Mujeres en la literatura salvadoreña

En el día internacional de la mujer, cuatro escritoras salvadoreñas opinan sobre su trabajo y aporte al ámbito literario en el siglo XXI

iLUSTRACIÓN: ATILA

Hace ya algunos años, nombres como Claudia Lars, Claribel Alegría, Prudencia Ayala, María Loucel y Matilde Elena López reflejaron en las letras nacionales los pensamientos e inquietudes de la mujer y llevaron a la palestra pública una diversidad de temas importantes para la sociedad salvadoreña.

Ellas, en su tiempo, hicieron historia y dieron un paso para enriquecer la literatura cuscatleca. En la actualidad, con los cambios tecnológicos y generacionales, las mujeres siguen buscando protagonismo en este campo y hay quienes se han entregado al encanto de los versos y la narrativa para romper esquemas y trascender.

Según Carmen González Huguet, una de las grandes sonetistas salvadoreñas, las mujeres en este tiempo han dado un aporte significativo en todos los campos, especialmente en la literatura.

"Tenemos un punto de vista distinto de la vida y de las cosas. No digo que mejor o peor que el de los hombres, pero sí muy distinto. Para las mujeres, la vida se ordena de acuerdo a unas prioridades, nuestra identidad personal está muy influida por la vida familiar", recalcó.

Para Elena Salamanca, poeta y novelista de 29 años, "hay mujeres que han dejado que su vocación pese sobre contextos históricos y familiares y han logrado posicionarse en la literatura".

"En el siglo XIX mencionaría a las mujeres antologadas por Román Mayorga Rivas en la Guirnalda Salvadoreña, pues son las primeras escritoras del siglo XIX que tenemos registradas. En el siglo XX, yo mencionaría la entereza de Claudia Lars y de Matilde Elena López", agregó.

Luego expresó que "cada una de ellas ha dado una lectura de la feminidad y la vida de la mujer salvadoreña en el siglo XX, son muchas cosmovisiones que merecen estudios profundos para que podamos hablar de sus aportes y para mí, el principal es no dejar de escribir, no parar la vocación".

Por su parte, Silvia Elena Regalado, poeta y directora de la Unidad de Cultura de la Universidad Tecnológica, mira con mucho protagonismo el legado de las mujeres a la literatura nacional.

"Lo valioso del aporte de las mujeres es que tenemos una voz distinta , es una voz desde el cuerpo y desde la cotidianidad, desde la vida, es como la mirada del interior", argumenta Regalado.

"En la actualidad las mujeres hablamos en voz alta de muchos temas. La familia, el amor a la naturaleza que antes eran criticados, pero ahora son también valorados" añadió.

También Silvia Matus opina que las mujeres en este tiempo han hecho un aporte desde una postura muy crítica. "Siento que ahora hay muchas jóvenes que están surgiendo desde el escenario poético", opinó la también poeta salvadoreña.

Rompiendo esquemas

A las escritoras salvadoreñas les ha tocado romper brecha y superar estigmas hacia sus obras. Estas escritoras opinan que aunque eso este latente aún no ha sido impedimento para realizar sus textos y, por el contrario, los ha enriquecido. "Yo percibo que de entrada se juzga que nuestro trabajo es de menor calidad porque lo ha hecho una mujer. Si visitan la oficina del Instituto Iberoamericano de Escritores de América y España, en la Biblioteca Nacional, y revisan los libros que se han publicado en el país en los últimos cinco años, que son dolorosamente pocos, se va a dar cuenta de que ni siquiera la mitad han sido escritos por mujeres. Las oportunidades para las escritoras, ya sean de capacitación, de profesionalización o para publicar la obra, son terriblemente escasas", enfatizó González Huguet.

Esta escritora también comenta que en esta sociedad a las mujeres se les plantea muy pronto lo que es socialmente aceptable y lo que no. "Hay conductas que no son aceptables en una mujer y es muy difícil romper con esos moldes. A nuestra sociedad le encantan las etiquetas", dijo.

Elena Salamanca, por su parte, afirma que en lo personal nunca se ha sentido discriminada, estigmatizada o rechazada por ser mujer. "Creo que los escritores de mi generación son maduros y respetan el trabajo de sus pares", agregó.

"Los poemas más cursis de mi generación cronológica , nacidos en los ochenta, han sido escritos por hombres. Hay realmente hombres escribiendo obras muy malas: impostadas y cursis", añadió Salamanca.

