resumen noticias

Ben Affleck, más que un actor

El chico guapo que ganó un Oscar por el guión de "Good Will Hunting" quería, sobre todo, ser un buen director. Y con su tercera película, "Argo", confirma que este experimento ha salido bien

Miércoles, 28 de Noviembre de 2012

LOS ÁNGELES. Guionista, ganador de un Oscar a medias con su amigo Matt Damon, actor más de 20 veces nominado a los mejores premios y director más que brillante de otros dos largometrajes, el californiano Ben Affleck estrena en el país su nueva película, "Argo".

La estrella del cine quería rodar su cinta en Teherán, pero el Gobierno de Estados Unidos le quitó de la cabeza la idea. "Parecía más peligroso ir ahora que cuando ocurrió la crisis de los rehenes, me dijeron que estaba loco", explicó el director en una entrevista realizada en San Sebastián.

La película, que llega este viernes a los cines salvadoreños, cuenta el audaz rescate en 1980 por parte de un agente de la CIA, Antonio ("Tony") Méndez, de seis funcionarios de la embajada estadounidense en Teherán durante la crisis de los rehenes haciéndolos pasar, de la noche a la mañana, por un equipo de rodaje canadiense de una cinta de ciencia ficción al estilo "Star Wars".

Para hacer creíble el plan, Méndez se alía con el ganador de un Oscar por el maquillaje de "El planeta de los simios", John Chambers (John Goodman) y con el productor Lester Siegel (Alan Arkin) y montan una compañía falsa que publicita, a bombo y platillo, el próximo rodaje de "Argo", nombre también del falso filme.

Affleck se guardó para sí el papel protagonista, al que acompaña con una barba y unas gafas que le permiten "esconderse", y que, curiosamente, es el que menos se parece al personaje real, ya que los rehenes (cuyas imágenes se conocen al final de la película) son sorprendentemente parecidos. "Mi imagen cambió un poco, Tony Méndez era bajito y tenía bigote y yo soy alto y me dejé barba... pero el resto del reparto funcionó muy bien".

Pero Affleck, como hizo en su segunda película, "The Town", además de actuar, dirige. Y como director, afirmó Alan Arkin, "es uno de los mejores, sabe todo de su trabajo, se ocupa de todos los detalles. En "Argo" no hay un solo error. No parece su tercera película, sino la veinte", dijo el veterano actor, ganador (de verdad) de un Oscar por "Little Miss Sunshine".

"No creas nada de lo que dice Arkin", siguió bromeando Affleck, que mantuvo ese mismo tono de humor irónico, no solo en la entrevista, sino también en la película, a la que carga de una salva de dardos certeros, pero muy divertidos, contra la industria hollywoodiense.

"Me encanta de la película que, aunque se critica a Hollywood, es solo en parte. Lo hago con cariño, es un guiño que creo que refleja lo que mucha gente piensa (de Hollywood), por una parte lo absurdas que son las celebrities, pero también les encantan sus películas así que son las dos cosas a la vez, y ahí estoy yo también", agregó.

El director, que debutó en "Gone Baby Gone" (2007) aseguró que lo pasó "muy bien" haciendo "Argo" aunque "notaba" que era su tercera película "porque tenía miedo de muchas cosas, pero a la vez tenía la confianza de trabajar con gente muy buena, como Rodrigo Prieto (el director de fotografía), Alexandre Desplat (el compositor), y actores muy buenos, que me dieron seguridad".

Affleck, que también produce la cinta junto a George Clooney, rodó "a propósito" con aires setenteros, respetando algunas imágenes reales de documental, y minucioso como es, los años 70 están hasta en el último detalle.

Y toda esa combinación Affleck logra una narración que va de menos a más, con una tensión que aumenta gradualmente sin ser excesiva y con momentos que permiten respirar al espectador para disfrutar de la película. Resultado que fue evidente en la taquilla de Estados Unidos al recaudar 12.4 millones de dólares en su semana de estreno. —EFE