La salud de los animales es prioridad en Furesa

Los ejemplares reciben un chequeo completo anual

"Rico" es el jaguar de cinco años. Recibió esta semana su chequeo general y se le revisó su endodoncia. Fotos EDH / lissette monterrosa

Velar por la salud y bienestar de los animales es una prioridad en el refugio Furesa, el cual cuenta con más de 57 especies que han sido rescatadas por maltratos o han sido donadas a la institución, según explicó César Guerrero, gerente de Furesa.

"Más que un zoológico nuestra función es la de un refugio en donde nos esforzamos por darle a los animales una vida digna. Sin embargo es un gusto poder compartir su majestuosidad con la población que está en pro del cuido de los animales", dijo.

Las especies van desde felinos y aves hasta hipopótamos y tapires.

Según Guerrero, el refugio cuenta con un equipo humano de alrededor de 57 empleados conformado por el veterinario, coordinador de veterinario y cuidadores de animales que se encargan de la limpieza de los recintos y entregar los alimentos, asimismo reportan el comportamiento de cada especie.

Atención animal

"Cada ejemplar recibe un chequeo anual que incluye desde un examen clínico hasta desparasitarles la piel y la toma del peso que nos indica su curva de crecimiento y sirve de parámetro para elaborarle su dieta", explicó Gustavo González, veterinario guatemalteco.

Asimismo se le realizan exámenes dentales, "sobre todo en los carnívoros porque acumulan mucho sarro", dijo el experto.

Recientemente a "Rico", el jaguar, se le realizó una muestra de sangre para saber cómo está trabajando su hígado y riñón, lo que es indispensable en esta especie por ser carnívoros. "Los riñones tienen un gran trabajo, pues tienen que excretar los residuos de proteínas para no afectarlos", dijo. González señaló que durante el chequeo, a los animales se le hidratan las córneas y se les suministra suero para mantenerlos hidratados; además de chequear constantemente los signos vitales.

"Rico" se alimenta diariamente con siete libras de carne 'premium', según el veterinario, y ayuna dos días a la semana igual que el resto de ejemplares. "Esto contribuye a mantener un proceso saludable y a fortalecer el comportamiento natural del animal, pues en libertad no comen todos los días", describió.