101 salvadoreñas por el mundo

Revista Mujeres rinde tributo a las salvadoreñas en su edición de aniversario. 101 compatriotas se hacen notar en todo el mundo. Encuéntrela a partir de mañana

101 salvadoreñas en el mundo

La Revista Mujeres rinde tributo a las salvadoreñas en su edición de aniversario. 101 compatriotas se hacen notar en distintos países del mundo. Encuentra aquí a alguna de estas increíbles mujeres.

Ver en Media Center >

Revista Mujeres en su décimo aniversario quiso hablar sobre el ingenio, la fortaleza, la gracia y la inteligencia de la salvadoreña. "Contamos 101 historias cargadas de amor por la vida y de sueños que con mucho esfuerzo han hecho realidad. Mujeres que se hacen ver", explicó Karen Funes, editora de la revista.

Como una manera de dar a conocer historias singulares en los lugares más recónditos del mundo, el equipo de la revista se encargó de buscar 101 mujeres cuyo requisito era ser salvadoreñas y que estuvieran radicadas en el exterior. Algunos países, como es lógico, tienen mayor cantidad de representantes, tales como España, Estados Unidos o Australia, pero ¿salvadoreñas en Guinea Ecuatorial, en Líbano y en Níger? Sí las hay.

Claudio Martínez, director de revistas de Grupo Editorial Altamirano, fue el principal encargado de este proyecto. Su búsqueda fue incesante y tiene varias anécdotas al respecto. "Lo más difícil fue encontrarlas en lugares exóticos, pero al cabo de ocho meses de búsqueda hemos encontrado muchas. Utilizamos todos los métodos posibles, desde contactos con Cancillería, Facebook y esgrimiendo la pregunta "¿Conoces alguna salvadoreña que viva en el exterior que no sea Estados Unidos?" Así fueron apareciendo... Tengo una amiga que vive en Hungría, un tía en Holanda, la sobrina de una amiga está en Suiza...".

En la selección de las participantes hubo algunos inconvenientes, como la legalidad de algunas de ellas, les daba miedo poner en riesgo su situación. Otras tenían trabas más bien por los países y culturas donde se desarrollan, especialmente en el Oriente Medio.

"También descubrimos otras historias que nos llegaron una vez que la edición ya estaba en imprenta. Pero todas estarán en el especial web que estará a partir de mañana en el sitio web de Mujeres", explicó Martínez.

Superación y amor

Si bien el mayor flujo de personas hacia otros países tiene que ver con la mejora económica, con la búsqueda del "sueño americano", muchas de ellas partieron por amor. Algunas conocieron en El Salvador a su futuro esposo y muchas otras se encontraron con él una vez fuera. Todas decidieron decir adiós a sus familias y a su querido país para empezar de cero.

Por supuesto, abundan las salvadoreñas que buscando nuevas alternativas de estudio, perfeccionar las lenguas aprendidas o su carrera deciden viajar y no vuelven porque encuentran mejores oportunidades laborales o sus destino simplemente da un giro de 180 grados.

Iris Arévalo, por ejemplo, vive en medio de África, en Oyala, Guinea Ecuatorial, por acompañar a su esposo quien es ingeniero civil. Según explica esa nación está viviendo una reforma y se están construyendo hospitales, carreteras y universidades.

Doris Menjívar sí sabe de países exóticos. A sus 50 años vive en Chipre luego de pasar por Alemania, Timor del Este, Haití y Katmandú en Nepal. Ella creció en Soyapango y emigró a Estados Unidos, trabajaba como niñera pero asistía a la universidad. Cuando viajó a Ginebra, su hermana la animó a aplicar para un trabajo en Naciones Unidas y así comenzó todo. Ella cuenta que las sorpresas no terminan nunca, pues a los 49 recibió una propuesta matrimonial.

Otras historias

El amor por los demás llevó a Andrea de Ardón y a su esposo a cruzar el océano y aterrizar en Kirguistán, Asia central. Allí han fundado la organización no gubernamental "I AM". En esta nación de la ex Unión Soviética ella se encontró con más de 80 grupos étnicos, con una belleza natural impresionante y una población sin esperanzas, con serios problemas sociales. "El alcoholismo afecta al 70% de la población", dice.

La fundación busca contribuir al desarrollo integral de la sociedad y para ello han creado un centro de idiomas (enseñan español, inglés y coreano), con clases de computación y una escuela de valores. Ella dirige algo que la realiza plenamente "dirijo un club de inglés para pre adolescentes huérfanos y un club de cocina para mujeres jóvenes. Me llena de gran satisfacción servir a estas personas pues estoy segura de que estoy sembrando semillas de esperanza, lo puedo ver en sus ojos, en sus rostros alegres".

El terremoto del 86 marcó la vida de muchos y la de Evelyn Morales de Burri, quien se enamoró de Georges, un suizo que representó a su gobierno en las tareas de reconstrucción del país. Ahora, a sus 54 años, luego de 25 años de casada, vive en Beirut y habla inglés, francés, italiano y un poco de ruso pues el trabajo de su esposo la ha llevado a recorrer el mundo. Ha vivido tres veces en Rumania y tiene sinfín de anécdotas en Zimbabue, Pakistán, Uzbekistán, Kirguistan y Tayikistán. "En Kazajistán el frío llega a temperaturas en invierno de 35 o 40 grados bajo cero. Era mi peor enemigo, porque me hacía sentir nostalgia por El Salvador imaginándome el clima, las playas y a mi familia".

Una historia interesante es la de Doris Situma, quien vive en Kenia. Es misionera y llegó sin saber inglés. Hoy da clases a niños que viven en el asentamiento informal más pobre de África. Además, se casó con un local. "En la boda hacen una danza especial y se practica la circuncisión en ambos", cuenta.

En Trin Mulin, Suiza, vive Rosa María Schirkcks-Parker, docente de español. Al graduarse del colegio se mudó a Inglaterra para estudiar inglés y allí encontró el amor. Sus siete hermanos también viven fuera del país. Su vida en los Alpes Suizos es paradisíaca "me sorprende su limpieza, su bello paisaje, su estabilidad política, su seguridad social y las inmensas posibilidades de existencia para todos sus habitantes", relató.