Los trastornos de la conducta alimentaria problema físico y mental

El padecimiento no es un problema femenino, hombres e incluso niños la padecen, según una de las fundadoras de Asociación Estima

La falta de información, de profesionales de la salud y de clínicas especializadas agravan el creciente problema de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), según Julia Raquel de Orellana, miembro de la Asociación Estima.

Por ello, la Asociación se ha esforzado por facilitar y proporcionar información a los profesionales de la salud. "Estima trabaja con un equipo multidisciplinario de médicos, conformado por un sicólogo, siquiatra (si necesitan fármacos), médicos internistas, endocrinólogos y apoyo nutricional con el objetivo de tratar el problema desde todos sus ángulos", señaló de Orellana.

La asociación, fundada en 2006, se encarga de facilitarle a los familiares de personas afectadas o a los mismos pacientes una lista de especialistas a los que la institución mantiene informados con las últimas técnicas y tratamientos para abordar los TCA.

"Lastimosamente en el país no existen instituciones de salud ni equipo médico que trabajen específicamente contra esta afección, por ello como institución nos damos a la tarea de orientar a las personas afectadas, así como sensibilizar y capacitar a profesionales de la salud para el tratamiento y mantener una alerta de detección y prevención temprana", señaló de Orellana.

Asimismo aseguró que para garantizar la calidad de sus publicaciones Asociación Estima mantiene alianzas a nivel nacional e internacional con personas y organizaciones expertas en el tema de los TCA. Esto permite ampliar y estar al día en conocimientos sobre nuevas formas de tratamiento y prevención.

Los trastornos de la conducta alimentaria, tales como la anorexia, la bulimia, el síndrome del atracón y otros son enfermedades emocionales que se manifiestan a través de disturbios severos en el comportamiento hacia la comida, el peso y la imagen corporal.

Cada semana la Asociación recibe al menos dos nuevos casos de trastornos de la conducta alimentario, lo que señala el acelerado incremento de estos casos.

"El país no cuenta con estadísticas, pero los casos que recibimos son un parámetro del alza de estos trastornos, por lo que estamos abordando el problema con charlas en instituciones educativas dirigidas tanto a estudiantes como a padres de familia para que logren identificar si alguno de sus hijos sufre de ello", recalcó.

Es importante que la gente sepa que este es un problema con un trasfondo emocional y con una repercusión física, agregó de Orellana, y señaló que es necesario tener claro que no se cura con un fármaco milagroso, sino con un trabajo integral de médicos y familia.

Asimismo aseguró que ante un caso de TCA no se debe confrontar ni culpar al paciente o tratar de resolver el problema sin ayuda profesional, pues esto empeorará la situación.

Las charlas, así como otras actividades de la fundación se dan a conocer a través de su sitio web Facebook o el correo asocestima@gmail.com.

Desde el pasado viernes 15 de marzo la entidad publica mensualmente una carta informativa. Las personas interesadas en sumarse a esa lucha también pueden contactarse por esos medios.

"Nuestra asociación es sin fines de lucro, por lo que tenemos la tarea de dar a conocer el problema para crear conciencia en la comunidad médica, y así contar con más apoyo de ellos y de otras instituciones", puntualizó.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.