resumen noticias

Arte de El Salvador al compás del tiempo

El Museo de Arte de El Salvador presentó su nueva producción gráfica en su noveno aniversario de vida

Tomás Andréu escena@eldiariodehoy.com Miércoles, 23 de Mayo de 2012

El arte salvadoreño ha logrado consolidar una nueva etapa en su camino, gracias al Museo de Arte de El Salvador (Marte) y su publicación "Al compás del tiempo. Procesos e influencias en el arte salvadoreño", catálogo correspondiente a la exposición permanente vigente desde finales de 2011.

El catálogo fue presentado el pasado martes y tiene como objetivo una mirada histórico-pedagógica sobre el desarrollo de las artes visuales en el país (1870 al 2011).

Las influencias socioculturales, los procesos estéticos y los acontecimientos históricos que marcaron la plástica salvadoreña fueron el punto de partida para la selección de las obras que hicieron posible la muestra "Al compás del tiempo. Procesos e influencias en el arte salvadoreño".

"Hemos cumplido otra etapa de largo alcance", dijo a El Diario de Hoy el director de Marte, Roberto Galicia.

El también pintor agregó que es "gratificante ver en esta presentación del catálogo a tres grandes maestros de la pintura a quienes les debemos todo el respeto y admiración como país y como nación: Carlos Cañas, César Sermeño y Ricardo Carbonel".

El registro publicado por Marte se apoya en tres importantes aspectos para la plástica salvadoreña: el arte moderno, el posmodernismo y el arte contemporáneo. En ellos se desarrolla la modernización cultural, las primeras escuelas de arte, la repercusión de las corrientes europeas y el impacto del conflicto armado en la pintura de este país.

Los curadores del catálogo, Rodolfo Molina y Francisco Alas, coinciden en que el documento es vital para profundizar en el conocimiento del arte salvadoreño.

40 años de silencio

Durante la presentación del catálogo asistieron maestros de la pintura salvadoreña, entre los que figuraban Carlos Cañas y Armando Solís. Entre ellos hubo un silencio de cuatro décadas por "cosas que se dan, a saber porqué". Fue hasta ese martes cuando ambos artistas se dirigieron la palabra de nuevo y recordaron sus andanzas y discrepancias, mismas que dejaron saldadas esa tarde de mayo.

Solís recuerda que a mediados de la década de 1980, él "dijo groserías" contra Cañas en Canal 10. Sin duda, aquel episodio le imprimió mayor distancia a la erosionada relación entre los artistas.

Para los pintores esos 40 años de silencio no significan gran cosa.

"No ha pasado nada, estamos igual que en aquel tiempo", dice Cañas. Inmediatamente Solís se suma a su colega: "Estamos como si nada y estamos felices de estar en este museo. Hemos dejado algo para las nuevas generaciones. Enemigos y amigos estamos en el catálogo".

"La gente se molestaba porque no saludaba, así era mi carácter. Si yo tenía que hablar, hablaba", remata Cañas.