Imparten bachillerato aeronáutico en el país

Los estudios cuentan con la aprobación de la Autoridad de Aviación Civil y se busca contribuir a satisfacer la demanda de técnicos y expertos en aeromantenimiento

Imparten bachillerato aeronáutico en el país

Los estudios tienen la aprobación de la AAC y buscan satisfacer la demanda de técnicos en aeromantenimiento. Abarca 17 módulos en áreas como motores y mecánica especializada.

Ver en Media Center >

Para 80 jóvenes salvadoreños los sueños no están en las nubes. Pero en tres años, a 10 mil pies de altura, la seguridad de los aviones comerciales estará en sus manos. Y para ello no necesitarán cursar múltiples cursos y especializaciones. Solo necesitarán constancia, talento y visión, tres pilares de vida universales.

Así, el título de Bachiller Técnico en Mantenimiento de Aeronaves les permitirá formar parte de un grupo vanguardista que ha encontrado en la aviación una nueva forma de ver la mecánica para contribuir al desarrollo y la economía nacional.

Esta posibilidad ya es tangible en el Instituto Técnico de Exalumnos Salesianos (Itexsal), un centro que brindará múltiples herramientas a mediano plazo para insertarse en el sector aeronáutico del país, el cual ofrece actualmente un 30 por ciento del mantenimiento en la región y emplea 5 mil 300 personas, según cifras de la Agencia de Promoción de Exportaciones e Inversiones de El Salvador (Proesa).

Esta nueva tendencia educativa surge bajo un contexto donde la empresa Aeroman contrata cada año a 200 graduados de bachillerato técnico en áreas como mecánica automotriz, electrónica y electricidad, para posteriormente especializarlos en diversas ramas de la aviación.

Para el director ejecutivo del Itexsal, Reinaldo Carballo, se trata de una apuesta que busca responder las demandas de un mercado emergente y también sistematizar la educación en la materia a nivel de bachillerato.

"Por mucho tiempo, Aeroman y otras empresas del ramo han tenido que desarrollar su propio esquema educativo para tener mano de obra calificada, inclusive con los titulados a nivel técnico. Pero con este bachillerato estamos respaldando el talento de los muchachos y equipándolos con mochila llena de innovación", comparó el académico.

En este sentido hay que destacar que el Itexsal cuenta con el aval de la Autoridad de Aviación Civil (ACC), ente que autorizó al centro educativo como Escuela de Instrucción de Mantenimiento Aeronáutico.

Alex Flores, jefe de aseguramiento de calidad de la escuela, informó que con este respaldo se ajustan a la regulación RAC-LPTA 66 para impartir clases con un plan de estudios de 17 módulos y 3 mil horas de instrucción para los tres años del bachillerato.

"Cuando la primera promoción de bachilleres se gradúe en el 2015, ellos podrán ir a la ACC a realizar un examen tipo TMA que les permitirá optar por la licencia para reparar aeronaves. Ese es el apoyo y la certificación que el Itexsal está brindando", explicó.

Por ello, asignaturas como electricidad análoga y digital, motores de combustión, turbinas, aerodinámica y hasta seguridad de vuelo formarán parte del día a día práctico y teórico de los estudiantes.

Uno de ellos es Freddy Morales. A sus 16 años tiene claro que el bachillerato que ha comenzado a estudiar conlleva concentración y mucha responsabilidad y que junto con su instructor, el especialista en helicópteros Jaime Ortiz, aprenderá a ser un gran profesional.

"Estoy muy motivado por esta decisión que tomé junto con mis padres. Sé que vienen tres años difíciles, pero saldré adelante aprendiendo en este mundo interesante", afirmó.

Los muchachos estarán en un entorno con muchas similitudes al de su futuro inmediato. Incluso, entre risas, dicen sentirse "casi en Aeroman".

El avión Arrow Piper será su principal centro de prácticas, puesto que cuenta con su fuselaje, alas, propelas, controles y motores recíprocos (de pistón) en buen estado.

La idea de sus tutores es clara. Se parte del hecho de que el avión no es aeronavegable para "volverlo navegable". Y, por ende, describen todo el recorrido formativo en tres etapas: el primer año buscará la familiarización; el segundo, profundización y el tercero, especialización.

"El taller además cumple con las normas de seguridad ocupacional que se exige para el caso. Posteriormente incluiremos prácticas en un helicóptero para conocer más sobre sus funcionalidades y similitudes con la aviación comercial", puntualizó Flores.

Carballo agregó que en los próximos meses la escuela impartirá diplomados y cursos libres en mantenimiento de aeronaves para bachilleres o técnicos en carreras afines que deseen especializarse en este ramo de la industria.

Es así como las sonrisas, las utopías y las aspiraciones de este grupo de muchachos hoy se plasma en la tierra. Luego, al ver una aeronave surcar los cielos se llenarán de satisfacción y orgullo.