Donar sangre: sus mitos y realidades

En cada donación a la persona se le extraen 450 mililitros de sangre, con la cual es posible salvar hasta tres vidasLos hombres pueden donar cuatro veces al año y las mujeres tres

La escasez de sangre continúa siendo un grave problema en la red de hospitales de El Salvador, puesto que el número de donantes altruistas resulta inferior si se compara con la cantidad de accidentes y enfermedades que requieren, como parte de su tratamiento, realizar transfusiones de sangre o de alguno de sus componentes.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), para que una nación pueda obtener toda la sangre que necesita basta con que del 1% al 3% de su población sea donante activo.

Lo anterior resulta preocupante, ya que según la jefa del Laboratorio del Centro de Sangre de la Cruz Roja Salvadoreña, Frida de Orellana, la desinformación y los mitos que giran sobre este tema son algunos de los principales obstáculos que impiden incrementar el número de donantes altruistas.

"La sangre tiene una duración de 35 días y en algunos bancos, dependiendo del anticoagulante que se utilice, puede durar hasta 42 días, pero en realidad como los donantes son escasos, los suministros se nos van en menos de una semana", comenta la especialista.

Donar sangre es beneficioso para el organismo, ya que se inicia la producción de sangre nueva. En una donación, la persona pierde este líquido en forma controlada y eso activa la médula ósea y la ejercita para reponer glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos.

Mitos frecuentes

Tener tatuajes o perforaciones es una causa por la que muchas personas no se convierten en donantes activos, sin embargo, de acuerdo con de Orellana, esto no es más que un mito, ya que esta población puede donar si ya ha transcurrido un año de haberse hecho los mismos y se les ha descartado cualquier tipo de infección.

Otra falsa creencia es que se tiene que ir en ayuno a donar sangre, algo que no es recomendable, pues se aconseja que se ingiera un desayuno ligero y tomar muchos líquidos antes del procedimiento de extracción y posterior a éste.

Además la persona no aumentará de peso por el hecho de donar sangre. Tal sobrepeso existirá si esta come más de lo normal para recobrar el líquido perdido.

No solo los adultos pueden donar sangre, pues también los adolescentes mayores de 14 años, con una condición física adecuada, pueden hacerlo con la autorización de sus padres, sin embargo hoy en día la población activa ronda de los 18 a los 65 años de edad.

La realidad

De acuerdo con la jefa del laboratorio de la Cruz Roja Salvadoreña, con la cantidad de sangre que una persona dona (450 mililitros) se pueden salvar hasta tres vidas.

"La sangre se coloca en una bolsa triple para fraccionarla, y de ahí se suministra de acuerdo con la necesidad del paciente, ya sean plaquetas, concentrado del factor VIII, concentrado de glóbulos rojos o plasma", explica.

Existen algunas enfermedades que le impedirán ser donante, entre ellas se encuentran el VIH, la sífilis, la hepatitis B o C, entre otras patologías infecto-contagiosas.

No se recomienda que los pacientes hipertensos, diabéticos o con problemas cardiacos o respiratorios donen sangre, ya que esta deficiencia del líquido puede empeorarles su estado físico.

Las personas que toman medicamentos permanentes podrán ser donantes si, después de un chequeo minucioso del médico, se determina el porqué está tomando tales fármacos. Si es un antibiótico no podrá realizar el proceso de donación porque representa un riesgo para el paciente, ya que puede estar padeciendo alguna infección.

El peso mínimo para donar sangre es de 110 libras, y el paciente no sentirá debilidad, pues lo que se le extrae es parte de la reserva de sangre que todos los seres humanos poseemos, así como tampoco sentirá malestar ni ninguna otra molestia, según de Orellana.

"El proceso de donación de sangre no es doloroso. Primero se le hará un pequeño pinchón en el dedo para determinar su nivel de hemoglobina, luego el proceso de extracción en sí dura ocho minutos y la sangre fluye sola. Los efectos que las personas sienten son más sicológicos", comenta.

Los alcohólicos y los fumadores son candidatos a donar sangre. A los primeros solo se les pide no llegar con resaca y que revelen si no han estado en una situación de riesgo donde pudieron haber contraído una enfermedad contagiosa, mientras estaban bajo los efectos del alcohol. Para el fumador se recomienda no fumar al menos tres horas antes y tres después de la donación.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.