Comer, ejercitarse y vivir bien para ser productivo todos los días

Una buena decisión es elegir los tipos de alimentos según su desempeño físico y el valor energético necesario Saber alimentarse es vital para rendir al máximo en las actividades laborales

El mejor régimen alimenticio es el que combina carnes, frutas y verduras. Foto EDH

Muchas veces las personas experimentan una sensación de fatiga y agotamiento a cualquier hora del día. Otras después de un tiempo de comida más que tener una sensación de alivio sienten pesadez.

Esto afecta el desempeño laboral e incluso es una señal de que el cuerpo no está recibiendo la dosis correcta de nutrientes, condicionado, sobre todo, por el tipo de trabajo y los momentos de ejercicio para quemar energías y ganar salud.

Para corregir estas situaciones, los especialistas en alimentación y en salud física parten de una premisa elemental: es necesario ingerir buenas y ricas comidas en función del desgaste físico diario, complementado de rutinas de ejercicio que ayuden a liberar toxinas, grasas y otros elementos que en exceso son nocivos para el cuerpo.

Según la nutrióloga Ada Luz Rivas, la proteína, que se encuentra en carnes rojas, blancas y legumbres, es vital para la recuperación de la energía corporal y que, en casos de labores de oficina, las calorías se guardan en forma de grasa, lo cual crea sobrepeso focalizado en la zona abdominal.

"Con los carbohidratos hay que tener mucho cuidado porque si se abusa de ellos la digestión se vuelve más pesada; siempre deben de consumirse porciones mínimas y priorizar las proteínas para llevar el equilibrio", consideró.

Rivas añadió que en trabajos de mucho desgaste mental lo ideal es consumir muchas frutas y verduras por su alta cantidad de vitaminas y minerales y evitar harinas refinadas, sobre todo en el pan dulce y galletas.

"Para las personas que pasan mucho tiempo sentadas lo mejor es variar su comida diaria con otros complementos naturales que no sean postres, bebidas azucaradas y con excesos de calorías", afirmó Rivas.

Por otra parte, Eric Salas, preparador físico del gimnasio "Be Active" recuerda que el equilibrio alimenticio es crucial y que por ende las personas deben de evitar la cafeína y bajar las porciones de arroz, tortilla y pan francés si no se realiza media hora de ejercicio al día.

"Una persona que hace un trabajo de más de 8 horas diarias de ejercicio debe de comer pollo, pescado y carne en buenas proporciones, y hacer ejercicios de estiramiento o cardiovascular para adaptar el cuerpo al reposo".

Mientras tanto, Salas considera que en el caso de las personas con trabajos de oficina los ejercicios deben de ser más intensos y prolongados y que en tiempos de comida como la cena lo mejor es minimizar las sodas o bebidas endulzadas y optar por atún, ensaladas, emparedados y licuados.

"Con el ejercicio hay que ir de menor a mayor intensidad, si es posible hacer ejercicio al mediodía porque así se reactiva el metabolismo y se absorben mejor los nutrientes", puntualizó.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.