Salvadoreños en Manitoba documentarán su historia

La comunidad residente en la provincia tendrá la oportunidad de recopilar la historia de su migración, gracias a un proyecto de historia oral apoyado por la Universidad de Winnipeg

Alexander Freund es doctor en Historia, catedrático y director del Centro de Historia Oral de la Universidad de Winnipeg.elsalvador.com / Alejandra Salcedo

Alexander Freund es doctor en Historia, catedrático y director del Centro de Historia Oral de la Universidad de Winnipeg.Con el nombre "Salvadoran Voices of Manitoba" (Voces Salvadoreñas de Manitoba) fue bautizado el proyecto de historia oral que pretende recopilar a través del testimonio, las experiencias de los compatriotas que dejaron el país y llegaron a Manitoba como refugiados en la década de los 80.

El proyecto, que está en su etapa inicial, es apoyado por un grupo de salvadoreños que tendrá la misión de darlo a conocer a la comunidad, la más numerosa entre los latinos radicados en la provincia.

La popularidad de los salvadoreños llamó la atención de Alexander Freund, doctor en Historia, catedrático y director del Centro de Historia Oral de la Universidad de Winnipeg, quien a través del compatriota Mario Jiménez, supo cómo los salvadoreños emigraron debido a la guerra y se establecieron en tierras canadienses.

"Un día oscuro de invierno de esos que dan nostalgia estuve pensando en el peregrinaje que muchos salvadoreños habíamos tenido y pensé que debía ser documentado para que nuestros hijos, nietos y demás personas supieran de nuestra aventura en el exilio", dijo Jiménez, quien trabaja también en la Universidad de Winnipeg, como encargado superior de admisiones.

La idea se concretizó cuando Freund la tomó en cuenta para su proyecto auspiciado con fondos del gobierno federal de Canadá y con el cual pretende recopilar la historia de los refugiados que llegaron a Manitoba después de 1945 hasta la fecha, y en el que ha incluido a tres grupos étnicos. El primero de ellos es el europeo que llegó después de la Segunda Guerra Mundial, entre los años 50 y 60; los latinoamericanos que se asentaron en la década de los 70 y 80 y en el cual la comunidad salvadoreña es el centro de estudio; y el tercer grupo son los africanos y asiáticos que fueron recibidos en la provincia entre en los 90 y 2010.

El historiador de origen alemán se reúne cada tres semanas con un grupo de salvadoreños para tratar la investigación y ofrecer talleres de historia oral, poniendo en práctica por primera vez el método investigación acción-participativa. "Antes yo decidía qué preguntas hacer, cómo contactar a las personas y qué hacer con la información obtenida, este era el método tradicional", dijo Freund.

Sin embargo, el trabajo en conjunto con la comunidad ha resultado interesante para el historiador. "Para mí, el reto está en saber cómo manejar la motivación de las personas sin que yo los domine porque es un proyecto de la comunidad, entonces lo que salga de ellos es bueno. Es importante encontrar el balance entre liderar el proyecto y dejar que ellos tomen las decisiones". Voces Salvadoreñas de Manitoba tiene cerca de un año de haberse instituido y se ha realizado un aproximado de diez entrevistas con voluntarios deseosos de contar su experiencia.

El catedrático estima que el proyecto podría durar tres años más y de la información obtenida creará un archivo que estará a disposición del público para posteriores análisis sobre los refugiados. También pretende escribir un libro.

"Mi objetivo es documentar la historia de los salvadoreños y luego quiero encontrar la memoria del hogar y de la violencia, cómo estas afectaron la integración, y cómo ellos lo hablaron con sus hijos y nietos… aparentemente existen silencios", dijo.

Familiaridad con el término

A pesar de que la investigación ha llamado la atención de los salvadoreños, el término "historia oral" haresultado ser familiar para unos, pero no para todos. Carlos Campos, un compatriota que ha trabajado de cerca con la comunidad y que forma parte del grupo, aseguró que no había oído hablar de historia oral como disciplina "pero sí lo había escuchado en el contexto del rescate cultural y la comunicación democrática".

Para Freund es un método o una fuente que se utiliza para escribir la historia y se hace a través del testimonio de los afectados. Pero la recopilación de los relatos no es tarea fácil, la cooperación de la comunidad es indispensable en este tipo de proyectos y quienes participan en él sienten la necesidad de documentar la historia.

"Sería un legado para las generaciones de salvadoreños-canadienses… Esta es una oportunidad para recuperar la riqueza oral contada por los verdaderos protagonistas tal y como la vivieron, con sus fortalezas y debilidades, con la valentía y el coraje de emigrar. Ya que emigrar implica superar barreras personales, sociales y culturales pero sin dejar de estar atado a las raíces salvadoreñas", señaló Campos.

Viajarán a El Salvador

Voces Salvadoreñas de Manitoba tendrá su primera participación pública en la conferencia "Idiomas y Culturas de Conflictos y Atrocidades".

El evento que se realizará del 11 al 13 de octubre en Winnipeg es organizado por el Círculo de Idiomas y Culturas de Manitoba y Dakota del Norte, en conjunto con la Universidad de Manitoba.

De acuerdo con Freund, los relatos de los compatriotas serán tomados como base para realizar la presentación, al tiempo que se hará una exposición de fotografías y documentos.

"La sociedad canadiense conoce muy poco acerca de la historia de los refugiados, especialmente de Centro América… y tiene mucho que aprender, además no es el único país que carece de este conocimiento", advirtió.

Para el historiador es importante que se ahonde en las experiencias de los refugiados porque "el conocimiento histórico puede proveer una sólida defensa contra los estereotipos y prejuicios". La segunda participación internacional del proyecto, Freund espera hacerla en marzo del próximo en la Conferencia Anual de Historia Oral en San Salvador ante las asociaciones de Historia Oral de Latinoamérica.

"Aquellos que estamos fuera de América Latina necesitamos poner especial atención a las importantes contribuciones de la historia oral del área… Creo que de una forma pequeña pero significativa, los salvadoreños descubrirán la historia oral como un medio para comprender mejor las luchas pasadas en su país, y así documentar los fallos y logros de su sociedad", añadió.

Ante la presentación del proyecto en ambas conferencias, se hace imperativa la colaboración de los salvadoreños residentes en Manitoba, como lo señala Campos: "Tenemos el potencial de contribuir con el archivo con alguna fotografía, documento u objeto que en sí mismo es histórico, pero lo más importante es que tenemos nuestras memorias personales".

Los salvadoreños interesados en aportar su punto de vista o sus historias pueden visitar la página en Facebook: Salvadoran Voices of Manitoba.