La embajada de Israel celebró la fiesta del Jánuca

En la actividad se encendió la sexta vela del candelabro hebreo, esto conmemora el milagro del aceite hace más de 2.200 años La comida tradicional judía y los cantos fueron elementos principales

Shmulik Bass, embajador del Estado de Israel enciende la sexta vela del Jánuca. foto edh/Lissette Monterroza

Con el encendido de la sexta vela, La Embajada de Israel celebró el pasado miércoles la fiesta del Jánuca, una actividad religiosa y familiar con la que se conmemora la victoria del grupo hebreo de los macabeos sobre los sirios helenizados hace 2.200 años.

La actividad fue presidida por Shmulik Bass, embajador de Israel en El Salvador, y contó con la presencia de miembros del cuerpo diplomático acreditados en el país, miembros de la comunidad judía, y amigos del Estado de Israel.

La ceremonia de encendido de la sexta vela del Jánuca inició con la bendición y oración del Rabino Fernando Lapiduz.

En la celebración de la iluminación de las velas se invitó a participar a José Atilio Benítez Parada, ministro de defensa de El Salvador, Sonia de Madrid, procuradora general de la República, Anny Bbeill, presidenta de la Comunidad Judía en El Salvador , Ernesto Angulo, diputado de Arena, Ezequiel Milla, alcalde de La Unión y Shmulik Bass, embajador de Israel.

Bass agradeció la presencia de cada invitado para compartir esta actividad tan importante para los israelies.

En la fiesta de Jánuca también se cantaron los himnos tradicionales propios de la festividad. Luego hubo degustación de comida hebrea.

Además, los niños tuvieron la oportunidad de encender candelabros más pequeños para ser partícipes de la celebración.

La historia

El Jánuca se celebra todos los años como recordatorio del milagro del aceite del candelabro del templo que duró 8 días, después de la invasión de los sirios, por eso cada día se enciende una nueva luz.

En la festividad se intercambian regalos, se comen dulces típicos como los buñuelos rellenos y, como en la Navidad para los cristianos, los niños son los protagonistas.

La festividad acontece el día 25 del mes de Kislev del calendario judío, entre fines de diciembre del calendario gregoriano.

El elemento principal de la celebración es el encendido del candelabro de nueve brazos o januquía.

Por otra parte, el regalo tradicional de la fiesta es entregar el "Gelt", o monedas pequeñas. Esta es una costumbre judía arraigada en el talmud.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.