Despedidos de Secultura exigen ser reincorporados

Sitrasec denuncia incapacidad de diálogo de titular de Secultura

Para los miembros de Sitrasec, los despidos de Secultura no tienen "robustez legal ni moral" para realizarlos. Ellos mantendrán protestas. foto EDH / archivo

El Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Cultura (Sitrasec) exigieron el día de ayer a la secretaria de Cultura, Ana Magdalena Granadino, que reinstale a los 17 trabajadores que fueron despedidos de la institución en los últimos días de diciembre, de lo contrario, los agremiados afirmaron que paralizarán la entidad gubernamental.

"Denunciamos el despido arbitrario de varios compañeros de las distintas unidades de Secultura. Los despidos no tienen robustez legal ni moral para dar por finalizada la plaza laboral", aseveró a El Diario de Hoy el secretario general de Sitrasec, Jonathan Ramírez.

Ramírez afirma que hicieron una mesa de diálogo con la secretaria Granadino, pero no hubo frutos al respecto:

"Hago pública la incapacidad de negociar y la falta de voluntad de la señora Magdalena Granadino. Le hemos presentado propuestas y no accede a ninguna de ellas".

El secretario general de Sitrasec afirma que en el encuentro del día viernes 4 de enero (en horas de la mañana) sabiendo que no podrían reincorporar a todos los despedidos, intentaron negociar un número indeterminado del caso, "pero ella es una señora cerrada, nefasta y prepotente y no se quiere informar de cómo procede la ley en estos casos" y así, el acuerdo entre sindicalistas y gobierno nunca vio la luz.

El número de despedidos oscilan entre 20 y 17, pero los confirmados por el sindicato son 17. Los cesados provienen del Centro Nacional de Artes (Cenar), de la Dirección de Patrimonio Cultural, de la Orquesta Sinfónica de El Salvador, del Ballet Folclórico, de la Dirección de Publicaciones e Impresos (DPI), del Museo Nacional de Antropología (Muna).

Para los sindicalistas y despedidos hay muchas inconsistencias. Por ejemplo, el director de Patrimonio Cultural, Gustavo Milán, le dijo a uno de sus subalternos que el despido era porque la secretaria de Cultura le había perdido la confianza. Milán después cambió la versión por otra diplomática.

Quien se desempeñó como director del Coro Nacional Infantil y Juvenil de El Salvador, Numa Bracamonte, afirmó a este medio que recibió acoso laboral de Granadino y de su director de Relaciones Internacionales y Cooperación, Alejo Campos.

"A ellos les molestó mi trabajo porque era muy bueno y empezaron a pedir menos calidad, que trabajáramos menos y tomaron técnicas y medidas de acoso laboral. No me dieron las razones por las cuales ellos tomaron la decisión (de no renovarle el contrato). Solo me obligaron a firmar de recibido".

Los miembros de Sitrasec afirman que las plazas ya están ocupadas, de hecho, aseveran que ya fueron contratadas 35 personas del círculo de Granadino y de los directores nacionales. Pero no solo eso, los destituidos afirman que hay un punto que no puede obviarse: los ahora cesados iban a ser contratados bajo la ley de salarios, algo que únicamente gozarán —según ellos— quienes ocupen los puestos vacantes.

El Diario de Hoy buscó a la secretaria de Cultura a través de su equipo de comunicaciones para contrastar las opiniones y acusaciones que el sindicato hizo contra ella. Además, quisimos su valoración sobre la protesta que hubo frente al edificio donde funciona aún parte de Secultura, pero la institución únicamente nos hizo llegar un comunicado fechado el día viernes 4 de enero con el cual da por terminado el tema de los despidos:

"La Secretaría de Cultura, a través de cada Dirección Nacional, antes de la renovación de los contratos, analizó cada caso, por lo que cada decisión está debidamente justificada. No obstante, las personas a quienes no se les renovaron sus contratos, tienen el derecho de apelar ante las instancias que correspondan. La Secretaría de Cultura de la Presidencia respetuosamente acatará los fallos que éstas emitan".

Sitrasec también hizo un comunicado con fecha de ayer lunes. En él arremete contra la secretaria Granadino:

"En Secultura aflora el nepotismo y amiguismo que es evidente en este gobierno. La titular se jacta con su prepotencia y abuso de poder por estar apadrinada por la pareja presidencial en la que se escuda".

El mensaje, también lleva unas palabras para el presidente Funes:

"Este gobierno, que se denomina con sensibilidad social, está dejando a una gran cantidad de familias sin sustento...".

"Le pido al presidente de la República que investigue a Magdalena Granadino, porque ella no es conocedora de la cultura y en todo el tiempo que lleva en la Secretaría de Cultura, este es el peor momento que estamos atravesando", puntualiza, Ramírez.