Una opción para mejorar la calidad de vida

Las personas con discapacidad son evaluadas en el Laboratorio de Marcha para detectar anomalías, las cuales pueden ser corregidas

Niños y adultos con enfermedades neuromusculares o dificultades motoras congénitas o adquiridas tienen la oportunidad de corregir algunas deformidades, mejorar su marcha y tener mejores condiciones de vida gracias a que Funter ya cuenta con un especialista en neuroortopedia, una rama médica que estudia todas las enfermedades que producen trastornos motores y desviaciones esqueléticas.

El doctor Ítalo Melgar, que desde septiembre del año pasado está ejerciendo la neuroortopedia en Funter, explicó que tradicionalmente la cirugía ortopédica trataba de curar una patología a la vez, pero con la nueva cirugía multinivel se hacen todos los procedimientos quirúrgicos en un solo acto.

El especialista, que estuvo durante dos años en Caracas, Venezuela para obtener la acreditación y título como neuroortopeda en el Hospital Ortopédico Infantil, cree que uno de los beneficios de esta revolucionaria modalidad es que una vez se corrigen las deformidades musculares, óseas y tendinosas el paciente puede aprender a caminar mejor.

El diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del sistema locomotor y neuromuscular se hacen gracias al Laboratorio de marcha, único a nivel centroamericano, que consiste en un sistema de medición de avanzada tecnología para el diagnóstico y tratamiento que permite mejorar los resultados funcionales de cada paciente.

Las personas que se pueden beneficiar con este estudio son niños y adultos con alteración de la marcha o dificultades para caminar, tales como los afectados por parálisis cerebral, mielodisplasia, mielomeningocele, espina bífida, malformaciones congénitas, condición post traumática, distrofias musculares, uso de prótesis u ortesis y patologías del pie, entre otras.

Una de las ventajas que los pacientes obtienen con el tratamiento es la menor cantidad de actos quirúrgicos independientes porque, según explicó el doctor Melgar, en la cirugía multinivel se llevan a cabo varios procedimientos quirúrgicos en una sola sesión.

Además, el paciente aprende a caminar mejor, tiene una rápida reinserción a sus actividades cotidianas, un menor número de hospitalizaciones, menor trauma sicológico y menores costos quirúrgicos.

El proceso para someterse a una prueba en el Laboratorio de marcha es asistir a las instalaciones de Funter, situadas en calle El Pedregal y Av. L- E, Jardines de la Hacienda o solicitar una cita al teléfono 2538-6837.

Después de pasar una consulta con una de las fisiatras de Funter, si es el caso, el paciente pasa con el neuroortopeda para que indique si es necesario o no el examen en el Laboratorio de marcha y posterior a ello se lleva a cabo todo el proceso necesario para corregir las deformidades y ofrecerle al niño o al adulto mejores condiciones para su desempeño en la vida diaria.

¿Cómo funciona?

El sistema del Laboratorio de marcha consiste en que el paciente camine sobre un pasillo donde hay placas de esfuerzo, luego se le colocan unos sensores que son captados por cámaras y traducen la información a un software, a una computadora en donde se hacen varias gráficas y ahí se da a conocer qué músculos, tendones o huesos están afectados.

El examen permite la recolección simultánea de datos e imágenes en las tres dimensiones y en tiempo real. Luego de un adecuado procesamiento se presenta la información en videos clínicos y gráficos comparados, que traducen los rangos de los movimientos y sus desviaciones del ideal para cada función.

Más allá del diagnóstico de origen, la calidad de información provista facilita el reconocimiento preciso de los principales problemas funcionales y su relación con la causa que los genera. Estos elementos son de gran importancia para una adecuada planificación del tratamiento.

Cuando ya se procede a la cirugía multinivel, que la lleva a cabo el doctor Melgar en el Hospital San Rafael, se logra que el paciente logre alargar sus músculos, si es el caso, para que camine de una mejor manera.

"Por ejemplo, hay pacientes con parálisis cerebral infantil que presentan espasticidad (aumento exagerado del tono muscular por lo que hay movimientos exagerados y poco coordinados). Entonces, cuando se hace la cirugía, la persona puede recuperar un poco de independencia, agarrar cosas, comer por sí mismo, eso es un gran logro", detalló el Dr. Melgar.

Asimismo, mencionó que una de las condiciones más comunes son las parálisis cerebrales infantiles; sin embargo, también se presentan casos menos conocidos como neuropatías periféricas.

El especialista asegura que uno de los objetivos de este tipo de operaciones es mejorar la marcha de los que se someten a la cirugía para que puedan reincorporarse a la vida social.

Una experiencia única

Ser un neuroortopeda ha significado para el doctor Ítalo Melgar una "bendición". Según él, antes a las personas que presentaban problemas motores solo se les hacía la rehabilitación, pero eso no cumplía las expectativas que esperaban los médicos y los propios pacientes.

"Creo que la cirugía multinivel ha venido a revolucionar este campo. Me siento muy responsable de tanto paciente con problemas neuromusculares, y de alguna forma ya se les está dando tratamiento. Me siento muy contento y satisfecho de lo que fui a hacer porque sé que muchos niños en el país necesitan este tipo de cirugías para poderlos ayudar", reflexionó el galeno.

Desde septiembre a la fecha, Melgar ha intervenido a aproximadamente 70 pacientes, y aunque manifestó que al principio los padres de los niños estaban un poco incrédulos porque había mucha expectativa para ver si las cirugías iban a funcionar, hasta ahora han visto una gran mejoría en los pacientes operados. Además, la demanda ha sido muy grande, tanto así que ya tiene programadas varias cirugías hasta marzo y la lista continúa, agregando a más personas.

"Me siento contento con lo que hago. A pesar del poco tiempo que llevó ejerciendo esta nueva especialidad, los resultados han sido buenos y satisfactorios", concluyó el especialista, quien tiene como proyecto a largo plazo crear un departamento de neuroortopedia en una institución de El Salvador.