Orden de Malta celebró 900 años de obras benéficas

Benedicto XVI calificó al organismo como "una preciosa obra benéfica" más allá de la "simple filantropía".

La celebración fue con una de las expresiones artísticas que siempre ha acompañado a la humanidad: la música.

Con el cuarteto de cuerdas del Centro Nacional de Artes (Cenar), Víctor Emmanuelle, Miriam Rivera, el Ballet de Mauricio Bonilla, José Guerrero y María Gracia González (de la Ópera de El Salvador, Opes) se celebraron los 900 años de la Orden de Malta en el Teatro Presidente.

"Hemos realizado varios proyectos sociales. Queremos aumentar la cobertura de nuestras clínicas, queremos tener más especialidades. La Orden de Malta no ve credo en la gente y nuestra finalidad es de apoyo para alcanzar el desarrollo sostenible de El Salvador", afirmó Nelson Rodríguez, gerente general de la organización en el país.

La Orden de Malta nació a partir de una enfermería en Jerusalén en el siglo XI gracias a un monje que ayudó a los visitantes de la Tierra Santa. Fue en las Cruzadas (campañas militares entre 1095 y 1291) que asumió un perfil militar para defender a los cristianos de los ataques de los musulmanes. En febrero de 1113 el papa Pascal II la reconoció mediante una bula papal (documento oficial pontífico) que estableció su condición soberana, declarándola independiente de las autoridades laicas y religiosas.

La Orden de Malta se estableció en El Salvador en 1974 como una organización privada sin fines de lucro.