Mucho ruido y pocas nueces en informe de Secultura

La secretaria de Cultura y su equipo no hablaron de legados en su gestión Según la funcionaria, el proyecto de Ley de Cultura está consolidándose

Secultura brinda su último informe

Secultura, brindó esta mañana su último informe de gestión 2012-2013, pues el gobierno de El Salvador, encabezado por el presidente Funes, ya entró en su recta final.

Ver en Media Center >

La lagrimita casi se le salía a la secretaria de Cultura al presentar —el día de ayer— su último informe de gestión 2012-2013. Ana Magdalena Granadino, titular de la secretaría de Cultura de la Presidencia (Secultura), se hizo acompañar de todos los directores nacionales para hablar de su trabajo que terminará el próximo año. En un extenuante multidiscurso, la funcionaria y compañía sumaron números, pero no hablaron de legados.

La rendición de cuentas empezó mal, al menos para los periodistas que llegaron a cubrir el evento: no se podían hacer preguntas directas a través de un micrófono —y con derecho a repreguntar— porque las autoridades de la Secultura decidieron que estas se hicieran a través de un papelito que se haría llegar a la mesa de los funcionarios.

Así los directores nacionales empezaron a hablar de los logros de sus áreas gracias a las matemáticas que dan generosos resultados. La inauguración del magno evento quedó en manos de la secretaria de Cultura. A la diestra de la funcionaria estaba a quien propios y extraños llaman el verdadero secretario de Cultura: Alejo Campos, director de Cooperación Internacional. Ambos se miraban, aprobando mutuamente, lo que hacían.

"Hemos tenido logros significativos que demuestran que hemos usado los fondos públicos de manera efectiva, eficiente y optimizando al máximo los recursos técnicos y económicos con los que contamos (...) La ayuda a la Secultura ha alcanzado la cifra de 3.239,690 dólares", reveló Granadino. Y tiene razón porque un cuarto de millón de dólares ha salido de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID)—a través de licitación— para la creación de una Ley de Cultura y una política Pública de Cultura, pero el país sigue esperando al respecto.

El Diario de Hoy reveló el día martes 21 de agosto de 2012 que el "estratega de proyecto de Ley Nacional de Cultura dejó El Salvador". La razón fue que Secultura mutiló la consultoría realizada por el suramericano. La gota que rebalsó el vaso fue que tampoco se le permitió al experto ver qué partes fueron suprimidas de su trabajo. A los diplomáticos españoles en el país no les cayó en gracia.

El convenio entre la Secultura y la AECID tiene el plazo de un año y seis meses para cumplir con lo estipulado. Este caducó el pasado mes de abril. El acuerdo, no obstante, tiene un salvaconducto que da seis meses extras para cumplir con lo convenido. La nueva fecha para que Secultura haga valer la palabra empeñada por escrito termina el último día de octubre. De lo contrario, el gobierno de El Salvador tendrá que devolver el dinero.

El Diario de Hoy utilizó el método de Secultura: el papelito mensajero y le preguntó sobre cómo va el cumplimento de la iniciativa de ley cultural. "Ha pasado ya por todas la fases de consolidación, ha entrado en el último tramo. Ha sido regresada de Casa Presidencial para corregir ciertas formas, textos jurídicos, etc. y luego regresará a la secretaría jurídica de la Presidencia para su visto bueno y serán ellos quienes se lo entreguen al presidente de la República, quien decidirá cómo y cuándo la presenta", respondió Granadino.

Tanto Granadino como Campos en sus discursos tuvieron muchas palabras de elogio para el Sistema de Coros y Orquestas Juveniles e Infantiles. Sobre él dijeron que "pasó de 40 jóvenes a 2,500 en la actualidad". El Diario de Hoy le preguntó por qué hay un enérgico apoyo a eso y no a la Orquesta Sinfónica de El Salvador (OSES). La secretaria de Cultura no solo dijo que se mentía al respecto, también le dedicó unas palabras:

"Una de las preocupaciones más grandes mías es que ellos [OSES] tienen que hacer público nuevo, ser más abiertos, inclusivos con su repertorio. Se les ha ayudado muchísimo [lo contrario] no es verdad".

Un músico que habló con este medio desmiente a Granadino: "Seguimos sin uniformes, no nos dan accesorios para los instrumentos y están arruinados por no darles mantenimiento. No quieren pagar solistas ni directores. Hay seis músicos que siguen sin plaza. Alejo Campos dio la orden a comunicaciones para que no nos saquen en publicidad". La OSES fue declarada patrimonio vivo por la Asamblea Legislativa en 2012. Nada ha cambiado, dicen los músicos.

Este medio le pidió una autoevaluación a Granadino sobre su trabajo. Ella dijo que "no soy quién para calificarme, yo lo único que he hecho en la Secultura es trabajar con muchísimo amor. Amo a mi país. Sinceramente lo quiero muchísimo".

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.