resumen noticias
Además en

Acné crónico, más allá de la adolescencia

Por su complejidad, en ocasiones intervienen otros especialistas para tratar la afecciónUn tratamiento inadecuado, así como el abuso de los medicamentos, puede conllevar a un maltrato profundo e irrevocable de la piel

Hasmed Sermeño tendencias@eldiariodehoy.com Martes, 5 de Junio de 2012

Es una enfermedad inflamatoria de la piel, causada por una infección bacteriana, así como por hiperplasia de glándulas sebáceas. Se trata del acné, un trastorno dermatológico que se desarrolla principalmente en la etapa de la adolescencia, pero que de igual forma puede llegarse a padecer en la edad adulta.

"Usualmente se presenta en la adolescencia, pues es la etapa en la que estas glándulas sebáceas se empiezan a activar. No obstante existen otros factores que pueden generar un brote de acné y volverlo una condición crónica en cualquier etapa de la vida", argumentó la dermatóloga Leana Quintanilla de Sánchez.

Cambios hormonales, períodos de ovulación o menstruación, el climaterio femenino, el estrés (impulsado por las descargas de las glándulas suprarrenales), efectos secundarios de medicamentos y herencia familiar son algunas de las causas principales que pueden provocarlo. De hecho, en casos aislados, el consumo de alimentos o el uso de maquillaje o cremas con un contenido altamente graso también pueden ser causa directa.

Sin embargo, existen otros factores que convierten al padecimiento dermatológico en una condición crónica.

"Se sabe que la seborrea por influjo de las hormonas y otras alteraciones hormonales como la testosterona son causa directa de un cuadro clínico crónico. De igual forma las alteraciones a nivel de la insulina propician la sobreproducción de glándulas sebáceas", explicó.

Asimismo señaló que debido a que esos factores se pueden experimentar en la edad adulta, el acné podría presentarse a cualquier edad.

De hecho, la especialista señaló que hay casos en los que el padecimiento dermatológico puede desarrollarse incluso en la etapa neonatal.

La causa no está clara, detalló Quintanilla, pero sugirió que parece estar relacionada con la estimulación de las glándulas sebáceas causadas por las hormonas de la madre durante el embarazo o durante la lactancia. Sin embargo aseguró que es una condición poco frecuente que dura un par de meses.

Daños colaterales

Al parecer las secuelas o estragos que puede causar el acné crónico en una persona trasciende el plano físico. Así lo aseguró Claudina Padilla de Campos, médica siquiatra y sicoterapeuta.

"Debido a que es una afección que 'modifica' la apariencia, esto afecta la autoestima y la sociabilidad, principalmente en la etapa de la adolescencia que de por sí es una etapa difícil para el ser humano por los cambios hormonales, por la construcción y definición de la personalidad y el carácter", argumentó.

Generalmente esta condición contribuye a que el individuo se aísle y se retraiga, ya que durante la adolescencia la "imagen" es más importante que las cualidades o aptitudes de una persona.

"Lo verdaderamente alarmante", señaló la sicóloga, "es que la persona empiece a formar un concepto negativo de sí mismo y a tener pensamientos obsesivos, lo que puede llegar a desencadenar en conductas destructivas como depresiones severas e intentos de suicidio o consumo de alcohol y drogas", enfatizó.

Desgraciadamente, dijo Padilla, cuando alguien tiene un defecto, en este caso el acné, trata de compensarlo con un cambio de actitud que generalmente es más defectuosa que el "problema" que enfrenta.

En el plano dermatológico el tipo de secuelas que el acné deja en una persona van desde manchas hasta poros muy abiertos o cicatrices.

Tratamientos

Gracias a los avances de la ciencia dermatológica, en la actualidad existe una gran variedad de tratamientos enfocados a eliminar o controlar y a reducir los daños posteriores del acné.

Según Quintanilla, las opciones van desde limpiezas de la piel, cremas en base a tretinoina, ácidos retinoicos, ácidos salicilicos, microdermabración, "peeling", luz pulsada (IPL) hasta los clásicos tratamientos orales a base de isotretinoina, entre otros.

"Es importante enfatizar que los tratamientos deben estar prescritos y supervisados por un dermatólogo, ya que todos los organismos reaccionan de diferente manera a los medicamentos y dependiendo de la severidad y el cuadro clínico del paciente, así serán las dosis recomendadas", dijo.

Asimismo Quintanilla hizo énfasis en consultar a un especialista, pues es la única forma de detectar la causa principal del padecimiento.

"El problema del acné también puede ser producido por alteraciones hormonales. Solo tras un diagnóstico se pueden detectar los factores que inciden y así elaborar un tratamiento adecuado tanto para el acné, como para la enfermedad secundaria que lo produce", dijo la dermatóloga.

Debido a la naturaleza de la enfermedad, además de los fármacos también se recomienda asesoría sicológica, ya que las cicatrices también se dan en la personalidad.

"Es importante que la persona afectada entienda que el problema de acné es algo meramente transitorio", dijo Padilla. En este aspecto, la familia y amigos juegan un papel importante, ya que pueden ser los principales detractores o el principal apoyo.

"Se recomienda evitar comentarios que señale la condición. Lo ideal es hacerlo de forma constructiva alentarlo a seguir el tratamiento y a ponderar sus talentos y capacidades", indicó.

Ambas especialistas coincidieron que es necesario consultar un experto para contar con un tratamiento adecuado y de presentar conductas obsesivas y negativas será necesario contar con asesoría sicológica.