Lumbago, más que un simple dolor en la espalda baja

Un tratamiento inadecuado de dolor lumbar puede causar desgaste de articulaciones y conllevar a problemas artríticos

El músculo quadratus lomborums no es un músculo de carga, de ahí que una mala fuerza pueda desgarrarlo y causar "lumbago".

Un movimiento brusco, hacer fuerza con el músculo de la espalda baja o el estrés no son las únicas causas que provocan un daño lumbar o los famosos lumbagos. Condiciones como el pie plano, una mala postura, defectos en alguno de los pies o discrepancia en la longitud de las piernas también podrían causarlo, así lo aseguran expertos en quiropráctica.

"Hay un músculo llamado quadratus lomburums que tiene cuatro inserciones en el área lumbar, y es un músculo bastante ancho que se origina en la pelvis y se inserta en las vértebras lumbares, pero solo funciona como un estabilizador pélvico, por lo que cuando hay una mala fuerza (por una forma no adecuada de levantar un objeto pesado o un movimiento súbito) este estabilizador empieza a tomar funciones de músculo de carga y se puede desgarrar muy fácil", explicó Winfred Herbruger, quiropráctico.

Lo que sucede prácticamente en un lumbago es que se tensan las vértebras y el músculo se contractura, inflama o desgarra, agregó Herbruger.

Consecuencias

Es común que las personas no presten atención a los dolores musculares o tiendan a automedicarse, sin embargo, es vital que conozcan lo que desencadena un tratamiento inadecuado, argumentó el especialista.

Según el quiropráctico, al automedicarse el paciente puede llegar a padecer dolor crónico, el cual conlleva un dolor persistente y puede causar artrosis, desgastando las articulaciones. Y con los años una artritis podría desencadenarse.

Asimismo, puede repercutir el ciática, porque la lumbalgia va a jalar las vértebras y va a pinchar el nervio, afectando los glúteos, la pierna hasta el pie. Incluso podría repercutir en órganos reproductores e intestinos causando incontinencia, ya que todos esos nervios del área lumbar van conectados a los órganos de digestión, explicó el quiropráctico.

Tratamientos

Los parches son una de las opciones más populares que se utilizan cuando hay un lumbago, pero estos solo alivian temporalmente y a nivel superficial, por lo que no son recomendables. Los masajes tampoco lo son.

"Lo ideal es realizar una manipulación de las vértebras para volver a alinearlas. A través de manipulaciones podemos ir descompresionando y regresando las vértebras a su posición para que el nervio no siga pinchando al músculo y así evitar una neuralgia", argumentó Herbruger.

Las terapias también incluyen impulsos eléctricos en la zona para relajarla y se finaliza con piedras calientes, utilizando una máquina de tracción muy sutil, que ayuda a hidratar el disco, a crear espacios y movilizar. En casos extremos es necesario suministrar medicamentos.

Según el ortopeda Juan Carlos Hernández, los antiinflamatorios son prescritos, pero en dosis personalizadas, ya que una automedicación puede llevar a gastritis medicamentosa y reacciones alérgicas, entre otros.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.