áreas no se deben tocar, y lo que se debe quitar.

Para alcanzar el 100 por ciento de éxito se resolvió al incorporar la resonancia magnética transoperatoria, que es el último escalafón tecnológico en el mundo para detectar si hay tumor.

Con la información que ésta brinda se alimenta al navegador para guiar la cirugía en búsqueda de residuos tumorales.

Éxito comprobado

"En El Salvador se había venido trabajando con ultrasonido, neuronavegador y se operaba al paciente despierto. Pero a principios de 2009 empezamos con estudios de resonancia magnética transoperatoria. Hoy se puede informar que ese procedimiento es un éxito", indica Lovo.

Asimismo, explica que ahora esto es una evidencia científica aceptada internacionalmente, que ha sido validada y demuestra que efectivamente es el "estándar de oro" si se quiere quitar 100 por ciento del tumor sin daños.

"Somos lo únicos en Centroamérica con esta tecnología y estamos capacitando constantemente", añade.

Por otra parte, cuando hay tumores que no se pueden eliminar al 100 por ciento por existir el riesgo de daños se emplea laradiocirugía, un concepto que según Lovo dará mucho de qué hablar, porque El Salvador ahora es un centro de entrenamiento mundial en esa materia.

"Se trata de realizar todo lo que hacemos en quirófano, pero sin llevar al paciente al quirófano, de manera ambulatoria. Ese es el último eslabón en la cadena de un centro de vanguardia de neurocirugía del mundo. Ahí estamos", asegura Lovo.

"Somos un país altamente especializado en tumores cerebrales. Tanto así que en julio viene gente de EE.UU., Madrid y Chile al II Simposium Internacional de Radiocirugía. El Salvador ha tenido un salto enorme en tecnología y en capacitación", finaliza.