La información y la educación son antídoto de la DM2

El 95 % de pacientes con diabetes son de tipo 2 en Latinoamérica

La diabetes tipo 2 podría ser "prevenible" e incluso "reversible", aseguró Iván Darío Sierra, especialista en nutrición y diabetes y presidente de la Asociación Latinoamericana de Diabetes (Alaid) durante un taller impartido en El Salvador, denominado "Perspectivas de la diabetes tipo 2 en Latinoamérica".

Tal parece que con el "simple" hecho de fomentar aspectos como la educación y la información acerca del padecimiento se contribuiría significativamente a frenar su propagación.

La DM2 (diabetes mellitus tipo 2) puede ser generada por factores externos que la persona podría controlar como la obesidad o el sobrepeso. Incluso en casos en donde exista predisposición genética, la DM2 podría frenar su evolución a partir de la concientización.

Llevar una dieta saludable, la actividad física regular, el mantenimiento de un peso corporal normal y evitar el consumo de tabaco pueden prevenirla o retrasar su aparición, recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Según la Federación Internacional de la Diabetes (IDF) para 2025 habrían unos 320 millones de pacientes con diabetes, pero ahora tenemos 366 millones , es decir, 40 millones más de lo que estaba previsto", explicó Sierra.

Educación e información

Lo fundamental, es desmitificar a la enfermedad en cuanto a qué lo origina. Ante esto, resultaría pertinente reconocer las situaciones que podrían conducir a que una persona padezca diabetes tipo 2.

"Una persona bien informada será capaz de evitar convertirse en uno más de las estadísticas de los pacientes con diabetes; una persona 'educada' sabrá como evitar sumarse a las estadísticas de defunción o de casos crónicos de la enfermedad", aseguró Sierra.

Pero la lucha contra la diabetes tipo 2 no solo es responsabilidad de los pacientes, sino también del gremio médico e incluso de los gobiernos.

Según el presidente de Alaid, si existiera un verdadero apoyo por parte de los gobiernos para crear políticas sanitarias se evitarían grandes gastos en salud pública.

Asimismo, el especialista considera que es necesario hacer una apuesta por educar no solo a los pacientes, sino también a los médicos generales, para que den 'abasto' ante la alta demanda de consultas. "Sería muy beneficioso que se interesaran por capacitar a personas del ámbito médico como a médicos generales o enfermeras para que dieran guías más acertadas a los pacientes", enfatizó.

Además, detalló que otra forma de frenar el incremento de la enfermedad podría ser que los médicos 'aprovecharan' las consultas médicas para instruir a los familiares de los pacientes en cuanto al cuidado y la prevención.

"Un buen control se logra con una buena disciplina del paciente, su familia y los médicos a cargo de su tratamiento. Y se basa en tres pilares fundamentales: plan de alimentación, actividad física y medicamentos", puntualizó.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.