resumen noticias
Además en

Azúcar y sal, beneficios y riesgos

El consumo moderado del azúcar y sal contribuye al buen funcionamiento del organismo

Hasmed Sermeño tendencias@eldiariodehoy.com Domingo, 4 de Marzo de 2012

Hablar del consumo del azúcar y la sal en la dieta alimenticia genera mucha controversia, sobre todo porque se les señala como los causantes principales de diferentes padecimientos, sin embargo, expertos en salud y en nutrición aseguran que son vitales para el buen funcionamiento del organismo.

A pesar de que el azúcar y la sal no son alimentos como tales, juegan un papel importante, pues aportan nutrientes indispensables para el buen funcionamiento del organismo.

"El azúcar es un nutrimento que funciona como especie de 'combustible' para nuestro organismo, ya que aporta la energía. Y la sal es un elemento mineral que contribuye al balance de electrolitos, el cloro, potasio y sodio en el cuerpo", explicó la doctora Alma Monterrosa, especialista en medicina interna, endocrinología y nutrición.

Sin embargo, para la nutricionista Mirella Wollants los aportes del azúcar son únicamente calóricos, lo que se traduce en grasa; aunque concuerda con los aportes de la sal, ya que esta es necesaria para todos los procesos metabólicos encaminados a mantener la vida del cuerpo humano.

El consumo del azúcar de forma moderada contribuye al buen funcionamiento del páncreas, el cual recibe los nutrientes luego de que los azúcares son metabolizados por la hormona insulina. De esta manera se mantienen equilibrados los niveles de azúcar en el cuerpo.

Por su parte, el nutrimento de la sal contribuye a mantener balanceado el sodio en el organismo; asimismo ayudan en el proceso de digestión, mantienen la presión de los fluidos corporales (los extracelulares), la presión sanguínea y también mantienen el equilibrio de los ácidos del cuerpo.

El consumo moderado de sal optimiza el funcionamiento del riñón y otras glándulas, que equilibran el sodio en el organismo.

Aproveche los nutrientes naturales

Contrario a lo que se puede pensar, los nutrimentos del azúcar no solo provienen de lo que se conoce como azúcar morena o refinada; también se pueden obtener de varios tipos de alimentos, porque el azúcar es un carbohidrato.

La doctora Monterrosa identificó dos tipos: el azúcar de absorción rápida, que es la más nociva para el organismo, y el azúcar de carbohidratos complejos, que es la recomendada por expertos en salud y nutrición.

La primera proviene de caramelos, jaleas, miel, postres, entre otros, y generalmente se traduce en grasa. La segunda se puede obtener de los carbohidratos y frutas, debido a que son de absorción lenta el organismo los metaboliza de manera adecuada, distribuyendo las vitaminas y minerales de cada alimento.

En cuanto al nutrimento de la sal, no existe otra forma de obtenerla que no sea del mineral, por lo que se debe tener más cautela al utilizarla en la dieta, recomendó Moterrosa.

"Los alimentos que se consumen diariamente contienen, aproximadamente, 3 gramos de sodio y la cantidad máxima recomendada para ingerir cada día es 6 gramos", explicó la nutricionista.

Lo ideal para mantener un balance en la alimentación es que el menú diario contenga una ración de verduras y frutas para que el organismo tenga una fuente diaria de azúcares, y para obtener el sodio necesario es aconsejable no exceder de 1/8 de cucharadita, medida suficiente para darle el gusto a la comida, señaló Wollants.

Evite los excesos

A pesar de que el consumo de ambos nutrimentos (azúcar y sal) son avalados por expertos en salud y nutrición, aclaran que su excesiva ingesta puede conllevar a padecimientos graves de salud, los cuales a pesar de ser controlados no tienen cura.

¿Pero qué sucede en el organismo cuando existen altos niveles de azúcar o sal? Según la doctora Monterrosa, esto obliga a los órganos a trabajar más para controlar los niveles, esto produce un desgaste en ellos y es lo que deriva en las enfermedades crónicas.

Algunos de los padecimientos por consumir demasiada sal son hipertensión, insuficiencia renal, cardiomegalia, insuficiencia cardíaca, edemas, entre otros.

Mientras que, el consumo desmedido del azúcar conlleva a padecer obesidad, diabetes, hipertrigliceridemia, hipertensión arterial e hígado graso.

Otro factor que las personas deben tomar en cuenta, además de evitar los excesos de los nutrimentos, es el factor hereditario.

"Una alimentación balanceada puede marcar la diferencia en el desarrollo temprano o tardío de algún tipo de enfermedad de esta índole cuando hay antecedentes familiares", dijo Monterrosa.

Finalmente, las expertas en salud y nutrición recomendaron consumir moderadamente ambos nutrimentos. Asimismo, señalaron la importancia de recibir asesoría de un experto en nutrición, sobre todo cuando existen antecedentes en la familia.