resumen noticias
Además en

Obesidad y mala relación materna

El estudio reveló que los aspectos negativos entre madre e hijo inciden en las áreas que regulan el estrés y el comportamiento energético

Sábado, 31 de Diciembre de 2011

Los niños que tienen mala relación con sus madres son más propensos a sumar kilos de más mientras crecen, según revela un nuevo estudio.

Investigadores que siguieron a casi 1,000 niños durante su adolescencia hallaron que más del 25% de los que registraban las menores calificaciones en test que evaluaban la relación madre-hijo en la niñez llegaban obesos a los 15 años, indican los resultados publicados en la revista Pediatrics.

En cambio, sólo el 13% de los chicos que tenían buena relación con sus madres se habían vuelto obesos.

Pese a que esto no prueba un vínculo de causa y efecto, los expertos señalan que otro trabajo demostró relaciones entre el desarrollo emocional e intelectual de los niños y la forma en que interactúan con sus madres a edad temprana.

Es posible que una infancia estresante genere marcas duraderas en el cerebro de los niños, dijo Sarah Anderson, quien trabajó en el estudio.

"Hay una coincidencia parcial en el cerebro entre las áreas que regulan el estrés y el equilibrio energético", expresó Anderson, de la Facultad de Salud Pública de la Ohio State University, en Columbus, Estados Unidos.

"Esta respuesta al estrés podría estar relacionada con la obesidad a través de la regulación del apetito", añadió.

El estudio se basó en 977 niños que fueron grabados mientras jugaban con sus madres a la edad de 1, 2 y 3 años.

Los investigadores luego evaluaron la relación de los pequeños con sus madres a partir de la capacidad materna de reconocer el estado emocional del niño y responder con calidez, así como la tendencia del chico de explorar su ambiente libremente, una medida de seguridad de la relación.

Un cuarto de los niños tenían una relación de "mala calidad" con sus madres, mientras que un 22 por ciento logró registros perfectos en cada sesión.

David Gozal, pediatra que no participó del estudio, coincidió con los hallazgos, aunque dijo que una alimentación poco saludable y la falta de actividad física y buen descanso jugarían roles clave en la obesidad adolescente.

Hoy en día, el 17% de niños y adolescentes de EE.UU. son obesos, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés). —REUTERS