resumen noticias

Helen Hunt: "En vez de pensar en el Óscar... espero que la gente vaya al cine"

Tuvieron que transcurrir más de diez años para volver a escuchar el nombre de la actriz de "As Good as it Gets " entre los nominados a los premios de la Academia. Este año, la artista de 49 años aspira al Óscar a mejor actriz por el filme "The Sessions".

Fabián Waintal Corresponsal en Hollywood escena@elsalvador.com Miércoles, 13 de Febrero de 2013

Solo dos actrices llegaron a ganar en un mismo año los premios Globo de Oro, Emmy y el Óscar: Liza Minelli y... Helen Hunt. Y para alguien que conoció tan de cerca el éxito de la televisión (Mad About You) y el cine (As Good As It Gets), resulta curioso que no haya vuelto por aquel camino, desde hace un poco más de diez años. Y en la búsqueda por recuperarla, viajamos hasta Toronto para entrevistarla sobre la firme posibilidad de volver a triunfar en Hollywood, con la firme posibilidad de recibir un Oscar por la nueva película 'The Sessions'.

¿Es posible imaginarla con un Óscar con las buenas reacciones que está teniendo desde que estrenó la película 'The Sessions' en el Festival Internacional de Toronto?

— Siendo algo en lo que ninguno de los actores puede controlar, prefiero enfocar mi atención esperando que la gente vaya a ver la película, en vez de estar interesado en alguna actriz conocida. Cuando yo misma vi la película con el resto del equipo, junto con otras 1.500 personas, sentimos que todos estábamos desnudos (risas). Por eso, en vez de pensar en el Óscar, solo espero que la gente vaya al cine.

Con Liza Minelli, usted es la única actriz que ganó en el mismo año un Óscar, un Emmy y un Globo de Oro. ¿Cómo recuerda aquella época?

—¿Qué puedo decir? Con Liza siempre nos confunden (Risas). Aquella época del Oscar fue grandiosa, me acuerdo que estaba cansada, pero me divertí. Es como todos piensan, un momento del estilo Cenicienta con toda clase de rarezas alrededor. Es un momento muy emocionante para cualquier actor. Yo nunca había ido a mi fiesta de graduación de la escuela secundaria, así que me sentí bien con los vestidos de lujo. Fue grandioso.

¿Le gustaría ganar de nuevo?

—Seguro, sí. ¿Lo tienes a mano ahora mismo? (risas) ¿No? Qué lástima, hablemos más adelante entonces.

Habiendo nacido en Los Ángeles el 15 de Junio de 1963, con un padre director y profesor de actuación como Gordon Hunt, el destino de Helen Elizabeth Hunt estaba marcado desde la cuna. Apenas tenía ocho años cuando empezó con las primeras clases de teatro al lado del padre y un año después, ya estaba debutando profesionalmente como actriz. Era la época en que interpretó a la hija de Murray Slaughs en 'El Show de Mary Tayler Moore' y también trabajó con Lindsay Wagner en la famosa serie de 'La Mujer Biónica'. Pero Helen Hunt tuvo su propio éxito en televisión ganando nada menos que un millón de dólares por cada episodio de la comedia 'Mad About You'. Los fanáticos de Los Simpsons tal vez se acuerden del episodio donde ella le había agregado la voz al rol de Renee, la novia del personaje Moe que tiene la voz del actor Hank Azaria (en la época en que Helen también era la pareja de Hank, en la vida real). Y mientras conoció el éxito del lado de la comedia, en el cine, Helen tuvo otro estilo de reconocimiento cuando ganó el Oscar por la comedia dramática 'As Good As It Gets' que protagonizó con Jack Nicholson. En el año 2000 era tan famosa, que llegó a protagonizar nada menos que cuatro películas que sumaron más de 450 millones de dólares, en un solo año: 'Cast Away' con Tom Hanks, 'Dr T and the Women' con Richard Gere, 'What Women Want' con Mel Gibson y 'Pay it Forward' con Kevin Spacey. El problema es que nunca más volvió a tener el mismo éxito. Tal vez haya tenido que ver algún problema personal como el divorcio con Hank Azaria en diciembre del 2000, pero Helen dejó de ser la misma desde que decidió mudarse a Nueva York para dedicarle su tiempo al teatro. Después de haber ganado cuatro premios Emmy, dos Globo de Oro y una estatuilla del Oscar, lo cierto es que recién ahora, con la nueva película 'The Sessions' se vuelve a hablar de Helen Hunt... y la vuelta al trono de los trofeos.

¿Cómo fue que decidió cambiar la comedia por el drama, después de tanta fama con la serie de TV 'Mad About You'?

