Fmln propone ministerio de Cultura en proyecto de ley

Ayer el partido le dio iniciativa de ley a su plan en la Asamblea

El proyecto de cultura y arte del Fmln fue presentado el día martes por la tarde en el Palacio Tecleño. Nadia Maltez y su cuarteto se presentaron. Foto EDH / Douglas Urquilla

El Fmln —de primas a primeras— le apuesta a la creación de un ministerio de Cultura con su "Ley de cultura y arte". A lo anterior se suman otras iniciativas que los artistas de El Salvador han solicitado desde muchos años atrás y que el partido en el gobierno quiere darles una vez aprobada la ley: un sistema de protección social y la creación de fondos monetarios que puedan darle vida a sus proyectos e ideas artísticas.

Otro de los puntos a los que le apuesta el proyecto en cuestión es el respeto a los derechos de la comunidad indígena y a la protección del patrimonio cultural inmaterial.

El proyecto contó con la asesoría de la exsecretaria de Cultura, Breni Cuenca. Ella fue la primera funcionaria de la actual Secretaría de Cultura de la Presidencia (Secultura), pero fue destituida por el presidente Funes por "haberle perdido la confianza". Sin embargo, Cuenca ya traía en su haber un largo diálogo con los artistas, gestores culturales y académicos del país y de la diáspora. Tras un nuevo consenso de un año, Cuenca terminó la ley que ahora enarbola el Fmln. Y es irónico: el partido en el gobierno se impone a Secultura (apéndice de Casa Presidencial). De hecho, este medio solicitó a sus funcionarios información sobre su proceso de ley y solo guardaron silencio.

La ley de Cuenca plantea como protagonistas a los salvadoreños "en la creación social de la cultura".

"Con los postulados más avanzados en materia internacional sobre derechos culturales (...) el pueblo salvadoreño requiere de una ley que establezca los principios fundamentales, las definiciones y la institucionalidad y los principios de política estatal de la cultura (...) Es necesaria una legislación que proteja, reconozca y dignifique a los artistas y artesanos de nuestro país", afirmó la diputada y secretaria de Cultura del Fmln, Lorena Peña.

La farabundista también añadió la importancia de que exista una ley de cultura, pues esta "fortalece el cumplimiento de los compromisos del Estado salvadoreño con los derechos económicos, sociales y culturales" del país.

Peña tácitamente arremetió contra el silencio y la impunidad que Secultura otorgó al caso del artista Fernando Llort, a quien le convirtieron en escombros su obra, misma que adornaba la fachada de Catedral Metropolitana:

"...el derecho moral del autor sobre sus obras es imprescriptible e inalienable. Un principio como este, plasmado en la ley, evitará que vuelvan a destrozar obras como la que se destruyó en Catedral Metropolitana, que era una magna obra del artista Fernando Llort".

De los 14 capítulos que conforman la propuesta destacan algunos como columna vertebral de la ley: "Los derechos culturales" (derechos humanos y culturales, libertad de creación, derecho a la identidad cultural, memoria histórica, patrimonio cultural, saberes ancestrales, entre otros). "De los pueblos originarios" (derechos humanos, civiles y políticos de la comunidad indígena, al mismo tiempo se plantea el respeto a su cultura, historia, lengua y tradiciones). "La gestión de la cultura y del arte". Este último es una especie de matriz que le da vida al ministerio de Cultura. Este mismo es ramificado en otro capítulo y explica el nacimiento de tres entes autónomas: el Instituto Salvadoreño de Cinematografía, la Cineteca Nacional y la Editorial Nacional de Cultura y Artes.

Otro aspecto medular es "Régimen laboral y protección social de los trabajadores de la cultura y el arte". Este garantiza prestaciones laborales a todos los trabajadores de la cultura y el arte, también a los contratados e independientes. Estos mismos beneficios los extiende a los artistas extranjeros.

El proyecto de ley también dedica todo un capítulo al patrimonio cultural de El Salvador (material e inmaterial).

El actual vicepresidente y candidato presidencial, Salvador Sánchez Cerén, ordenó a todos los diputados rojos "la obligatoria aprobación de esta ley", pues con ella "ahora el horizonte es más claro", pues él se compromete (si gana en 2014) "a la creación de un ministerio de Cultura".

Cerén reconoció que "Secultura es insuficiente para las necesidades del país". Así el partido rojo cierra filas en torno a su proyecto cultural y se distancia —realmente nunca hubo un vínculo— de la Secultura.

En la Asamblea Legislativa —el día de ayer— la fracción del Fmln le dio iniciativa de ley a su proyecto para someterla a debate, análisis y discusión en la Comisión de Cultura y Educación.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.