Prevención es clave para el corazón y ECV

Un chequeo médico podría reducir la cantidad de muertes por enfermedades cardiovasculares

Evitar el sedentarismo y visitar al médico pueden ser claves para una buena salud. Foto EDH

Las cifras son alarmantes. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las principales causas de muerte por enfermedades del corazón son presión alta, fumado y colesterol elevado. En el mundo el 50% de los hombres mayores de 60 años tiene presión alta junto a un 60% de las mujeres de la misma edad.

Estas cifras revelan la importancia de abordar a los pacientes para prevenir las enfermedades cardiovasculares (ECV) y tratar los factores de riesgo como una sola enfermedad y no por separado adicionando dieta y ejercicio.

"Las personas deben hacerse una evaluación preventiva dependiendo de la edad. Por ejemplo si una mujer tiene la costumbre de hacerse un chequeo ginecológico anualmente, así debería realizarse uno general, el cual incluye el cardiovascular. Hoy en día estamos viendo que las principales causas de muerte son la presión alta, colesterol elevado o cualquier tipo de problema de triglicéridos, azúcar en la sangre, tabaquismo y edad", explicó el cardiólogo Juan Francisco Escolán.

También existe otro causante de las ECV: el genético, el cual no puede ser modificado, es por ello que se debe prestar atención a cierta edad para iniciar la prevención en la otra parte del pastel, es decir, en mejorar la alimentación, evitar el sedentarismo, asistir a chequeos médicos constantes y saber manejar el estrés.

"La gente no posee ese esquema preventivo, no existe ese patrón en nuestra cultura. Al menos en mujeres esos exámenes deben hacerse a partir de los 40 años y en los hombres a partir de los 45 años. Al menos a partir de esas edades las personas deben saber cómo está su presión, su colesterol, triglicéridos, azúcar y cómo están en general todos los parámetros que puedan incidir en que uno vaya a morir de una ECV", agregó Escolán.

La forma de prevenir y controlar las ECV es a través de una acción global e integrada para concientizar a la población sobre la importancia de ir al médico periódicamente.

Así mismo los mejores aliados pueden ser las actividades físicas de forma regular; reducción del tabaco; consumo de frutas y verduras para mantener un peso corporal saludable.