resumen noticias
Además en

Rotavirus, una amenaza para su bebé

aunque en El Salvador no se han registrado muertes por esta causa, si hubo un "aumento importante" de diarreas. La vacunación es una forma de prevenirlo

Texto: Lilian Martínez Foto: El Diario de Hoy Sábado, 17 de Marzo de 2012

Ningún padre de familia quiere ver a su bebé en peligro de muerte debido a la fiebre, la diarrea, el vómito y la consiguiente deshidratación. Para evitarlo, los pediatras recomiendan aplicar a los pequeños la vacuna contra el rotavirus.

Este agente infeccioso es una de las causas más frecuentes de diarreas en los niños, aunque no la única. En los países industrializados, fue la primera causa de hospitalización por deshidratación, por vómitos o por diarrea hasta que salió al mercado una primera vacuna. Esta fue retirada debido a dudas sobre su funcionamiento y sustituida por las que se aplican actualmente.

En El Salvador, el virus ha experimentado un pico epidémico que ya va en descenso. No obstante, si en su casa hay un recién nacido, asegúrese de protegerlo a través de la vacunación y de prácticas higiénicas.

Hasta la semana epidemiológica número 10 (del 4 al 10 de marzo), el Ministerio de Salud había registrado 491 casos de infección gastrointestinales causadas por rotavirus, cuando en el mismo periodo del año pasado los casos registrados eran solo 46. Por ello, , según el viceministro Eduardo Espinoza "se han aumentado los sitios centinela" o de vigilancia.

Hace tres semanas, el doctor Eduardo Suárez Castaneda, director de Enfermedades Infecciosas del Minsal, reconoció: "Este año se presentó un pico epidémico en el número de casos, pero existe una fuerte evidencia que muestra que la severidad de la enfermedad es menor en relación a la última epidemia".

Sin embargo, los médicos consideran importante no bajar la guardia. El pediatra Ronald Pérez Escobar reiteró que la vacunación, disponible con algunas diferencias en el sistema público y en la consulta privada, es la parte más importante de la prevención.

Él explicó que la vacuna disponible en el sector público es la Rotarix, la cual se aplica a los 2 y a los 4 meses de edad. En la consulta privada está disponible la Rotateq, una vacuna que debe ser aplicada a los 2, 4 y 6 meses de edad. Entre ambas existen algunas diferencias.

La Rotarix es monovalente, es decir, inmuniza al niño solo contra el serotipo G1 del rotavirus. No obstante, reconoce Pérez Escobar, si el niño se contagia con otra sepa la vacunación previa "atenúa enormemente los síntomas".

En la consulta privada se aplica una vacuna pentavalente, es decir, inmuniza al niño contra el serotipo G1, G2, G3, G4 y PB1.

El pediatra reconoce que cuando se incluyó la Rotarix en el esquema nacional de vacunación "el impacto fue evidente". El aumento de casos de diarrea que solía haber entre los meses de diciembre y enero "fue sensible" y "hubo reducción de ingresos como de mortalidad", recordó.

Higiene, escudo protector

La web del Centro para el Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC) informa sobre el rotavirus: "La forma primaria de transmisión es por vía fecal-oral. Dado que el virus es estable en el medio ambiente, la transmisión puede ocurrir a través de la ingestión de agua o comida contaminada, y mediante contacto con superficies u objetos contaminados".

Por ello, las medidas de higiene, como el lavado de manos, hervir el agua, lavar frutas y verduras y la desinfección de pisos, biberones, juguetes y utensilios de cocina son un elemento importante para prevenir el contagio. Pero no es suficiente.

El pediatra Ronald Pérez Escobar reconoce que para disminuir la severidad de las diarreas, en caso de contagio, la vacuna "es la inmunización activa más importante".

No obstante, él y sus colegas advierten a los padres de familia que con la vacuna el infante "no va a librarse de la infección completamente". En el caso de la vacuna aplicada en las unidades de salud y hospitales públicos, esto se debe a que solo contrarresta un tipo de rotavirus, el G1, pero "puede dar reacción de protección a algunos otros virus que comparten características del G1".

Según las estadísticas del Ministerio de Salud, en el país se han identificado casos de rotavirus de los serotipos G1 y G2. No obstante, el director de Enfermedades Infecciosas aseguró: "La vacuna (que se aplica en el sistema público) contiene el serotipo G1 pero ofrece una protección cruzada contra el G2".

Otra de las dudas que suelen tener algunos padres respecto a la vacuna del rotavirus es si esta en vez de prevenir la enfermedad la facilita aún más. El doctor Pérez Escobar descarta esa posibilidad y considera necesario hacer algunas advertencias a los padres, sobre todo si van a vacunar a su hijo en el sistema público.

"Uno de los efectos normales que puede encontrar después de la vacuna son las heces más líquidas... Eso es algo que se presenta la mayor parte de veces", explica.

Con esa advertencia, se evita que los padres se preocupen y lleguen a pensar que "la vacuna enfermó al niño".

¿Y si aún después de vacuna el bebé se enferma? Entonces, lo primero que deben hacer los padres es "tratar de rehidratarlo lo más posible". Para ello, la madre debe seguir amamantando al bebé y ofreciendo también cantidades pequeñas (una o dos onzas) de agua y suero oral. Esto es necesario porque el niño "no solo está perdiendo agua sino también sales minerales, sobre todo, sodio y potasio".

Si la diarrea no es tan frecuente y el niño tiene también vómitos, el pediatra recomienda esperar una hora o una hora y media, para ver si es posible rehidratarlo en casa.

"A menos que la diarrea sea demasiado abundante, lo mejor es ir directamente y consultar (al médico) para ver si no va a necesitar reponer esos líquidos de otra manera", concluye Pérez Escobar.