Silvia Elena Regalado opina que hace unos 20 años escuchó varios comentarios y prejuicios que enmarcaban a mujeres escritoras.

"Unos escritores hombres decían que las mujeres mostraban furor uterino en sus obras, porque hablaban de temas de amor, era muy despectivos respecto a eso. Pero aunque es cierto que la mujer ve las cosas interiorizándolas han habido escritoras que se han pronunciado ante la injusticia social", expresó.

"Yo considero que el ejercicio de la poesía y la narrativa pasa por diferentes etapas y hay muchos temas que son frecuentes en las mujeres. El romanticismo se ve como algo peyorativo, pero creo que es algo importante, ya que es algo fundamental en la vida. Por ejemplo, toco temas de erotismo, amor de pareja, de la naturaleza y también tuve mi etapa de poesía política", explicó.

Al respecto, Silvia Matus opina que esas brechas existen, pero un escritor siempre refleja en sus textos todo lo que le rodea y percibe.

"Hay de todo en la vida de cada persona, todo lo que nos rodea, todas las percepciones se llevan al plano poético y literario", añade.

La tecnología

Uno de los factores que ha ayudado a los artistas hoy en día es el uso de las nuevas tecnologías, que van cambiando las formas de trabajo.

La literatura no se escapa en ese sentido, y el Internet ha facilitado el acceso a libros a muchas personas que antes no tenían la facilidad de obtener una buena obra.

Novelas, poemas, cuentos de muchos escritores famosos están a la orden del día y a la distancia de una computadora. Estas escritoras están de acuerdo con ello y dicen les ha facilitado su quehacer profesional y la manera de promocionarse.

" Para mí la tecnología facilita el estudio de la obra poética, porque uno puede bajar libros de varios autores, libros completos, esa es una ventaja. También los grupos que se establecen en las redes ayudan al debate y a la promoción, pero siempre se debe de contar con la formación de espacios como La Casa del Escritor, en donde se dan talleres indispensables como espacio para encuentro", explica Regalado.

Para Salamanca, "las descargas de libros son necesarias en ambientes como el salvadoreño, en donde las librerías no traen lo que se necesita.

En lo personal, ella ha descargado libros de Umberto Eco y ha leído poetas de su interés únicamente en blogs y revistas electrónicas.

"Muchas veces, cuando viajo, he deseado compartir obra de Salarrué y no he podido encontrar un cuento o una biografía que valga la pena. Creo que necesitamos las descargas de libros", añadió.

En cuanto a las redes sociales, la joven opina que Facebook y Twitter ayudan a difundir un evento, una presentación, una lectura, una entrevista de un autor interesante, una selección de obra de un escritor, o un comentario sobre un libro.

Luego, la escritora destaca el portal Autores de Centroamérica, del autor salvadoreño Miguel Huezo Mixco, que actualiza diariamente con la obra producida en la región en artes visuales, audiovisuales y literatura. "Me parece un canal efectivo para conocer, leer y difundir lo que se hace en la región", destacó.

Silvia Matus dice que la tecnología en el siglo XXI ofrece infinitas posibilidades para expresarse. Para ella, los blogs son una gran herramienta.

"Yo tengo mi blog y esto es bueno, porque uno se da a conocer en cualquier parte del mundo, cosa que antes no se tenía. En cuanto a las descargas de libros, estoy de acuerdo siempre cuando se respeten los derechos de autor", añadió.

Para todas ellas, el trabajo y obra de las mujeres en la literatura actual está cobrando trascendencia.

"Me gusta la poesía de mis amigas María Cristina Orantes, Susana Reyes y Aída Párraga. Me parece excelente el trabajo de Irma Lanzas, una de las escritoras nacionales más preparadas y disciplinadas que conozco. En narrativa, Claribel Alegría es un referente ineludible. También me parece muy prometedor el trabajo de las jóvenes, como Elena Salamanca y Tere Andrade", expresó Huguet.

A criterio de Regalado, todas las escritoras jóvenes que están surgiendo están llamadas a trascender, a ir construyendo el futuro de la poesía y narrativa.

Es importante señalar que para todas las autoras consultadas su obra ha cobrado importancia y hoy por hoy están siendo valoradas en el ámbito literario.

Sin embargo, todas consideran que aun falta mucho trabajo por hacer, pero ya están en el camino.