— Los actores muy raramente decidimos nuestro futuro. Y cuando me ofrecieron la película 'As Good As it Gets', el director era uno de mis favoritos, pero realmente él no me quería para nada. Así que entré a la fuerza, con los aires de grandeza de haber hecho la película 'Twister' y le pedí que al menos me diera una oportunidad. Yo era demasiado joven y no era la persona ideal para esa película, así que pasé por pruebas y pruebas y más pruebas, hasta que me contrataron. El paso de la comedia al drama, no fue una elección consiente. Con la experiencia, igual te das cuenta que en lo que respecta al trabajo de actor, el sentimiento de trabajar con las palabras que amas, es siempre igual en teatro, cine o televisión. Pero yo no elegí ninguno de mis trabajos, solo encontré una buena historia y trabajé tan duro como pude para que me dejaran participar.

¿Quiere decir que entonces sea posible verla en una comedia, otra vez?

— Sí, así como también creo que la película 'The Sessions' es también bastante graciosa.

Con la polémica historia de un hombre inválido de 36 años que quiere perder la virginidad, Helen Hunt interpreta la historia real de una ama de casa felizmente casada que aceptó en darle seis sesiones de terapia sexual... para cumplir su sueño.

¿Cuál es realmente la diferencia entre una prostituta y la sustituta sexual que interpreta en cine?

—Lo expliqué mucho más elocuentemente en la película, así que es mejor repetir la frase de mi personaje que dice "Las prostitutas solo esperan un negocio del sexo y una sustituta sexual en cambio espera que puedas encontrar la posibilidad de una mejor vida sexual". Ahí está, ¡me acordé!

Su personaje parece muy cómoda a la hora de desvestirse. ¿Qué tan difícil o incómodo fue filmar 'esas' escenas?

— Puedo sacarme la ropa ahora mismo (Risas). Es algo muy posible, por eso me eligieron (le cuesta parar de reír). Ahora, seriamente, no es nada fácil sacarme la ropa en una sala llena de gente que no conozco, pero mi deseo por darle vida a esta historia superó mi miedo. Pero también me estoy poniendo vieja, era hora de desnudarme. La verdad, no me parecía tan malo como formar parte de una película sobre seres humanos, que es lo que realmente creo que trata la película. Siento que es todo lo contrario a la era digital, una película donde lo importante es tocarse.

¿Pero cómo reaccionó cuando leyó en el guión las difíciles escenas de sexo que tenía que filmar?

— De verdad, me pareció una historia hermosa de las que escasean. Es difícil escribir una buena película. Y acepté incluso antes de pensar sobre los desafíos. Simplemente quería hacerla. Sabía que el otro protagonista iba a ser John Hawkes, esperábamos que William H. Macy también aceptara. Sabía que iba a trabajar con gente de clase en una buena historia con actores maravillosos.

¿Llegó a conocer personalmente a la verdadera sustituta sexual Cheryl Cohen Greene que interpreta en cine?

— Sí. Ya antes había hecho películas donde interpreté gente real y había vivido aquella experiencia de construir todo un personaje que al momento de conocer la persona real, ya es demasiado tarde, porque había creado otra persona diferente. Por eso, esta vez hablé temprano con ella y me gustó que fuera mucho mejor de lo que pensaba. Al leer el guión uno piensa que es una prostituta que va a cruzar la puerta con una fantasía masculina. Jamás imaginé que podía encontrar una persona franca que me dio más ganas de hacer la película. Me gustó la idea de empezar así. Ella misma usó un término, de hablar positivamente sobre el sexo y me gustó que fuera en cierta forma mi trabajo. ¿Si lo conseguí? No lo sé, pero sería genial saberlo.

¿Qué quiso decir Cheryl Cohen cuando le dijo de hablar positivamente sobre el sexo?

—Se refería a un sentimiento positivo sobre el sexo. En muchas películas, incluso en la vida real, bajan las luces, la ropa interior cae en cámara lenta y hay toda una vergüenza escondida. En esta película, todo eso no existe. El tema del sexo es siempre interesante, pero yo siento que el tema de la religión y la lucha con la fe también es importante en esta película. Es algo que nunca antes había visto en el cine, la honesta lucha entre la fe y el sexo. Parece absurdo pensar que nunca se van a cruzar, pero por supuesto es algo que choca en una forma horrible mientras todos tratan de pretender que está todo bien; porque nadie quiere reconciliar los dos temas. Nunca antes había escuchado las conversaciones que en la película tiene el cura con el protagonista inválido.

¿Recomendaría esta película para los adolescentes? ¿Qué edad límite cree que sea recomendable para ver una película donde se trata el sexo tan abiertamente?

— Mi ahijada tiene 16 años y la madre me preguntó si me parecía correcto que viera un programa de televisión que tiene mucho que ver con la sexualidad femenina y yo le dije que debería ver esta película primero. La gente de 16 años, creo que debería ver esta película. Hasta el director me dijo que le gustaría que su hija vea esta película. ¿No sería increíble que una de las imágenes que tengan sea una versión del sexo donde puedas decir "Quiero eso"; "eso no quiero"; "así me siento"; "no estoy tan segura"; "mejor paramos"? La buena comunicación es realmente el mejor premio en la vida real