resumen noticias
Además en

Solo el 20 % en el país tiene acceso a Internet

[Conocida también como tecnología de información y comunicaciones ] Desde 1995, cuando el país se conectó con la herramienta, hasta la fecha ha crecido lentamente comparado a otros países. Costa Rica, por ejemplo, tiene el doble de participación, es decir que el 40 % de su población está conectada

Solo el 20% en el país tiene acceso a internet

La herramienta tecnológica ha revolucionado la comunicación al grado de ser un derecho humano declarado por la Asamblea General de las Naciones. Conozca como se cumple ese derecho en el país.

Ver en Media Center >
Texto: Amanda Rodas Jueves, 16 de Mayo de 2013

Ya no es lo mismo ni lo será al pasar los años una computadora o un celular sin Internet, pues la herramienta se ha convertido como una especie de "combustible que los hace funcionar".

Y se espera que Internet, dentro de poco, cubra todos los espacios posibles para conectar a los usuarios en el mundo, sin importar el dispositivo o instrumento a utilizar, ya lo hizo recientemente con los televisores, ahora son "inteligentes".

No obstante, los países no consiguen suplir a totalidad el acceso, algunos están en el 90 %, pero para otros el porcentaje es menor, como en El Salvador. Desde diciembre de 1995, cuando el país inició con acceso a Internet, hasta la fecha solo un 20 % de los salvadoreños han logrado conectarse con la herramienta tecnológica. (Ver gráfica).

De acuerdo con Rafael Ibarra, presidente de SVNet, el porcentaje equivale a más o menos un millón 200 mil personas, que a su juicio es muy poco al compararse a un país vecino como Costa Rica que está por arriba del 40 %, es decir que más dos millones de costarricenses tienen acceso a Internet.

"Cumplimos 18 años de estar conectados en Internet, y el crecimiento ha sido lento, el porcentaje dice que uno de cada cinco salvadoreños usa la herramienta tecnológica", explicó.

Agregó que si bien se ha visto mayor comercialización de paquetes para tener Internet en casa, dispositivos u otros el poder adquisitivo de los salvadoreños sigue siendo bajo y por ello muchos no lo adquieren.

"Y los que si están conectados son los que cuentan con dos o tres aparatos, ya sea smartphones, tablets y computadora para tener conexión", apuntó.

Otra de las razones que mencionó es que muchas de las personas han considerado la herramienta tecnológica como un gasto y pérdida de tiempo, "cuando es todo lo contrario, pues el buen uso ha llevado a países a ser desarrollados en su educación y economía, tenemos el ejemplo de China, y por su puesto Estados Unidos".

La difusión en el mundo de la Tecnología de Información y Comunicaciones (TIC), como también es nombrado Internet y el cual comprende todos los desarrollos en línea, está siendo veloz. Pero en El Salvador, a pesar de que se aceptan los cambios, el consumo sigue siendo bajo.

Para aumentar la cobertura de la herramienta en el país Ibarra sugirió crear una política estatal que oriente la importancia de estar conectados. "En otros mercados el costo del Internet es bajo porque hay mucha demanda, al incentivar a los salvadoreños de los grandes beneficios que tiene la herramienta sin duda el precio bajaría, por el momento la conectividad es alta a comparación de otros países", determinó.

Contar con una política estatal motivará el acceso público, no necesariamente gratuito, pero si con un costo más bajo y se educará sobre el Internet.

Poca producción de TIC

A lo anterior se suma la mínima producción de Tecnología de Información y Comunicaciones (TIC) en el país, como el software, aplicaciones y otros.

"No es que no hayan desarrolladores, si los hay, pero son pocos. Es muy deprimida la producción para Internet confrontado siempre con Costa Rica y Guatemala, que tienen una oferta más organizada", indicó Ibarra.

Internet no se puede ver solo como consumo, es también una industria que genera ingresos a los países, Japón ha conseguido explotarla, y sacarle provecho. "El Salvador podría conseguir una posición igual, pues cuenta con emprendedores con un cerebro creativo y capacidad de desarrollar programas y otros", apuntó.

Para despegar esta industria, Ibarra cree que se debe trabajar en estímulos, el más importante es crear carreras técnicas para especializar a los jóvenes que quieran crear plataformas como software, páginas web, aplicaciones y otros, que no solo se puedan comercializar en el interior sino también al exterior.

"Debemos desarrollar gente que saque provecho al Internet, para que genere ingresos al país... para conseguirlo debe haber un esfuerzo integrado, mas estructural para que se lleve al país a un desarrollo económico y social.

Su uso es más de entretenimiento

Con el surgimiento de las redes sociales, Internet se ha hecho como un "parque de diversión" para muchos usuarios, dejando a un lado la rentabilidad que se podría sacar de la herramienta.

Uno de cada diez usuarios que ingresan cada día revisan su Facebook y Twitter, y muy pocos ocupan el tiempo para educarse e informarse.

Lo mismo pasa con las empresas, que consideran que el uso de la herramienta es una pérdida de tiempo y un gasto, por ello no invierten en una plataforma de sitio web o un blog gratuito.

"No es que esté en contra de conectarse con nuestros seres queridos o amigos, claro que se puede, pero si se ocupa un 80 % en entretenimiento y 20 % en relaciones comerciales, realmente no se está aprovechando del todo", subrayó Ibarra.

Lo preocupante es ver como otros países se venden agresivamente en Internet y El Salvador no explota la herramienta. Por ejemplo, un emprendedor que venda zapatos y crea su página web para que otros mercados lo vean puede llegar a concretar un negocio sin viajar. Con solo realizar pláticas en línea puede exportar su producto.

"Las empresas que han entendido lo valioso que es Internet como un puente de negocio y no solo como entretenimiento han obtenido crecimientos significativos cada año", aseguró.

Por ello, aconsejó a las empresas para que enfoquen parte de sus esfuerzos e inversiones en desarrollar su presencia en Internet como una sucursal virtual las 24 horas y los siete días de la semana, "les garantizó buenos resultados", concluyó Ibarra.