La obesidad es detonante de otras afecciones

En El Salvador la mortalidad perinatal es de 19 por 1,000 nacimientos, y el 33 % son por malformaciones congénitas

ilustración edh / Carlos Cartagena

La obesidad es detonante de enfermedades que afectan la salud de forma integral, ya que podría causar complicaciones a nivel cardiovascular, gástrico, respiratorio, hormonal, entre otros según la endocrinóloga Alma Rosa Monterrosa.

Las personas con sobrepeso tienen más riesgos de sufrir un ataque cardíaco porque desarrollan hipertensión arterial, además de altos niveles de colesterol.

"La esperanza de vida de un paciente obeso mórbido es hasta los 45 ó 50 años, porque generalmente sufren de falla cardíaca", dijo Monterrosa.

Desarrollar artritis por los problemas con las articulaciones es otra consecuencia de la obesidad, ya que el exceso de peso recae en las rodillas y tobillos, lo que inflama y desgasta las articulaciones.

A nivel respiratorio los pacientes obesos tienen problemas por la mala ventilación pulmonar.

"El exceso de grasa del tórax comprime el pulmón impidiéndole hacer los movimientos de ventilación normal (...), muchas veces padecen de apnea del sueño que se da básicamente porque tienen mucha grasa, lo que les acorta el cuello y roncan, provocando que por momentos se queden sin respirar, y les genera problemas de concentración y fatiga", argumentó la especialista.

A nivel gástrico podrían haber hernias del hiato, ya que por el exceso del peso el estomago se va por arriba del esófago; asimismo pueden tener problemas de reflujo gástrico y colitis.

A nivel hormonal genera problemas de infertilidad, quistes de ovario y problemas de la menstruación. En el hombre puede causar daños a nivel de testículos, aunque no hay un daño por la obesidad en sí misma, pero afecta su función sexual por el cansancio y puede conllevar a problemas de disfunción sexual.

La obesidad también está vinculada con el cáncer, según Monterrosa, el exceso de peso puede conllevar a padecer cáncer de colón o de endometrio, en el caso de la mujer.

Otras causas

"Es posible que ciertas enfermedades lleven a que una persona aumente de peso sin comer mucho, por ejemplo el hipotiroidismo, sin embargo, no es causa de obesidad", dijo Monterrosa.

La especialista explicó que este tipo de enfermedad lleva al paciente a aumentar de cinco a diez libras, y no cantidades como 50 libras o más como la gente suele justificarlo.

Otro padecimiento relacionado con la obesidad es el síndrome de Cushing. "Esto se da cuando se tiene exceso de cortisona lo que genera un aumento de peso, pero va acompañado de otros síntomas, por ejemplo debilidad de las piernas, la obesidad es localizada, generalmente en el área abdominal o central del cuerpo, la cara se torna rosada (...) Es una enfermedad muy rara que se da por un tumor en la pituitaria", explicó.

Fármacos y suplementos

Actualmente la comunidad científica tiene pocos medicamentos contra la obesidad, sostuvo la especialista, y los que hay no son ideales porque el efecto solo dura tres ó seis meses. Lo mismo sucede con los suplementos.

"La idea de estos medicamentos o suplementos es iniciar al paciente en el camino de reducir peso, para motivarlos y darles tiempo de cambiar la forma en que ven la comida, sus hábitos y el estilo de vida", enfatizó.

Según la experta es imposible que una persona resista pasar toda su vida con suplementos o tomando pastillas, pues llega un momento en que el metabolismo ya no responde.

Lo ideal es contar con asesoría profesional (endocrinóloga) para detectar la causa de la obesidad y si el paciente ha desarrollado otros padecimientos.

Luego del diagnóstico es fundamental iniciar con un plan alimenticio y una rutina de ejercicios o alguna actividad física como bailar o nadar.

Monterrosa recomendó medidas gubernamentales como las restricciones en las tiendas escolares, para salvaguardar la salud de los niños.

"El problema de la obesidad es crónico e incurable, pero puede tratarse (...) lo ideal es empezar con lo niños para poder combatirla en el futuro", puntualizó.