resumen noticias
Además en

La robótica es el otro mundo de los niños

Un grupo de estudiantes de San Juan Opico ha desarrollado un club de robótica para desafiar sus límites y adquirir nuevos conocimientos

La robótica es el otro mundo de los niños

Un grupo de estudiantes de San Juan Opico ha desarrollado un club de robótica para desafiar sus límites y adquirir nuevos conocimientos.

Ver en Media Center >
Juan José Morales tendencias@eldiariodehoy.com Lunes, 4 de Febrero de 2013

Los niños son inquietos. Dudan. Cuestionan. Siempre quieren saber más. El conocimiento los contagia porque que con el paso del tiempo adquieren habilidades, intereses, capacidades. Y, como en el primer día de clases, nunca dejan de emocionarse, de reír, de soñar. La escuela sirve de testigo y sus padres muestran el camino. Así comienza su vida.

Para ejemplo, siete sueños y un robot, sinónimo de vanguardia, tecnología y desarrollo. Son el impulso perfecto para hacer las cosas de forma diferente e ir prosperando, paso a paso. Porque lo que un día fue una utopía hoy ha transformado a la niñez opiqueña con un nuevo motor para creer y crecer.

Hace un año, en el complejo Educativo Juan Ernesto de Bedout, de San Juan Opico, la palabra robótica era desconocida. Doce meses después está en boca de toda la comunidad estudiantil, porque cuatro niñas y tres niños de sexto, séptimo y octavo grados están haciendo las cosas diferentes y superando paradigmas, rumbo a un concurso regional de androides que se desarrollará en marzo en Bogotá, Colombia.

Su ejemplo es de imitar, ya que con unos bloques interconectables Lego y su ingenio han desarrollado 14 misiones que fusionan el diseño y armado de piezas con la programación de acciones útiles a través de una computadora.

Para ello se han equipado de un Sistema de Invención Robotizado (SIS) que funciona con un software de programación, un bloque RCX como parte lógica y electrónica del robot armado y una mesa donde se ejecutan los comandos gracias a una superficie magnética previamente mapeada.

En el semblante de Kenia Rocha, de 13 años, se muestra una cálida sonrisa. Sabe que ha hecho con su equipo un gran trabajo. Con su habilidoso criterio explicó que el robot está construido con partes móviles y flexibles, algo que permite garantizar el movimiento del autómata.

"Este robot lo hemos construido pensando en cómo otro, a escala real, podría ayudar a los ancianos a solucionar necesidades cotidianas. Y es por ello que ubicación, medición y programación son sinónimo, en la mesa, de velocidad, potencia y dirección", describió la joven emprendedora.

Hay que agregar que el dispositivo funciona con sensores de luz y activación de voz, junto con un pivote que le da el equilibrio necesario para su desplazamiento. Por ende es que el modelo se debe centrar en el bloque RCX, ya que este elemento provee la energía necesaria para el movimiento del robot creado, explicó Rocha.

Para "cargar" de instrucciones el robot el entorno visual, el software NXT emula la construcción por bloques, dando la posibilidad de modificar rápidamente la programación de bloque.

Una cuestión global

Cosme Durán, el instructor de robótica que asesora al grupo desde su formación, afirmó que lo que se persigue con el grupo de niños y niñas es formar a un ser humano integral y, por lo tanto, la robótica es componente que hace "despertar" las habilidades pasivas.

"Al final no solo se trata de robots y de secuencias, porque no buscamos que el niño y la niña se vuelva esquemático. Pero está claro que al enseñarles programación, lógica y otras herramientas no comunes a su edad se les está ayudando a que despierten otros intereses", consideró el tutor.

En este sentido, los pequeños estudiantes ya han desarrollado una mentalidad empapada de emprendedurismo. Jenny Morales, de 12 años, visualiza una carrera informática. Karen Cabrera, de 13, una ingeniería mecánica. Y Ricardo Montoya, de 14, electrónica.

Desde ya se vislumbran en la cima.

Hoy los estudiantes afinan detalles técnicos de su propuesta para viajar a Bogotá a fin de mes. "Somos felices y estamos llenos de ilusiones. Ganaremos", dicen al unísono los niños. En su entorno nadie los detiene. Sueños y metas claras.